Ángel Lavín 'Harry' recurrirá la sentencia que le condena a tres años y medio de prisión

Ángel Lavín 'Harry' recurrirá la sentencia que le condena a tres años y medio de prisión
Javier Cotera

El expresidente del Racing alega irregularidades durante el juicio y dice que la resolución judicial es «injusta»

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

El expresidente del Racing Ángel Lavín, 'Harry' recurrirá la sentencia que le ha condenado a tres años y medio de cárcel y a indemnizar al club con 216.000 euros por un delito continuado de administración desleal. Considera que durante el juicio se cometieron «cantidad de irregularidades» y que la resolución judicial «es injusta» . Esta resolución aprecia en el comportamiento de Lavín una gestión «más que engañosa» y «desleal» donde el acusado, a pesar de que el club estaba en concurso de acreedores y «al borde de la desaparición», orquestó diferentes «argucias» para conducir la entidad de una forma «opaca». La pena impuesta a Harry, de confirmarse, supodría su entrada en prisión.

En un comunicado, Harry, que presidió el club de 2012 a 2014, ha destacado la «indefensión» a la que ha tenido que hacer frente en este proceso, que arrancó a raíz de la querella de los exjugadores.

La sentencia del Juzgado de lo Penal número 1 de Santander considera «particularmente relevante» la firma del contrato que suscribió Lavín con la empresa Blue Sistemas y Proyectos que no tenía personal, ni trabajadores, ni sede social, ni capital, ni «demás elementos que se requieren para el funcionamiento normal», y que desde el año 2009 estaba «sin actividad alguna».

Sin embargo, Harry critica que en el juicio no se admitieran «ciertos testigos importantes», como el representante legal de Blue Sistemas o el entonces director general del Racing, que según dice fue quien firmó y dio el visto bueno a todas las facturas de esa empresa.

La sentencia

Vista oral

«Durante todo el juicio tuve un sentimiento de indefensión por la forma en que la juez permitió mi interrogatorio al Ministerio Fiscal y las acusaciones particulares, pese a las continuas protestas de mi abogado», señala el expresidente. Su interrogatorio, a su entender, estuvo «plagado de valoraciones más que de preguntas». Y también dice que su letrado no pudo interrogar en las mismas condiciones que las otras partes personadas, y que la juez valoró «de forma inadecuada» sus respuestas. «Durante el juicio, la propia juez observó allí mismo que faltaban folios en el procedimiento, que estaban mal numerados y que unos documentos estaban incompletos. Mi abogado en ese momento solicitó la nulidad del juicio, que en la sentencia no se ha concedido», agrega.

Harry incluso muestra su «extrañeza» de que el fiscal estuviera sentado en el juicio a la derecha de la juez «en una situación de privilegio y ventaja» frente a su abogado.

Por otro lado, se queja de que, a pesar de que el proceso ha durado más de siete años, no se le han aplicado las dilaciones indebidas como atenuante. No entra a analizar o a rebatir las afirmaciones de la sentencia que se dictó el pasado 25 de marzo y en la que también se resalta que Lavín actuó con un «claro prevalecimiento y haciendo uso de un plan preconcebido para desviar activos patrimoniales del Racing, a través de mecanismos de comisión como suscripción de contratos con terceros, ocasionando obligaciones y perjuicios económicos a la entidad». También menciona la jueza el sueldo de 72.000 euros que se impuso Lavín, primer presidente en la historia de la entidad en cobrar, sin dar conocimiento de ello a los administradores concursales que se ocupaban de la gestión.

Harry asegura que va a recurrir «a todos los tribunales que sean necesarios», incluido, en caso de que proceda, el Constitucional, porque cree que la sentencia ha sido «injusta» y que se le ha causado indefensión.