La mirada útil, rompedora y múltiple de Oriol Maspons

Fotografía del libro 'Caminando por Las Hurdes' (1960) /Archicivo Oriol Maspons / MNAC / Vegap
Fotografía del libro 'Caminando por Las Hurdes' (1960) / Archicivo Oriol Maspons / MNAC / Vegap

De la 'gauche divine' a Las Hurdes, el MNAC repasa su andadura de cuatro décadas que renovó el lenguaje fotográfico

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIBarcelona

De Serrat a Fidel Castro. De la Barcelona chic de la 'gauche divine' al atavismo trágico y mísero de Las Hurdes. De la Ibiza 'hippie' y el glamur de las pasarelas a la Managua devastada por un terremoto. Del páramo de la Castilla de Delibes a la Sudáfrica del apartheid. Durante cuatro décadas la mirada «múltiple» y «útil» del fotógrafo barcelonés Oriol Maspons (1928-2013) desplegó una curiosidad insaciable. Retrato, moda, publicidad, reportaje, portadas de libros y discos...tocó todos los palos en la variada trayectoria que revisa ahora el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC).

'La fotografía útil' es la primera gran retrospectiva sobre un inquieto creador que renovó la fotografía en un largo viaje resumido en 530 imágenes originales y 200 documentos. En cartel hasta enero, Cristina Zelich, su comisaria, se aleja del perfil más conocido para revelar los otros vértices de la poliédrica obra de Maspons.

Más de 500 imágenes, muchas inéditas, reunidas en la mayor retrospectiva del inquieto creador que dio la espalda a la fotografía artística.

Ha investigado el fondo que el fotógrafo donó en 2011 al MNAC, un legado con más de 7.000 fotografías en papel, negativos y documentos, para sacar a la luz imágenes inéditas o muy poco conocidas y revelar el papel clave de Maspons en la renovación del lenguaje fotográfico en la gris España franquista, primero como amateur y como profesional desde 1957. «Fue uno de los grandes fotógrafos de la segunda mitad del siglo XX, un avanzado que creó escuela», confirma el director del MNAC, Pepe Serra.

Retrato. Elsa Peretti (1966 )
Retrato. Elsa Peretti (1966 ) / Archivo Oriol Maspons / MNAC / VEGAP

Contrario a la imagen como mero objeto estético, Maspons defendió la fotografía «aplicada» y «útil». La exposición contextualiza su obra gracias al estudio de un extraordinario archivo digitalizado e inventariado gracias a la Fundación Nando y Elsa Peretti y a Agrolimen», agradece Serra. Una pesquisa que rescató fotos de primera época tomadas en París y Londres, en la Ibiza 'prehippie' de los 50, en las calles y el metro de Barcelona y sus ambientes nocturnos. De la primera turista en bikini –la rubísima Monique Koller que contrasta con las adustas y paupérrimas mujeres de negro de Las Hurdes–, a las imágenes de reportajes realizados en Cuba, Nicaragua y Sudáfrica nunca publicadas.

«Recuperamos material documental –libros, revistas, carátulas de discos– y aclaramos el destino final de las fotos de Maspons y la recepción de su obra en los medios especializados y generalistas de la época», dice la comisaria recordando sus trabajos para revistas como 'Gaceta Ilustrada', 'Destino', 'Triunfo', 'Interviú', 'Cuadernos de Arquitectura', 'Paris-Match', 'Bocaccio', 'Expression' o 'Elle'.

Expulsado

Maspons ingresó en la Agrupación Fotográfica de Cataluña en 1952, donde su «maestro» Francesc Català-Roca le animó a ser profesional. Pero pronto se opuso al esteticismo del colectivo, lo que le generó el rechazo a sus innovadoras propuestas. Su dura crítica al conservadurismo artístico en 'Salonismo', artículo que publicó en 'Arte Fotográfico' en 1957, fue la causa de su expulsión del grupo. «Plantea la dicotomía entre fotografía artística y aplicada a la ilustración editorial, a las portadas de discos, a la publicidad o al reportaje, es decir, a una diversidad de géneros fotográficos», recuerda Zelich.

'Monique, primer biquini de Ibiza', (c. 1954)
'Monique, primer biquini de Ibiza', (c. 1954) / Archivo Oriol Maspons / MNAC / VEGAP

En París trató a maestros como Brassaï, Cartier-Bresson y Doisneau y «se reafirmó en su idea de que la fotografía debe ser útil, notaria de su tiempo, de su época, y sirve para documentar», dice la comisaria. Maspons publicó sus entrevistas con estos geniales colegas en 'Arte Fotográfico', abriendo una renovadora ventana en la grisura reinante en España que vislumbraba el desarrollismo.

De regreso a Barcelona en 1957, se profesionaliza y se asocia con Julio Ubiña. Inmerso lo que Joan de Sagarra bautizó en 1969 como 'gauche divine', retrató al heterogéneo grupo de intelectuales y artistas, modelos, cineastas, escritores y arquitectos que se rebelaron contra la cultura oficial franquista en la Ciudad Condal: Serrat, Raimon, Llach, María del Mar Bonet, Teresas Gimpera y un largo etcétera.

'Mujeres bailando (París)', ( c. 1956)
'Mujeres bailando (París)', ( c. 1956)

Su amiga Esther Tusquets lo reclutó para la editorial Lumen, sello pionero en tratar a la fotografía y el texto en pie de igualdad en la la colección 'Palabra e Imagen'. En ella publicó Maspons en 1961 su primer libro, 'La caza de la perdiz roja', con textos de Miguel Delibes. Le seguirían 'Toreo de salón' con textos de Camilo José Cela, o 'Poeta en Nueva York', con poemas de Lorca, trabajos ambos realizados con Julio Ubiña.