Fútbol | Racing

Quique Rivero: «Tenemos motivación extra por jugar en casa»

Quique Rivero trata de arrebatar el balón a Sergio Canales en el partido de Copa del Rey./Javier Cotera
Quique Rivero trata de arrebatar el balón a Sergio Canales en el partido de Copa del Rey. / Javier Cotera

Quique Rivero, que ya jugó «el derbi con el Racing B», asegura que «es un partido que todos quieren jugar y que será una fiesta para la gente»

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Es difícil encontrar a un cántabro -no importa la edad- que no haya escuchado alguna historia de los viejos duelos entre el Racing y la Gimnástica. Quién no recuerda a un abuelo o a un padre recitar de memoria aquella alineación racinguista o el gol que fulano de tal le marcó en El Malecón a la Gimnástica. No es un partido más. No hay pretemporada que no se eche de menos el choque entre ambos equipos. Sin embargo, en este curso no ha sido necesario jugar un amistoso cuando ya tenían fecha dos compromisos oficiales. El del próximo domingo es el primero y para los de casa será un día distinto. «Siempre que juegas contra un rival de tu misma comunidad es especial, bonito, una fiesta... Vendrá mucha gente, muchos aficionados de Torrelavega. A la gente le atraen estos partidos y a los futbolistas y a los que somos de la tierra pues mucho más», aseguró Quique Rivero, uno de los que conocen de primera mano lo que significa.

Para Rivero no será nuevo, aunque en esta ocasión la trascendencia irá un poco más allá: «Yo jugué hace años allí contra la Gimnástica, con el Racing B, y ahora con el primer equipo será igual de bonito; por el ambiente, por la gente y por todo...». Al centrocampista verdiblanco se lo habrán contado porque ni tan siquiera había nacido, ya que la última vez que se jugó un derbi como este fue hace 27 años. Serán los aficionados más veteranos los que disfruten con un 'dejà vú' tres décadas después.

Jugar en El Sardinero es para la gran mayoría de los equipos de la categoría un plus. Se trata de un estadio que se convierte en un escaparate para muchos, que además este domingo reúne más condicionantes. Ahora bien -añadió Rivero- «la motivación será extra por las dos partes, porque nosotros jugamos en casa».

El cántabro no quiso adelantar nada tácticamente. La Gimnástica llega en el mejor momento de la temporada, después de superar una mala racha. Y, por su parte, el Racing con las mismas necesidades de ganar siempre. Quedan cinco días para el partido y es una incógnita saber cómo planteará el duelo el conjunto torrelaveguense. «No sé qué idea tendrán. El míster (Ania) les estuvo viendo el otro día contra el Izarra. Supongo que no planteen el mismo partido contra el Izarra que contra nosotros. No sé si nos presionarán arriba, la salida de balón, pero creo que tenemos suficientes armas para superar tanto ese planteamiento como si se encierran atrás».

Rivero quiso sacar lo bueno y «mejorar lo que se hizo mal», con respecto al partido del pasado domingo en Tudela. El de Cabezón afirmó que «será muy distinto» el derbi al choque que se jugó en Navarra, «por muchas razones», concluyó el racinguista.

 

Fotos

Vídeos