Fútbol | Segunda B

El Racing decide que los jugadores sólo saluden desde el centro del campo tras los partidos

El Racing decide que los jugadores sólo saluden desde el centro del campo tras los partidos
Daniel Pedriza

«Lo acatamos, pero no lo compartimos. Crea un debate innecesario y acaba con una tradición como es acercarse a La Gradona», dice el presidente de las Peñas

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Surgió como un símbolo de la lucha contra los malos. Desde hace cinco temporadas, cuando Ángel 'Harry' Lavín ocupaba el asiento presidencial de los Campos de Sport, los jugadores verdiblancos mostraban su agradecimiento a La Gradona acercándose, tras cada partido, con empate, victoria o derrota, para saludar. En casa y fuera. El desagradable rato pasado tras el esperpento de la campaña pasada, en general, y contra el Real Unión, en particular, con improperios y protestas hacia la plantilla desde Preferencia Norte, y el cambio de directiva, han modificado el protocolo. El Consejo de Administración racinguista ha decidido que, a partir de ahora, los futbolistas únicamente saluden a los aficionados desde el centro del campo, cuando el colegiado señalice el final de cada choque.

Miembros de la propia Gradona desvelaron la decisión del club y expresaron su queja a través de las redes sociales. Una nueva norma que fue comunicada, a petición de la plantilla, por la directiva el pasado viernes tanto a la Asociación de Peñas Racinguistas como al colectivo que engloba a los aficionados de Preferencia Norte. Los futbolistas acatan la decisión del club pero pidieron que, antes de nada, se explicase la situación a los principales afectados. El vicepresidente, Pedro Ortiz, fue el que ejerció como portavoz en el encuentro con los peñistas, en el que hubo discusión, pero siempre en buen tono.

Desde el club afirman que se ha establecido un nuevo protocolo de actuación para los días de partido, en el que se rigen, entre otras cosas, las horas de llegada de la plantilla, la vestimenta con que deben acudir o el trabajo de la prensa. Dentro de este nuevo plan, se insta a los futbolistas a que saluden a todo el estadio por igual, ya que los directivos de la entidad verdiblanca estiman que es lo más justo y no crea diferencias entre los aficionados de distintas localidades del estadio verdiblanco. De todas formas, explican que no se prohíbe a los jugadores que se acerquen a la zona que deseen a saludar en situaciones especiales y concretas, aunque lo que sí han instaurado como obligatorio es que la plantilla se despida desde el centro del terreno de juego.

El presidente de la APR, Ángel Zorrilla, muestra su pesar por esta medida instaurada por la directiva. «Es una decisión que acatamos pero que no compartimos. Creemos que crea un debate innecesario. Los jugadores siempre saludan desde el centro del campo a todos los aficionados antes de acercarse hasta La Gradona a mostrar su agradecimiento», afirma. El mandatario del racinguismo de base recuerda cómo empezó esta «tradición»: «Los jugadores comenzaron a hacerlo en la época de Harry, para agradecer el apoyo. En esa época íbamos 3.000 al campo y 800 de ellos estábamos en La Gradona». «Si el club ha querido contentar al resto de aficionados es su decisión. Nadie quiere crear categorías de racinguismo», añade. Estima que no es bueno «imponer las cosas» y recuerda que «tampoco es obligatorio ir a saludar» y que lo que sucedió tras el partido contra el Real Unión fue dirigido «sólo a dos jugadores -Borja Granero y Dani Aquino- y por su comportamiento fuera del campo. A futbolistas como Julen Castañeda o Iván Crespo no se les reprochó nada».

En términos similares se manifista el presidente de La Gradona, Pablo Rodríguez. En el colectivo que ocupa la zona de Preferencia Norte creen que «la medida no tiene ningún sentido y supone buscar problemas donde no los hay». Además, suma esto a decisiones anteriores de esta directiva: «Están cometiendo errores en el aspecto social, porque toman medidas sin el apoyo del racinguismo. Ese consejo de lo social que prometieron no se está cumpliendo. Deberían dejarse aconsejar en este ámbito. A veces parece que trabajan sin saber la historia de este club ni el sentimiento de la masa social». Asimismo, al igual que Zorrilla, recuerda que el saludo a La Gradona surgió hace cinco años «de manera espontánea. En ningún momento se obligó a los jugadores a hacerlo. No veo el beneficio de prohibirlo».

Desencadenante

No es un secreto que lo sucedido tras aquel partido de la última jornada del pasado campeonato frente al Real Unión es el principal desencadenante de la decisión que ahora toma el Consejo de Administración. También las quejas llegadas a los Campos de Sport por aficionados de otras zonas del estadio que se sienten agraviados por el saludo específico de los futbolistas a La Gradona. Pero después del choque contra el equipo guipuzcoano, el primero tras la dimisión de Manolo Higuera y su equipo, que dejaba el poder absoluto en manos del Grupo Pitma, los propios máximos accionistas del club mostraron en privado su malestar por los hechos de aquella triste tarde de mayo en la que el Racing cerró la peor temporada de su historia.

A través de las redes sociales también se ha suscitado el debate por la medida tomada por la directiva racinguista. Hay quienes muestran su contrariedad y también voces que se expresan a favor. Y otros aficionados que, simplemente, temen que todo esto pueda generar una división en la grada en un momento en el que el equipo parece que empieza a ilusionar al personal.

Este es el segundo encontronazo de la nueva directiva con la afición en apenas un mes. La Asociación de Peñas Racinguistas y también abonados en general mostraron su malestar por la campaña de captación de socios en la que no se ha tenido en cuenta la antigüedad de los seguidores verdiblancos en los precios del carné, pese a que haya habido una reducción cercana al 50 por ciento del valor anterior en todas las zonas del estadio. A eso hay que añadirle lo sucedido con la polémica fiesta organizada por el Grupo Pitma sobre el césped de los Campos de Sport de El Sardinero, sin autorización, y que acabó con la Policía desalojando el recinto a las dos de la madrugada. Una noticia que no sentó nada bien en el entorno racinguista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos