Premier League

Adama Traore, la joya mutada que castiga a Pep

Adama Traore celebra uno de sus dos goles al City en el Ethiad/AFP
Adama Traore celebra uno de sus dos goles al City en el Ethiad / AFP

Nuno optimiza como carrilero la potencia y velocidad de este portento físico catalán de origen malí que marcó dos goles ante el City

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Cuando Pep Guardiola dejó el banquillo culé en mayo de 2012, Adama Traore era un niño de L'Hospitalet que soñaba con jugar algún día en el Barcelona, que por entonces enamoraba al mundo con el fútbol que le había conducido hasta el histórico triplete. Llevaba media vida en el club, ingresó en La Masía con 8 años y por entonces ya era conocido como 'La Flecha'.

Su derroche físico le permitía ser más rápido que el resto y jugar siempre una categoría por encima de su edad. Se hinchó a dar asistencias por su desborde. «No sólo dependió de mí, también de los entrenadores que confiaron en mí», recuerda quitándose méritos. «Me han enfocado siempre para ser constante y humilde», insiste al hablar de cómo sus padres, de origen maliense, le ayudan a tener los pies en el suelo.

Antes de la mayoría de edad, con 17 años y 302 días, consiguió su sueño. Un 23 de noviembre de 2013 sustituyó a Neymar en el minuto 83 en un Barça-Granada (4-0). Fue el primer canterano en debutar con Tata Martino. «Lo más importante fue charlar con jugadores como Xavi, Iniesta y Mascherano. Me explicaron que hay vida más allá del fútbol», rememora.

Se fue del Barcelona al Aston Villa en 2015 al ver que Luis Enrique no prolongaba la confianza de Martino, pero tras el descenso del equipo de Birmingham recaló en el Boro que después lo vendió al Wolverhampton para convertirse en el fichaje más caro de su historia: 20 millones de traspaso

Regresó al juvenil y sus actuaciones fueron decisivas para que el equipo catalán llegase a la fase final de la Youth League. En el filial también dejó buenas actuaciones. André Villas Boas, un enamorado de la cantera que ya se había llevado a Oriol Romeu al Chelsea, quedó impresionado con Adama cuando siendo entrenador del Tottenham acudió al Mini a 'espiar' en directo al filial a Masip, Samper y Espinosa.

Por todo ello, se esperaba que tuviera más protagonismo con Luis Enrique en la 2014-15. Disputó dos partidos de Copa. Incluso marcó en el 8-1 al Huesca tras una aparición estelar. Eso desató la euforia aunque Andoni Zubizarreta pidió calma. «Tiene capacidad y velocidad de desborde, tiene para encarar y llegar al fondo y desde ahí distribuir y llegar bien. Hay que darle tiempo, es muy joven», reconoció.

Meses más tarde, en octubre de 2014, fue Quique Setién, por entonces entrenador del Lugo, el que le lanzó flores. «Es una bala, en el uno para uno es imparable, es potentísimo y es un poco más maduro, selecciona mejor. A Adama no lo paras ni con un cañonazo», apuntó asombrado.

Mejor regateador de las cinco grandes Ligas

Pero en el verano de 2015 Luis Enrique no se lo llevó a la gira y le hizo entrenarse con el filial, que había descendido pese a cambiar a Eusebio por Jordi Vinayls. Pensó 'Usain Bolt', como le llamaban sus compañeros, que ya no estaba para jugar en Segunda B.

Se fue al Aston Villa en 2015, tras abonar los villanos 10 millones y dos más en variables, pero el equipo descendió. Sólo pudo marcar un gol y tuvo un encontronazo con la directiva por publicar en Facebook un mensaje de lamento: «Te infravaloran, te hacen sentir que no vales nada, pero tú trabajas duro detrás de los focos para demostrar un día lo que vales y hacerles ver lo que se han perdido».

Asumió su error al dejarse arrastrar por el negativismo de la entidad. «Fue una época difícil. Tuvimos cuatro entrenadores en un año y un montón de problemas. Siempre tenía lesiones, lo que no me ayudó. Era joven y tenía una rutina diferente».

«Es una bala, en el uno para uno es imparable, es potentísimo y es un poco más maduro, selecciona mejor. A Adama no lo paras ni con un cañonazo» quique setién

Dejó Birmingham y lo apostó por el Middlesbrough de Aitor Karanka. Vivió un descenso en la 16-17 pero completó actuaciones impactantes en la 2017-18 en la Championship, con cinco goles y diez asistencias. E incluso un estudio del Centro Internacional de Estudios del Deporte (CIES) le destacó como el mejor regateador de las cinco grandes ligas de Europa en una clasificación obtenida al dividir el número de intentos de regate por los exitosos. Un 70% de 194 intentos, por encima del Eden Hazard del Chelsea.

Adama Traore y Aitor Karanka, el día de su fichaje por el Middlesbrough
Adama Traore y Aitor Karanka, el día de su fichaje por el Middlesbrough / @Boro

Todo ello le sirvió para firmar por el Wolverhampton, que lo convirtió en el fichaje más caro de su historia: 20 millones de traspaso. Con los 'lobos' marcó su primer gol en la Premier League para vencer al West Ham (0-1) también al final del partido en una contra veloz. «Siempre he sido rápido, desde que era pequeño. La gente piensa que corro muy deprisa en el campo pero creo que lo hago despacio», explicó a 'Telegraph' antes de destacar que contento con «la velocidad y regate» debe mejorar «la finalización».

Transformación física

Nuno lo ha aprovechado cuando las lesiones musculares le han permitido estar disponible. Esos periodos en el gimnasio han ayudado a una transformación física evidente y que intimida a los rivales. Su tendencia natural, incluso cuando le colocaban de referencia ofensiva, era caer ligeramente a la derecha. Nuno le insiste que la potencia sin control no sirve al colectivo.

En el Etihad le colocó de carrilero y gracias a su asociación con Raúl Jiménez asaltó la casa citizen con sus dos goles. «Adama ha sobresalido marcando dos goles muy buenos. Estamos construyendo un jugador. Ha jugado muy bien, al límite de su potencial», destacó el técnico tras la victoria. «Una tarde inolvidable en el Etihad. Orgulloso del trabajo del equipo. No solo de los jugadores, entrenadores, asistentes y fans sino también de todos los que creen en los Wolves».

En la otra banda suele jugar Rubén Vinagre y algunos amigos bromean con él, diciéndole que está «más fuerte que el Vinagre». Lo encaja bien, porque en las inferiores de España (ha sido un habitual con Luis de la Fuente en la sub'19, sub'20 y después con Albert Celades en la sub'21) la recuerdan por su tono guasón.

Adama, felicitado por Vinagre y Vallejo tras una asistencia de gol esta campaña
Adama, felicitado por Vinagre y Vallejo tras una asistencia de gol esta campaña / GETTY

Este verano a muchos les dio un vuelco el corazón cuando leyeron que Adama Traoré había marcado con Mali en la Copa África ante Mauritania. Era el 'otro', que milita en el Orleans de la Segunda división de Francia y tampoco es el mediocentro del Mónaco. Cierto es que debido a que sus padres son malienses ha sido tentado por los directivos de la selección africana pero su sueño, por el momento, sigue siendo debutar con la absoluta española.