Baloncesto

El baloncesto cántabro sube de nivel

Cuerpo técnico y plantilla del Estela se conjuran ante la nueva temporada. /Daniel Pedriza
Cuerpo técnico y plantilla del Estela se conjuran ante la nueva temporada. / Daniel Pedriza

El Igualatorio Cantabria Estela inicia mañana ante el Basket Navarra su andadura en la Liga LEB Plata

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Lo que no te mata te hace más fuerte. Es lo que piensan en el seno del Igualatorio Cantabria Estela después de una pretemporada llena de vicisitudes que desembocará, mañana, en el estreno del equipo santanderino en la Liga LEB Plata. El baloncesto cántabro sube de nivel. Por fin, un club de la Comunidad Autónoma asoma la cabeza por encima de la Liga EBA y vuelve al profesionalismo años después de la pérdida de un referente como el extinto SAB Caja Cantabria -que ascendió a ACB en 1997-. «Respeto», «exigencia», «humildad» e «ilusión». Son los términos repetidos en todos los estamentos del club. El reto que hay por delante es importante y afecta no sólo al propio Estela, sino también a todo el basket de Cantabria.

El verano ha sido movido. El equipo santanderino no logró el ascenso en el pasado play off. Pero la reestructuración realizada por la Federación en la categoría permitió a los de Las Llamas dar el salto. Aunque la confirmación no se produjo hasta el pasado 11 de julio, con un valioso tiempo perdido para toda la planificación. Aún así, en las oficinas del club han trabajado duro para llevar a buen puerto «el cambio al profesionalismo». Salidas imprevistas, incorporaciones para aumentar el nivel, problemas con los visados, lesiones... Unos contratiempos de los que el Igualatorio Cantabria Estela espera salir fortalecido. «Afrontamos la temporada con ilusión y con el respeto de una categoría nueva. Ha sido un verano duro, pero queremos hacer las cosas bien, porque será un buen inicio para convertirnos en un club profesional», afirma el presidente, Iván Amo.

LA PLANTILLA

Carlos Iradier.
Ala-pivot, 2,00 metros y 23 años
Jon Peña.
Base 1,84 netros y 21 años
Pablo Sánchez.
Alero, 1,95 metros y 36 años
Andre Lazar Norris.
Ala-pivot, 2,01 metros y 24 años
Juampi Sutina.
Alero, de 1,92 metros y 28 años
William Lamonte Thomas.
Base, 1,88 metros y 28 años
Quarry Culbert Greenaway.
Escolta, 1,90 metros y 23 años
Placide Nakidjim.
Pivot, 2,06 metros y 24 años
Lance Cornelius Kearse.
Pivot, 1,98 metros y 29 años
Winslo Collin Barry Jr.
Pivot, 2,06 metros y 28 años
Diego Ibarlucea.
Ala-pivot, 1,92 metros y 18 años

Las vicisitudes han repercutido en la preparación. «Vamos a llegar al primer partido sin haber entrenado todo el equipo juntos. Ha sido complicado para acoplarnos y sin poder hacer muchos días entrenamientos de calidad. Pero estamos intentando llevar la situación lo mejor que podemos. Estamos contentos, aunque posiblemente la mejor versión del equipo no se va a poder ver hasta dentro de bastante tiempo», reconoce el entrenador Iñaki Merino. De momento, mañana (18.30 horas) visita el Palacio de los Deportes el Basket Navarra. Primer rival en LEB Plata. «Va a ser una temporada exigente. Es una categoría dura. Todos los equipos saben competir muy bien. Exigente, pero también ilusionante, porque muchos jugadores debutan esta temporada en LEB Plata y para el baloncesto en Cantabria, que llevaba muchos años sin ver un baloncesto un poco más profesional», añade Merino.

«Optimismo»

Uno de los recién llegados a la plantilla, Juampi Sutina también ha vivido «una pretemporada atípica y dura», pero prefiere ser «optimista» de cara al futuro rendimiento del conjunto cántabro. «Hay que adaptarse a ello y poner cada uno algo extra para tirar el equipo adelante. Se han fichado buenos jugadores y podemos hacer una buena temporada, pero siempre con mucha humildad y sabiendo que el equipo viene de muchos años en la Liga EBA», comenta el hispano-argentino.

«Hemos hecho un esfuerzo económico en la búsqueda de espónsors», afirma Iván Amo, cuyo pensamiento es «intentar mantenerse para luego seguir creciendo, porque es difícil llegar, pero también lo es continuar en esta categoría». Un trabajo que también ha repercutido en la fisonomía de la plantilla, tal y como cuenta Iñaki Merino: «Ha cambiado mucho, porque la Liga es bastante más exigente. La profesionalización es mucho mayor. Hacen falta jugadores de mucha más calidad y había que encontrar refuerzos». Han llegado varias piezas nuevas al Palacio de los Deportes, como el jamaicano Lance Kearse, que ayer mismo entrenó por primera vez con sus compañeros, a falta de apenas dos días para el estreno liguero.

«Debemos dar espectáculo para enganchar a la gente y que el Estela se convierta en un club importante» Iván Amo Presidente

«Va a ser una temporada exigente, en una categoría dura, pero también ilusionante» Iñaki Merino Entrenador

«Hay que adaptarse y poner cada uno algo extra para tirar el equipo hacia delante» Juampi Sutina Alero

Con un pequeño hueco para los chavales de la cantera cántabra. A Merino no se le caen los anillos por reconocer que el joven Álvaro Palazuelos «ha sido la nota positiva de la pretemporada. Me quedo con eso, que además de jugadores que han venido, también hay chavales de aquí que están dando pasos por igualarse con ellos». Es el caso también del ala-pivot Diego Ibarlucea. El técnico estelista cree que el ascenso a LEB Plata será positivo también para la cantera de Cantabria, que contará de nuevo con un referente más claro en el que mirarse. También habrá acento regional en las figuras de dos experimentados, como Pablo Sánchez y Carlos Iradier, en el vestuario del Igualatorio.

Y todos en el club tienen un objetivo claro que va más allá de lo deportivo. «Un reto bonito es intentar traer un poquito más de gente al pabellón, que más chavales jóvenes de aquí puedan jugar en la Liga y adquirir un nivel con el que puedan mantenerse durante años», dice Merino. Porque esto es una cadena que se alimenta a sí misma. El club contaba a día de ayer con unos 250 abonados, en una semana en la que ha habido un ligero repunte. El listón está puesto en conseguir medio millar de socios. Y, desde ahí, seguir creciendo. «Tenemos que dar espectáculo e ir enganchando a la gente para que el Estela se convierta en uno de los clubes más importantes de Cantabria», desea Iván Amo. Ese camino se reanuda hoy.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos