Fútbol | Racing

Noguera: «Cuando las dos partes están interesadas y además es el Racing, no hay ninguna duda»

Alberto Noguera posa ayer con la equipación de entrenamiento del Racing en el campo 1 de las Instalaciones Nando Yosu./Roberto Ruiz
Alberto Noguera posa ayer con la equipación de entrenamiento del Racing en el campo 1 de las Instalaciones Nando Yosu. / Roberto Ruiz

El mediapunta, primer refuerzo de invierno, debutó el sábado en Las Gaunas a falta de que se incorpore un nuevo delantero

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

Algo ha tenido que ver Chuti Molina en Alberto Noguera (Madrid, 24 de septiembre de 1989) para haber estado más de siete meses tras su pista. Le tenía en la agenda y le llamó en julio, pero ya estaba prácticamente comprometido con el Numancia de Segunda. Ahora lo que necesitaba el Racing, como reconoce el propio Molina y como el presidente ha dado luz verde para fichar, es un delantero centro, pero el primero en llegar ha sido un mediapunta. Y con un esfuerzo económico considerable para las cifras que maneja la Segunda B, una nueva prueba de que en este sentido, y siempre dentro de sus dimensiones, el Racing ha superado la economía de guerra: «Ya lo dije en mi presentación. Intentaré hacer goles, pero no soy un delantero. Si es lo que buscan, tendrá que buscar a otro», reconoce.

Ver más

El madrileño no jugaba en Soria, quería cambiar de aires y le gustó la propuesta de Chuti Molina e Iván Ania. «A mí me transmitieron una idea muy clara desde el primer momento y no tienen dudas. Convencen». Eso, claro, y que el Racing paga muy bien para Segunda B. «Es que al final es el Racing», reflexiona el nuevo verdiblanco, que llegó a Santander en Año Nuevo. A la primera oportunidad ha debutado con buenas sensaciones individuales, aunque algo peores en un Racing que perdió. «Mucha gente me ha llamado gafe, pero esperemos que esto cambie rápido», bromea.

-¿Cómo termina un canterano del Atlético de Madrid que ha debutado en Primera jugando en Azerbaiyán a los 24 años?

-Fue una experiencia... Bueno, ya sabes. Fui de la mano de Ivica Pantic, que me entrenó en el Atlético de Madrid B. En esa época el club tenía un convenio con un patrocinador azerbaiano, me insistió mucho y al final me convenció. Cuando tomas estas decisiones nunca sabes si aciertas, pero al final son experiencias y cosas vividas.

-¿Y cómo fue aquello? Aquel país, aquel fútbol...

-Difícil. Es un fútbol diferente al de España, completamente en desarrollo. El país tiene una cultura musulmana y en general es todo muy distinto; me resultó bastante complicado adaptarme.

-Así que a la primera oportunidad volvió a España, aunque fuera a un modesto.

-Es que además sufrimos un problema de impagos. Cuando me pude ir se estaba cerrando el mercado y me fui al Trival Valderas -de Alcorcón, entonces en Segunda B- porque es un equipo en el que tenía varios amigos. Yo soy de Madrid y en aquel momento quería volver a disfrutar con el fútbol.

«Llené el coche como pude y después de Nochevieja me vine para Santander»

-Habla de su relación con Pantic, pero la de Chuti Molina tampoco está mal. No sé qué le habrá visto, pero le dio calabazas este verano y no ha parado hasta que ha podido ficharle en invierno.

-Bueno, es que para cuando me llamó este verano y me mostró el interés yo ya lo tenía prácticamente hecho con el Numancia. Después se dio la oportunidad y como no estaba contento en Soria no me lo pensé. Todo futbolista quiere jugar, yo no lo hacía mucho y me gustó la oferta.

-Porque ha sido prácticamente dicho y hecho...

-Sí. Cuando las dos partes están interesadas y además quien te llama es el Racing no hay ninguna duda. Llené el coche como pude y después de Nochevieja me vine para Santander. Ya he encontrado piso, ya estoy instalado y todo muy bien.

-Tan rápido ha sido todo que se ha tenido que venir solo...

-Mi novia me ayudó en la mudanza, porque si no hubiera sido mucho más complicado. Ella se ha quedado en Madrid, pero en cuanto pueda se va a venir también para acá. Al irme de Soria me fui a pasar las fiestas en Madrid y después vine directamente a Santander.

«Si hace ocho años me dicen que iba a jugar en el Racing, pero en Segunda B, no me lo hubiera creído»

-¿Qué sabía de Santander hasta esta temporada?

-Ya había estado de visita un par de fines de semana con unos amigos y con la novia, pero poco más. Me parece una cuidad maravillosa. Vivo al lado de la playa en El Sardinero y todavía me queda mucho por conocer, claro, pero espero hacerlo en estos meses.

-Habla de unos meses. Como jugador cedido, le veremos solo hasta final de temporada...

-Bueno; ojalá subamos y pueda echar raíces, pero no se sabe. Yo pertenezco al Numancia y está todo por hablar.

-Pero no hay una opción de compra en su contrato.

-Opciones siempre hay, pero lo primero es ascender; lo que pase en verano ya se verá.

-Qué rápido ha encontrado piso...

-Me dijeron dónde vivían los compañeros, entré en internet, el delegado -Delfín Calzada- me ayudó un poco con la zona y prácticamente la primera casa que vi me gustó, así que ni me lo pensé. No me gusta eso de vivir en un hotel y quería encontrar piso rápido.

-¿Y del Racing actual, qué sabía? Al margen de ser un histórico.

-Eso mismo, que es un histórico, pero también que es un muy buen sitio en una muy buena ciudad. Los compañeros que conozco que han pasado por aquí me han hablado maravillas, aunque del vestuario actual no conocía a nadie; solo amigos de amigos y de gente con la que he coincidido. Yo ya vine a jugar aquí con Atlético de Madrid en Primera División y sé del encanto del estadio.

-Un estadio que está ahora muy achacoso...

-Aún no he podido jugar, pero espero poder hacerlo en dos fines de semana. Yo lo he visto más o menos parecido. Es muy bonito.

«Había estado de visita un par de fines de semana con unos amigos y con la novia, pero poco más»

-Si aquel día que llegó a los Campos de Sport como colchonero le llegan a decir que iba a jugar en el Racing, pero en Segunda B, ¿qué hubiera pensado?

-Si cuando vine aquel día me lo dicen, no me lo hubiera creído. Pero al final son circunstancias. Hay equipos que, por lo que sea, han bajado a Segunda B, pero este es de Primera.

-Usted acaba de llegar, pero ese mantra lo llevamos escuchando varios años.

-Es que el Racing es un histórico que siempre tiene que aspirar a lo máximo.

-Ha estado tanto en un grande como en el fútbol más modesto. ¿Qué le pasó al fútbol español para que el caso del Racing sea tan frecuente?

-Malas gestiones. Y al final es una pena, porque ves el caso de equipos como el Reus, que está pasado una mala situación, y de muchos otros en los que tengo amigos que no cobran. El fútbol es para que todo el mundo disfrute de él: los futbolistas, los demás profesionales, los aficionados.... Y es una lástima cuando no se puede hacer por estos motivos. Ahora LaLiga está haciendo buenas gestiones e imponiendo una política para evitarlo.

-Alguien que habla bien de Tebas...

-Bueno, en estos casos de los que hablamos las limitaciones salariales y medidas así ayudan; no están nada mal. Hay clubes se quejan de no poder fichar, pero después la gente se queja cuando gastan demasiado y después no se puede pagar. Muchas veces se dice que mejor malo conocido. Yo, por mi parte, no tengo queja.

 

Fotos

Vídeos