Actividades Subacuáticas

«Queremos volver con el oro»

Ángel Cruz y Mario Cañizo participarán en el Mundial de pesca submarina de Sagres./Alberto Aja
Ángel Cruz y Mario Cañizo participarán en el Mundial de pesca submarina de Sagres. / Alberto Aja

Los cántabros Ángel Cruz y Mario Cañizo participan este fin de semana en el Campeonato del Mundo de pesca submarina

ÁNGELA CALOCA

Los cántabros del Club Apnea Loredo Ángel Cruz (Santander, 1978) y Mario Cañizo (Santoña, 1979) ya brillan en la élite de la pesca submarina. Llevan 20 años dedicándose a este deporte y este fin de semana competirán con el equipo nacional en el Campeonato del Mundo que tiene lugar en Sagres, Portugal. Juntos, el pasado año se proclamaron Campeones de España por parejas. Los de Loredo llevan concentrados en tierras portuguesas desde el 20 de agosto. Tienen claro su objetivo: «Queremos volver con el oro. Hay muchos equipos, pero que pesquen en aguas fuertes son pocos», aseguran. «España es el mejor equipo. Pero la anfitriona también tiene muchas posibilidades de ganar. España y Portugal son los favoritos», manifiestan.

Las condiciones del tiempo en casa no les favorece. «Entrenar en Cantabria es complicado. Hay más vida en verano que en invierno», asegura Cañizo. «En verano el agua está más caliente y clara, es un tipo de pesca más Mediterránea. Mientras que en invierno las condiciones son muy duras. Nos adaptamos a las condiciones que haya. Por eso en España tenemos fuerza en este deporte», añade Cruz. Ambos están de acuerdo en que «te tiene que gustar mucho este deporte. En verano todo es muy bonito, pero entrenar en invierno con el agua congelada no le gusta a todo el mundo». Sin embargo, aseguran que Cantabria les hace «unos pescadores mucho más completos».

Sus inicios deportivos no estuvieron en el mar. Lo de Mario Cañizo fue «de casualidad». «Nunca había hecho pescas en el mar. Me dedicaba a jugar a fútbol en Tercera División. Pero me diagnosticaron un problema cardiaco y tuve que dejarlo. Como esto era todo lo contrario, era más que nada relajación, empecé a meterme debajo del mar y a conocer gente de este mundo», comenta. Por su parte, Ángel Cruz se dedicaba al ciclismo, aunque su admiración por el mar se la enseñó su padre desde bien pequeño. «Pescaba con él desde siempre y, con 20 años, dejé la caña para echarme al agua. Ahora mi trabajo, mi deporte y mis aficiones están dentro del mar. Y ya no he salido de ahí», indica.

En auge

Un deporte en auge, que reúne a alrededor de 700 deportistas cántabros. Cada vez son más los clubes que apuestan por ello. «Ahora son más los jóvenes que quieren empezar, ya que han incluido la categoría sub 23», argumentan. Pero no es fruto de la casualidad que la pesca submarina consiga un mayor reconocimiento en la región. «La nueva directiva de la Federación está incentivando mucho las competiciones acuáticas», reconocen los de Loredo. Además, la incorporación del término 'benéfico' al nombre de las competiciones sirve de ayuda para que se conozca que «en todos los Campeonatos se dona el pescado a centros benéficos. Nosotros no nos llevamos los peces».

Aunque son conscientes del peligro al que están sometidos, no tienen miedo. «Se debería empezar acompañado, por si pasa algo. Muchas veces vamos solos, pero es un riesgo», reconocen. Ambos quisieron compartir una experiencia dura que tuvieron que vivir. «Mientras entrenábamos en el Estrecho se ahogó un compañero. No estaba en ese momento con nosotros. Algún susto hemos tenido, pero siempre estamos pendientes de todos para que no pase nada», comentan.

La apnea es una de las características de la pesca submarina. Cañizo y Cruz, sin embargo, afirman que «el apnea casi no lo entrenamos. Se podría trabajar más, pero lo hacemos a base de horas de agua». Los cántabros aseguran que llegan a aguantar sobre «3.30 y 3.40 minutos debajo del agua», lejos de «los que se dedican a la apnea, que aguantan unos diez». No obstante, aseguran que no es necesario estar tanto tiempo allí abajo. «Nosotros hacemos bajadas entre medio minuto y dos minutos. Cogemos un pescado, revisamos, o simplemente subimos a coger aire».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos