Ciclismo

La Transcantábrica y sus cinco puertos

Los corredores tendrán una jornada exigente por delante el próximo sábado./DM
Los corredores tendrán una jornada exigente por delante el próximo sábado. / DM

La cuarta edición de la marcha cicloturista, que se celebra el sábado, prepara para sus más de 300 participantes un final inédito en un muro con rampas al 17%, además de sus 3.000 metros de desnivel

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Cinco puertos, 157 kilómetros, 3.000 metros de desnivel acumulado y más de 300 participantes son algunos de los números de la cuarta edición (sábado, 6 de julio) de la Transcantábrica, la marcha cicloturista que se ha convertido en uno de los referentes de los amantes del pedal en las fechas veraniegas.

Dado el atractivo y el apego que los corredores han mostrado a la prueba desde que nació en 2016, los organizadores, el Club Ciclista Elemental Al Sur del Norte, no han modificado nada de su recorrido ni tampoco de las actividades paralelas que se organizan durante la cita y después, con la comida en familia alrededor de una olla ferroviaria en la misma puerta del Museo del Ferrocarril. Allí mismo se producirá la salida y la llegada de un día de ciclismo por todo lo alto en el que los nuevos podrán descubrir buena parte de la orografía de Cantabria, partiendo desde el sur hacia el interior para volver de nuevo a la zona campurriana.

Se ascenderá el Bardal en dos ocasiones, Cieza, San Cipriano y Palombera

El trazado es exigente, pero de una belleza extraordinaria, y se ascenderán cinco puertos de montaña. El Bardal,de tercera categoría, se acometerá por sus dos vertientes, la primera de salida y la segunda cuando los corredores ya tengan en sus piernas cerca de 140 kilómetros. También se pasará por el Collado de Cieza, una dificultad de algo más de tres kilómetros con una pendiente máxima del 16% que hace mucho daño. Se llegará después de un descenso a través de las Hoces de Bárcena que para aquellos que debuten no pasará inadvertido.

Posteriomente se subirá el Alto de San Cipriano, de cuatro kilómetros y una media cercana al 4%. Y después llegará el plato fuerte: Palombera. Se trata del coloso de 22 kilómetros y desnivel medio del 4,35 y rampas del 8% que atraviesa la Reserva del Saja y que está considerado por los ciclistas como uno de los puertos más bonitos y espectaculares de Cantabria. Allí habrá tiempo para todo. También para maldecir, pero a buen seguro valdrá la pena y los participantes sabrán sacarle el gusto. Tras su descenso, llegará el Bardal y para finalizar una sorpresa: un muro de 500 metros al 12% medio y picos del 17% al puro estilo del Giro de Italia o de las recientes ediciones de la Vuelta a España. Emociones fuertes.

Participarán los exprofesionales David López e Igor Antón

Esta edición se ha crecido alredor de otro 30 % en la participación. Además, como atractivo, los cicloturistas se mezclarán con el profesional como David de la Fuente, además vecino de la zona, y otros ya retirados recientemente pero en plena forma como David López e Igor Antón. Para acabar la jornada se degustará una olla ferroviaria