Baloncesto

Debut agridulce para el Igualatorio

Debut agridulce para el Igualatorio
Roberto Ruiz

Los de Iñaki Merino se estrenan en LEB Plata y caen ante el Basket Navarra, uno de los rivales más duros de la categoría, pese a luchar hasta el final

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYAR

El Igualatorio Cantabria Estela debutó ayer en LEB Plata y el partido dejó un sabor agridulce. Los santanderinos no pudieron con el Basket Navarra, que los derrotó 59-74, pero la imagen que dejó el equipo de Iñaki Merino fue buena. No era una tarea fácil derrotar a los navarros, uno de los principales candidatos al ascenso a LEB Oro, pero los estelistas pelearon hasta el último minuto por culminar una remontada que finalmente no llegó, aunque no fue por falta de ímpetu y ganas por parte del equipo local, que buscaba subir el telón en la nueva categoría con una victoria.

59 Igualatorio Cantabria Estela

Thomas (15), Greenaway (-), Peña (3), Sánchez (8), Palazuelos (5), Mena (0), Iradier (0), Kearse (10), Justina (3), Ibarlucea (0), Nakidjim (15).

74 Navarra

Velasco (0), Sisic (0), Jiménez (7), Estévez (16), Suentes (0), Marín (7), Yarnoz (0), García (0), Gómez (9), Narros (11), Hernández-Sonseca (18), Marzo (6)

Parciales:
8-18, 17-21, 21-13, 13-22
Árbitros:
Juan Alberto Pinela y Sergio Eduardo González, eliminado por cinco faltas personales, Lamonte Thomas (Estela).

El Igualatorio no empezó bien el partido. A veces la presión por cuajar un buen choque, sobre todo ante un rival de entidad como es el Basket Navarra que cuenta con un histórico del baloncesto español como Eduardo Hernández Sonseca, puede pasar factura. Un parcial inicial de 0-10 condicionó los primeros veinte minutos de juego en los que el equipo visitante llegó a tener una ventaja de 17 puntos (22-39). Sin embargo el Igualatorio no se amedrentó. Los santanderinos supieron recomponerse y tras el paso por vestuarios los de Iñaki Merino mostraron su mejor versión sobre la cancha. Los estelistas firmaron un parcial de 15-0 que les permitió empatar el partido (43-43) y soñar con la victoria, pero el acierto visitante los últimos minutos del choque fue determinante para llevarse el triunfo del Palacio de los Deportes de Santander, que volvió a acoger baloncesto profesional después de una década.

Que el Igualatorio tenía ganas de debutar en LEB Plata se hizo patente sobre la cancha. El Basket Navarra comenzó tranquilo el encuentro con un triple de Marzo y dos canastas desde la línea de tiros libres de Marín. Mientras tanto, los de Iñaki Merino, sin acierto de cara al aro, veían cómo el rival duplicaba su ventaja con una canasta interior de Sonseca y un posterior triple de Jiménez. Los primeros puntos cántabros llegaron a falta de cuatro minutos para la finalización del primer cuarto, y fue por medio de Kearse. Tras un intercambio de tiros libres, el Igualatorio firmó un parcial de 7-0 que dio confianza al equipo para seguir luchando. El primer cuarto finalizó con un mate visitante de Gómez, que volvía a poner una diferencia de diez puntos en el electrónico, que se cerró con 8-18.

El segundo parcial comenzó con la misma tónica. El Basket Navarra ampliaba su ventaja y por parte del Igualatorio Juampi Sutina, tras asistencia de Lamonte Thomas, anotaba un triple, pero Sonseca y Marín seguían haciendo mucho daño al conjunto santanderino. Un 2+1 de Palazuelos y otro posterior de Lamonte Thomas levantaron a la afición cántabra de sus asientos. Tras ponerse a diez puntos, Yago Estévez, ex del Igualatorio, anotó un triple para acabar con el parcial de 6-0 local. La primera parte terminó con un intercambio de canastas que subió el 25-39 al marcador. Tras el paso por vestuarios los de Iñaki Merino protagonizaron un momento mágico: un parcial de 15-0 que permitió empatar el partido y soñar con la victoria (43-43). Narros fue el encargado de terminar con el sueño cántabro y dar oxígeno a los navarros, que cerraron el tercer cuarto con un 46-52. Sólo seis puntos de diferencia. Una ventaja asequible. Eso debieron pensar los jugadores del Igualatorio en el último cuarto y a base de casta y buen juego -y a pesar de los arreones de Sonseca, que elevó la brecha a ocho puntos (50-58)- sumaron cuatro puntos consecutivos (54-58) que permitieron al Igualatorio seguir muy vivo en la lucha por el partido.

Tras un triple visitante, Nakidjim hacía lo mismo (57-61) y sumado a dos tiros libres de Kearse (59-61), los de Iñaki Merino se quedaron a tan solo dos puntos. Pero el sueño se escapó como arena entre los dedos y tras un tiempo muerto los navarros se hicieron con las riendas del partido y con la victoria. El Igualatorio no pudo culminar la gesta ante uno de los rivales más duros de la competición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos