Ciclocross

Esteban: «No he empezado bien, pero estoy tranquilo porque hay 'gas' en las piernas»

Ismael Esteban, el pasado domingo en el Ciclocross de Elorrio./Marcos Bardón
Ismael Esteban, el pasado domingo en el Ciclocross de Elorrio. / Marcos Bardón

Ismael Esteban volverá a centrar su temporada en las Copas del Mundo y de España y en defender en enero su maillot de campeón nacional

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

«La temporada ha empezado de culo, cuesta abajo y sin frenos». A Ismael Esteban (Torrelavega, 1983), no se le caen los anillos por reconocer –y siempre entre risas– una mala actuación. O dos para ser exactos. El fin de semana, en las localidades vascas de Llodio –el sábado– y en Elorrio –el domingo– empezaba la Copa de España de ciclocross. 'Isma', el vigente campeón de España, era noveno el sábado y octavo el domingo. Sus opciones se desvanecieron en Llodio en un mar de averías y pinchazos y en Elorrio, «me comí una montonera al inicio de la carrera». Pero el vigente campeón de España está tranquilo (este fin de semana compite en Cataluña, en las pruebas que se disputan el sábado en Manlleu y el domingo en Vic). «Porque cada vez que apretaba, había 'gas' en las piernas».

Sus allegados, además, le dedican una frase. 'No te quejes, que mira cómo estabas hace un año'. A estas alturas de 2017, Ismael Esteban era lo más parecido a un milagro sobre una bicicleta de ciclocross. Meses antes, una accidente con una máquina en el gimnasio casi le deja en una silla de ruedas. Por eso, un par de malas carreras debido a averías o caídas de otros, no le preocupa lo más mínimo. «El año pasado, sabía de dónde venía». Y la temporada culminó, a modo de sueño perfecto, con su segundo maillot consecutivo de campeón de España de la especialidad.

Los objetivos del cántabro en esta campaña 2018-2019 son los de casi todas las anteriores, a excepción de la pasada en la que en sus albores sólo quería volver a sentirse ciclista. Las pruebas de la Copa del Mundo, las de la Copa de España, distintas carreras de alto nivel por varias comunidades... Y ese Campeonato de España en el que poder revalidar ese maillot rojo y amarillo que le viste. «Será en Pontevedra a mediados de enero. Aún no sé nada de cómo será el circuito». Desde los primeros días de octubre, esas piernas en las que hay 'gas' han corrido en España, Bélgica y Suiza para estar en estado óptimo «a partir de diciembre». La Copa del Mundo, salvo dos pruebas que se han celebrado en Estados Unidos en septiembre –«es una fecha muy temprana», señala el torrelaveguense– verá a Esteban en todas sus carreras codearse con los mejores del planeta por esos lugares en los que las bicicletas llenas de barro son una religión.

La más que repleta agenda del ciclocrossista de Torrelavega le impedirá competir en su tierra. Por más que le duela, «porque correr en casa nos gusta a todos». Pero las citas de Torrelavega (17 de noviembre), Colindres (18 de noviembre) o Puente Viesgo (6 de diciembre) «me coinciden con pruebas internacionales». Le apena porque en Cantabria hay circuitos «muy buenos». De aquel Campeonato de España que se celebró en el año 2016 en Torrelavega aún no se ha olvidado. Y no sólo porque lograse una medalla de bronce que anticipaba lo que ocurriría en los dos siguientes Nacionales. «Aquel Campeonato de España en El Patatal ha sido el mejor que recuerdo».

La tranquilidad del equipo

Al igual que en la pasada campaña, 'Isma' está en el Delikia-Ginestar. El primer equipo profesional de ciclocross que se creó en España para que sus integrantes pudiesen dedicarse en exclusiva a esta especialidad. Estar en una estructura profesional es un lujo para el cántabro. «Puedo entrenar y competir mejor, ya que tengo tiempo de descanso en el día. Entrenas y descansas. Y cuando toca, compites. Además el equipo te facilita todo».

En el Delikia-Ginestar, Ismael tiene un compañero llamado Felipe Orts. Ahora mismo, la gran referencia del ciclocross patrio y octavo recientemente en una prueba de la Copa del Mundo en Berna, la capital de Suiza. «Felipe ahora es superior a todos en España», añade el torrelaveguense. Su paisano Kevin Suárez o los vascos Aitor Hernández y Javier Ruiz de Larrínaga también serán, a juicio de 'Isma', rivales a tener en cuenta en esta temporada. Nombres ya clásicos en el ciclocross español. «Hay futuro, con chavales como Iván Feijóo o Jofre Cullell. Pero el ciclocross se está profesionalizando poco a poco». A juicio del campeón de España, el ritmo de nuevos ciclocrossistas es lento porque «las escuelas tienen una mentalidad distinta a la que hay en muchos países de Europa. Aquí lo que prima es la carretera. Es la gran prioridad. Y yo creo que un chaval de 15 o 17 años tiene que hacer lo que quiera. En otros países, no es raro ver a ciclistas jóvenes que destacan en varias modalidades».

Entre tanto viaje, cuando Esteban está en Cantabria aprovecha para echar una mano a su deporte. Porque otro cántabro está llamado a unirse a Ismael y a Kevin Suárez a no mucho tardar en la élite de esta modalidad. «Tengo muchas esperanzas en Gonzalo Inguanzo», subcampeón de España júnior en 2018 y campeón cadete en 2017. Esteban entrena regularmente con el chaval y comparte con él toda su sabiduría ciclocrossista, la que le ha llevado a ser, por dos veces consecutivas, el mejor de toda España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos