El 'Infierno' ya está aquí

La presenta es la edición más multitudinaria de Los 10.000 del Soplao./
La presenta es la edición más multitudinaria de Los 10.000 del Soplao.

Más de diez mil deportistas participan hoy en ‘Los 10.000 del Soplao’

RAFA TORRE POOSantander

Sonarán los acordes del Thunderstruck Atónito o Estupefacto, traducido al español y Cabezón de la Sal entrará en ebullición. Más de diez mil deportistas ansiosos por escuchar la traca que, tras el himno de la banda australiana AC DC, dará la salida a una nueva edición de Los 10.000 del Soplao-El Infierno Cántabro. Una cita que, por segundo año consecutivo, no ha tomado prestado el nombre, puesto que hoy también serán más de diez millares los participantes en esta «locura» que ha puesto el nombre de Cantabria y el de Cabezón en el mapa del deporte nacional e internacional.

Sin duda, este es el día del año en el que más gente hay en esta localidad de la comarca del Saja-Besaya a las ocho de la mañana. Nadie quiere perderse la salida. Los que participan y los que animan. Los primeros tratarán de aplacar los nervios de última hora antes de comenzar a caminar, correr o rodar en bici. Y es que se juegan demasiado. Porque, en muchos de los casos, es para lo que se han preparado desde hace un año. Afrontar un reto de estas características está al alcance de todos los que decidan emprenderlo. Solo hacen falta tres cosas: motivación y preparación física y psíquica. El resto ya lo hace el llamado Espíritu del Soplao. Y es cierto. Se crea una atmósfera increíble de compañerismo y camaradería que, cuando las fuerzas merman, se retroalimenta por los miles de espectadores que acuden a las cunetas y montes para animar a todos los participantes. Porque en Los 10.000 del Soplao se apoya con la misma fuerza y ganas al primero que al último. Eso es lo que hace tan grande al Infierno Cántabro. Nadie, ni los que vienen de fuera de la región o del país, se sienten extraños.

Un ambiente que comenzó ayer cuando Cabezón de la Sal se quedó una vez más pequeño. Ni un solo sitio donde poder aparcar. Todos querían disfrutar de la fiesta previa y recoger sus dorsales. Adrenalina controlada y un aperitivo: la mágica salida de los participantes en la Ultramaratón, que a las once de la noche se adentraron en los montes de una de las comarcas con más encanto de Cantabria.

Todas las pruebas

BTT 162,5 kilómetros con 4.800 metros de desnivel positivo.
BTT-E 162,5 kilómetros en bicicleta eléctrica.
Carretera 4 de junio. Tres recorridos: 121, 226 y 308 kilómetros.
Ultramaratón Salieron ayer a las 23.00 horas. 97,4 kilómetros.
Ruta a pie 49,2 kilómetros. 1.900 metros de desnivel positivo y otros tantos de negativo.
Maratón 47,8 kilómetros. 1.700 de desnivel positivo y 1.800 de negativo.
Combinada de montaña 68,9 km. de btt más 47,8 km. de maratón a pie o corriendo.
Soplaoman 10 km. a nado, 110 en btt y una ultramaratón de 74.
10 kilómetros aguas abiertas _ Se disputó este viernes en San Vicente de la Barquera. Ganó César Obregón.
Ruta adaptada _ 15 kilómetros para los participantes de movilidad reducida y 25 kilómetros para los de senderismo inclusivo.

«Los 10.000 del Soplao es como lanzar un queso por una colina abajo. Él solo rueda». Y no le falta razón a Jesús Maestegui, alma mater de la prueba y la cabeza pensante que ideó y se empeñó en llevar a cabo esta aventura. Originariamente fue una prueba de bicicleta de montaña, lo que otorga a esta modalidad un estatus diferente. Es la más multitudinaria y también la responsable de que muchos participantes decidieran abandonar su sedentarismo para ver si un día serían capaces de acabarla. Muchos lo consiguieron, y los que no cada año tienen una oportunidad. La de hoy es la décima edición de la prueba de mountain bike. 162,5 kilómetros en los que los ciclistas deberán superar 4.800 metros de desnivel positivo acumulado, muchos más que algunas etapas de alta montaña del Tour, el Giro o la Vuelta. Existen tres distancias adecuadas al nivel de cada biker. La primera, de 162 kilómetros, es el recorrido completo. La segunda, de 127 kilómetros, se realiza sin vuelta: Bárcena Mayor-La Punvieja, en Juzmeana (km. 88) se desvía hacia la derecha y se completa el recorrido hasta la meta. La tercera, de 113 kilómetros, se desvía hacia la derecha en Juzmeana (km. 88) y se va por carretera hasta la meta (obligatorio), pasando por Correpoco, Renedo, Ruente y Cabezón de la Sal.

También en bici eléctrica

Es una de las grandes novedades de este año. El objetivo de la organización siempre ha sido democratizar Los 10.000 del Soplao. Que todos los que quieran intentarlo, puedan. Bien sea en bici, corriendo, andando o en una mezcla de todas las anteriores. Las bicicletas eléctricas cada día son más habituales, sobre todo en la ciudades.

También es una manera de abrir el abanico a más participantes. Aquellos que estén menos preparados físicamente pueden utilizar las baterías para ayudarse en las subidas, pero con alguna particularidad. Porque la organización siempre busca una alternativa para que haya competitividad. Todas las bicis que participen bajo esta modalidad deberán hacer los mismos tres recorridos anteriores (163, 127 o 88 kilómetros) con una sola carga. Para evitar suspicacias, las baterías serán precintadas. Así cada participante deberá dosificar. Si emplea toda la energía extra en las primeras ascensiones, se quedará sin ella en las restantes. Además de la fuerza física, aquí entran en juego las estrategias, lo que hace aún más estimulante y divertida la experiencia.

La Marcha Combinada de Montaña (47,8 km. de maratón y 69 de btt), que tendrá lugar mañana sábado, cumple su quinta edición y partirá también a las ocho de la mañana desde la Avenida Cantabria. Es junto con el Soplaoman y la prueba de Carretera (el 4 de junio) las últimas opciones en las que la bicicleta es necesaria. El Soplaoman es la más extrema y dura de todas ellas. Una idea que se hizo realidad hace tres años y que ya está consolidada. Un reto casi imposible solo a la altura de los mejores deportistas. Y es que el menú es difícil de digerir.

Quinientos efectivos para proteger a diez mil deportistas

La seguridad es uno de los grandes caballos de batalla de los organizadores, que centran sus esfuerzos en que los más de diez mil deportistas estén protegidos. Por eso, el despliegue de la cita ronda el medio millar de efectivos.

El amplio dispositivo, coordinado por la Dirección General de Protección Civil, dio comienzo ayer con la cobertura en la zona de los 10 kilómetros a nado por parte de Cruz Roja y la Federación Cántabra de Salvamento y Socorrismo.

El Puesto de Mando Avanzado del Gobierno de Cantabria está situado en Cabezón de la Sal. Hoy se sumarán al dispositivo el helicóptero mediclizado del Gobierno de Cantabria y el de la Guardia Civil, que realizarán vuelos de reconocimiento bajo y tomarán tierra en distintas zonas del recorrido el tiempo que no permanezcan en el aire.

Se instalarán, además, tres hospitales de campaña (dos de Cruz Roja y uno de la Agrupación de Protección Civil de Santander) en Cabezón de la Sal, Ucieda y Bárcena Mayor.

En los distintos recorridos trabajarán por tierra dos técnicos de rescate del Gobierno, una dotación de bomberos del 112, 88 voluntarios de 19 Agrupaciones de Protección Civil, 31 efectivos de Cruz Roja, 30 miembros de la Guardia Civil y 3 efectivos de la Policía Local de Cabezón.

Comprende tres disciplinas completamente distintas: natación, ultrafondo y bicicleta de montaña. En la prueba de aguas abiertas (10.000 metros), los participantes tendrán tres opciones de recorrido. En la primera deberán completar nadando, las dos vueltas al circuito de 5.000 metros en la Playa de Merón. La segunda alternativa serán tres vueltas de 3.000 metros en la playa de Oyambre y la tercera, un recorrido de 2.000 metros (tres o cuatro vueltas) en la ría de San Vicente. La transición de los 10.000 metros de natación al sector BTT deberá efectuarse antes de las dos de la tarde de hoy.

El resto de las pruebas no son menos exigentes. La Ruta a Pie (46,5 km.), la Maratón (47,8 km.) y la Ultramaratón (74 kilómetros) cada año ganan más adeptos. La última tomó la salida anoche, a las 23.00 horas, con el bonito rito de la Danza de Ibio. Cientos de linternas se perdieron por los montes y pusieron la nota de color.

Capítulo aparte mererecen los más esforzados y, también los más entusiastas. Los que toman la salida en las llamadas rutas adaptadas. 15 kilómetros para los participantes con movilidad reducida y 25 para los de senderismo inclusivo.

También ayer, pero por la mañana, se disputó la competición de natación en aguas abiertas que, por segundo año consecutivo, ganó César Obregón. Los nadadores recorrieron diez kilómetros en las frías aguas del Mar Cantábrico, concretamente en la playa de Merón, en San Vicente de la Barquera.

 

Fotos

Vídeos