Remo

Dimite la directiva de Astillero

Astillero, tras conseguir el éxito en el agua ahora tendrá que afrontar una crisis en las oficinas. :/Roberto Ruiz
Astillero, tras conseguir el éxito en el agua ahora tendrá que afrontar una crisis en las oficinas. : / Roberto Ruiz

Los cinco directivos aluden a que «es el mejor momento para salir y dejar que entren personas más expertas»

RAFA GONZÁLEZSantander

. En la Sociedad de Remo de Astillero reina el desconcierto al dimitir la junta directiva que preside Elisabet Carral. Cinco miembros han abandonado sus cargos. Según la web del club, la directiva de la Sociedad de Remo Astillero está compuesta por seis integrantes. Además de por Elisabet Carral, por Marcelino Ruiz, como vicepresidente; Sara Cobo (secretaria) y Gema Güemes, Francisco Javier Cueto y José Manuel Sánchez, como vocales. Los cinco han presentado su dimisión. Además, ha dimitido en pleno la directiva de la Sociedad Deportiva La Planchada, el club filial de los azules. Han cesado en su cargo el presidente, José Enrique Sánchez; el vicepresidente, Ignacio Santisteban; la secretaria, Luz María Salas; la tesorera, Almudena Cagigas, y el vocal, José Luis Cobo.

La presidenta afirma no tener comunicación oficial, pero lo cierto es que después del brillante fin de semana que vivió Astillero, el rumor que circulaba por el pueblo se hizo realidad. Antes del play off eran un secreto a voces las diferencias entre la directiva y la presidenta Elisabet Carral. Los que estaban sufriendo las consecuencias eran los remeros, que aparte de entrenarse tenían que asumir funciones de administración que abandonó su presidenta.

Los mandatarios dimisionarios han esperado a que terminase la temporada, pero en el mes de julio ya hubo un toque de atención de Carral hacía gran parte de su junta directiva. Fue una invitación a tener una mayor presencia en las labores del día a día del club. Sin embargo la respuesta -según los componentes de la plantilla- fue nula; «Nos hemos encontrado solos salvo con el apoyo de la presidenta», indicaron miembros de la cuadrilla.

Además de los cinco directivos de Astillero, ha dimitido toda la directiva de La Planchada, otros cinco

Los miembros de la 'San José XV' se mostraron dolidos con algunas personas cercanas al club que comentaban por el pueblo -según ha podido saber este periódico- su dedeseo de que no se ascendiese para ver si de esa forma la presidenta presentaba su dimisión. La realidad ha sido otra bien distinta, ya que se logró el ascenso y también el reconocimiento de los deportistas para su presidenta, mientras que criticaron la falta de colaboración de miembros de la directiva.

Los dimisionarios confirmaron ayer a última hora a El Diario Montañés, a través de Sara Cobo, portavoz, los motivos de su salida: «Creemos que es el mejor momento para salir. Somos un grupo de amigos que hace tres años entramos en el club con la intención de hacerlo lo mejor posible. Es hora de que personas más expertas tomen el mando. Agradecemos a los remeros, al entrenador y a los patrocinadores su labor y deseamos lo mejor al club».

La presidenta de Astillero se reafirmó en que oficialmente no ha recibido ningún documento que acredite la dimisión, pero reconoció que las diferencias han existido «por falta de colaboración con lo remeros y las labores del club». «En la actualidad en las oficinas de Astillero no se ha recibido nada por lo tanto no sé si han dimitido o no. Lo que sí es cierto es que se les ha indicado en más de una ocasión que había que bajar por el club a trabajar y no sólo cuando había alguna actividad para salir en la foto».

Por otro lado, hace algunas semanas se les indicó de nuevo que había que ayudar a los remeros, «pero tampoco dio resultado». «Los chavales son los que han soportado todos los trabajos, han tenido que llevar la ropa a serigrafíar, a buscar el gasóleo y más cosas que no son labores de los deportistas. Si queremos que logren buenos resultados tienen que estar a entrenar y a conseguir buenos resultados deportivos. Puedo decir que este año han hecho labores de todo y eso me parece muy poco serio. Creo que se han sentido un tanto abandonados y al final nos han dado una lección de lo que se debe hacer en un club, los directivos por un lado y los deportistas por otro».

Con el ascenso, más trabajo

El ascenso a la ACT complica aún más las cosas ya que burocráticamente aumenta el trabajo. «Yo a los directivos les indiqué que si querían seguir debían de decirlo ya que en la ACT hay más trabajo que en la ARC 1. Tengo que dar la lista de la directiva y quiero saber quiénes quieren trabajar por el club. La situación está así y realmente es complicada. No se dan cuenta que a un club como Astillero hay que venir a servirle, no a estar para los buenos momentos. Calculo que si unos se van otros pueden venir. En Astillero hay gente que quiere al club y que puede trabajar muy bien en su favor». La presidenta no escamtimó lamentos y se ratificó en sus pensamientos: «Lo que no estoy dispuesta a consentir es que en el día a día no haya disposición de aportar actividades. Hay una escuela con niños y hay que mirar por ella. Es nuestro futuro».

Carral aseguró no tener «miedo a las dimisiones». Cuando llegó hace dos años ya se encontró una situación complicada y salió de ella. Ahora entiende que está más fuerte, ya que el mejor activo que tiene el club, que son los remeros, están con ella y quieren que siga al frente de la entidad. Un situación de inestabilidad que puede perjudicar el futuro de Astillero a corto plazo, ahora que Miguel Ángel Ruiz Camus esta hablando con algunos refuerzos para el año que viene. Esta incertidumbre no es buena, aunque todo parece indicar que se solventará de forma inmediata y los puestos directivos que formalicen su dimisión serán cubiertos por otras personas para sacar adelante con garantías el proyecto de Astillero en la ACT.

 

Fotos

Vídeos