Las fotos del reportero Juantxu Rodríguez retornan a «su sitio natural», la UIMP

Las fotos del reportero Juantxu Rodríguez retornan a «su sitio natural», la UIMP
DM

La familia del periodista muerto durante la invasión de Panamá dona a la universidad su archivo con material inédito

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

El 22 de diciembre de 1989 Juantxu Rodríguez moría atravesado por una bala de las tropas de Estados Unidos que habían iniciado la invasión de Panamá. Su imagen, desplomado en el suelo abrazado a su cámara, recorrió las páginas de los periódicos y el aliento contenido de quienes le habían conocido profesional o personalmente. Entre ellos, los periodistas de Cantabria y el personal de la UIMP en la que había sido fotógrafo durante los años 80.

Las imágenes de sus clases y los retratos de las personalidades que pasaron por las aulas quedaban en el bagage de este fotógrafo de prensa muerto a los 32 años. Este jueves su familia ha entregado a la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) el archivo completo que realizó para la institución cántabra, con cerca de 3.000 contactos, negativos y copias, que incluye material inédito de su viaje a Estados Unidos en 1988.

Esa colección incluye fotografías en las que retrató, durante un año, la vida de investigadores, cineastas, deportistas y otros españoles en suelo norteamericano, que desde ahora se conservan en el archivo digital general de la UIMP.

En una rueda de prensa celebrada en el Palacio de la Magdalena, su hermano Javier Rodríguez ha avanzado que el deseo de la familia es que esas fotografías inéditas se expongan el año que viene con motivo del treinta aniversario del asesinato de Juantxu, lo que el rector de la Universidad, Emilio Lora-Tamayo, ha confirmado que está «en mente».

DM

«Evidentemente, la parte inédita, que es la de Estados Unidos, y sobre todo la que se enfoca a los investigadores, está pidiendo a gritos que hagamos algún tipo de exposición», ha subrayado Lora-Tamayo, quien cree que cuando se haga será muy «original y valorada».

Juantxu Rodríguez se encontraba junto a Maruja Torres en Panamá cuando les pilló la invasión estadounidense del país del canal. La periodista contaba en sus crónicas sobre la muerte de Rodríguez que éste «salió corriendo hacia el hotel disparando fotos, los demás nos refugiamos debajo de los coches. Juantxu no volvió». La muerte de este reportero nacido en un pueblo de Cáceres pero criado en Portugalete quedó impune.

El archivo entregado hoy reúne también material inédito de su viaje a Estados Unidos, que el propio Juantxu Rodríguez reveló, contactó y, en definitiva, documentó durante su estancia en ese país. Javier Rodríguez cree que la idea de su hermano era sacar un libro o preparar una exposición con todo lo retratado al otro lado del charco, que finalmente se «quedó en el aire» por su repentina muerte.

Según Javier, ese material fotográfico descansará ahora en su «sitio natural», la UIMP, con la que la familia pretende llegar a un acuerdo para que el año que viene se promueva y organice esa exposición que homenajee al fotógrafo en el treinta aniversario de su asesinato.

En la rueda de prensa también han estado presentes su otro hermano Iñaki Rodríguez y la cuñada del fotógrafo Elvira Pavón, quien ha destacado la buena mano de Juantxu con la cámara. A su juicio, el valor de la fotografía del cacereño no atiende tanto al número de imágenes sino a su calidad, puesto que si en cada contacto hay 24 fotos, asegura que la mitad de ellas eran buenas.

«Tenéis un material en la UIMP que no se ha visto antes. Sólo Juantxu y su familia», ha destacado Pavón sobre esas fotografías tomadas en Estados Unidos y que «no ha tocado nadie».

Un material que en su opinión demuestra cómo se trabajaba hace 30 años porque Juantxu tiraba una fotografía cuando «la veía clara», no como ahora que se puede utilizar una ráfaga y captar el momento deseado con mayor facilidad.

«Los que estábamos en el suelo vimos a alguien caer, no sabíamos quién era, las balas pasaron rozando nuestro cuerpo. Durante cinco minutos nos ametrallaron. Después de aparecer un helicóptero estadounidense se calmaron y nos refugiamos en un edificio de vecinos situado al lado del Marriot, detrás del centro de Convenciones Atlapa. Todavía estamos aquí en el segundo piso que ocupa la familia de la señora Stor, que nos ha dado cobijo. Pero Juantxu no está con nosotros». Era la narración de Maruja Torres en 1989. Era, la última imágen del Rodríguez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos