La poesía «serena y sutil» de Basilio Sánchez le otorga el Loewe

Imagen de archivo del poeta Basilio Sánchez./R.C.
Imagen de archivo del poeta Basilio Sánchez. / R.C.

«Vivimos en una sociedad muy pulcra en lo material pero pobre en lo espiritual», lamenta el ganador de la XXXI edición del galardón

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

El médico cacereño Basilio Sánchez es el ganador del premio Loewe de poesía, que falló este martes su XXXI edición. Se lo adjudicó gracias al poemario 'He heredado un nogal sobre la tumba de los reyes', un «autorretrato crítico» que «destila aliento místico en tiempo de penurias». Con él convenció al exigente jurado del veterano galardón, que con sus 25.000 euros de 'bolsa' es el de mayor dotación en el ámbito privado. A esta convocatoria se presentaron 868 participantes de 34 países. El jurado optó por declarar desierto el premio a la Creación Joven, dotado con 8.000 euros.

El jurado valoró «la indagación y revalorización de la tradición clásica» del poemario ganador en el que Sánchez «busca nuevos registros, sonidos y significados». «Es el poemario de un artesano de la palabra, no de un iluminado», destacó. «Está escrito con una austeridad no exenta de sensualidad», y «revela una poética sutil, serena y sin estridencias», según aseguró Piedad Bonnett, vocal del jurado que presidió Víctor García de la Concha. También fueron vocales Francisco Brines, José Manuel Caballero Bonald, Ben Clark, Antonio colinas, Soledad Puértolas, Aurora Ejido Jaime si les y Luis Antonio de Villena.

En su acta presentaron al libro ganador como «algo insólito», lo que constituye «la gran novedad de una obra que da cuenta de un poeta en pleno dominio de sus facultades, que hablará tanto a lectores adultos, jóvenes. «Es un libro que reafirma la poesía como un acto de fe y un camino de vuelta a lo esencial», agregó Bonnett.

«Es una meditación, el libro de horas de un contemplativo o el breviario de un paseante solitario» apunta el satisfecho autor. Destaca como sus poemas son una celebración de la naturaleza «ahora que vivimos en una sociedad muy pulcra en lo material pero pobre en lo espiritual». «Es la visión de quien toma conciencia de la realidad en la que vive y se rebela a través de la poesía y la belleza», explicaba el feliz autor extremeño.

Médico intensivista, responsable de la UCI del Hospital de San Pedro de Alcántara, Basilio Sánchez (Cáceres, 1958) entiende la poesía como «verdad y belleza relacionada con lo más íntimo». Tiene una larga trayectoria poética que ha alternado son su profesión. «Es el médico quien está en contacto con el sufrimiento y se abre a la poesía, que es una manera de humanizarse», dice este facultativo en activo, jefe de servicio de la UCI y que sigue haciendo guardias, una obligación de la que se exime a los médicos de más de 55 años.

«Intento ser buen médico y buen poeta», asegura Sábchez, que ha publicado casi una docena poemarios desde que fue reconocido en 1983 con un accésit del premio Adonáis. Entre su títulos figuran 'Esperando las noticias del agua', 'Cristalizaciones', 'Las estaciones lentas, 'Entre una sombra y otra' o 'El cielo de la cosas'. También fue finalista del premio Jaime Gil de Biedma en dos ocasiones (1995 y 2003) y ganador del premio de poesía de la Fundación Unicaja y del TIFLOS.

La Fundación Loewe convoca desde 1987 su Premio Internacional de Poesía «con el fin de impulsar la calidad en la creación poética en lengua castellana». Convoca también cada año el Premio a la Creación Joven para un autor menor de 30 años, que de nuevo ha quedado desierto. Los libros premiados son publicados dentro de la Colección Visor de Poesía. De los casi 900 poemarios presentados este año, un 20 porciento procedían de Hispanoamérica, con Argentina, México y Colombia como los países con mayor índice de participación. En España, las provincias con más obras presentadas fueron Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Un 15 por ciento de los autores son menores de 30 años.

 

Fotos

Vídeos