Fútbol | Copa del Rey

El sufrido camino del Racing a la gloria

Jon Ander sonríe mientras el resto de compañeros se felicitan por el gol de Quique Rivero, que les da la opción de pasar a la siguiente ronda de la Copa. / Javier Cotera

El Racing pasa a la siguiente ronda de la Copa tras eliminar con más apuros de los merecidos a la Unión Deportiva Logroñés y ya espera a un rival de postín

SERGIO HERRERO y MARCOS MENOCALSantander

La Gradona se sentó este miércoles en el asiento del copiloto para guiar al Racing. Marcando la cambera por la debe circular el equipo cántabro en esta Copa del Rey. Y también en el campeonato liguero. «Viam ad gloria». Camino a la gloria, señalizaron desde la Preferencia Norte. Hacia el ascenso. Como primer paso, los verdiblancos se enfrentaron a un buen ensayo para el campeonato liguero. Un test con mucho en juego. Ante uno de los a priori favoritos a discutirle el título a los racinguistas. Los de Iván Ania fueron mucho mejores que la Unión Deportiva Logroñés. Merecieron no sufrir para soñar. Sólo la falta de potencial en el área rival alargó un esfuerzo que finalmente tuvo premio. En el tiempo añadido y de penalti. También vale. Uno de los grandes del fútbol español espera a otro histórico en la siguiente ronda. El Racing, aunque sea por un ratuco, está de vuelta entre la élite.

1 Racing

Iván Crespo, Buñuel, Óscar Gil, Figueras, Julen Castañeda, Nico Hidalgo (Cejudo, min. 59), Sergio Ruiz, Quique Rivero (Rafa de Vicente, min. 93), Cayarga, Enzo Lombardo y Jon Ander (Juanjo, min. 93).

0 U. D. Logroñés

Iván Buigues, Juan Iglesias (Víctor, min. 69), Flaño, Bijimine, Mikel Santamaría, César Remón, Ñoño, Carles Salvador, Ander Vitoria (Marco André, min. 82), Olaetxea (Andy Rodríguez, min. 66) y Borja Sánchez.

Gol:
1-0, min. 92: Quique Rivero, de penalti.
Árbitro:
Fernández Pérez (Comité Asturiano). Amonestó al local Quique Rivero y a los visitantes Borja Sánchez y a Víctor, en dos ocasiones.
Incidencias:
Campos de Sport de El Sardinero. Césped regado en exceso, pero en buen estado, en una noche fresca aunque apacible.
El público:
8.439 espectadores en las gradas, según los datos facilitados por el club, en un partido en el que los abonados pasaron por taquilla.
El detalle:
Óscar Alonso, con su violín electrónico, interpretó antes del encuentro 'La Fuente de Cacho' y, durante el descanso, amenizó la espera del público con algunos conocidos temas.

Para no apostar demasiado por la Copa, Iván Ania este miércoles no varió demasiado el guión con respecto al último encuentro liguero frente al Langreo. Apenas tres cambios introdujo el técnico asturiano en el once inicial. Óscar Gil volvió al centro de la defensa en detrimento de Olaortua; Quique Rivero ocupó la plaza de acompañante de Sergio Ruiz en el doble pivote y Jon Ander recuperó la titularidad ante la baja por lesión de Dani Segovia. Delante, una Unión Deportiva Logroñés con numerosas novedades en la alineación, aunque un poco mentirosas. El entrenador riojano, Sergio Rodríguez, ante el mal inicio de temporada, decidió dar una vuelta de rosca a su equipo hace unas semanas, pero este miércoles, en los Campos de Sport, optó por dar una nueva oportunidad a muchos de los a priori titulares, para que se reivindicasen. No la aprovecharon.

Las fotos

La Liga y la Copa tienen muy poco que ver. Y más aún a partido único. La precaución y el respeto fueron las máximas de ambos contendientes desde el inicio del encuentro. Había mucho que perder. Así que ni el Racing fue mandón ni la Unión Deportiva Logroñés logró mostrar suficiente superioridad como para inquietar a los cántabros antes del descanso. La igualdad fue total, pese a que los verdiblancos tenían el choque relativamente controlado. Porque, aunque los riojanos, con un Ñoño muy vertical, probaron tres veces a Iván Crespo, lo hicieron siempre desde lejos y en condiciones adversas. Sin problemas para el meta de Viveda. Un disparo de Nico Hidalgo que se marchó muy alto fue lo más reseñable en el aspecto ofensivo para el conjunto local. Y ahí prácticamente se terminó la historia de una primera mitad que fue un asalto de tanteo. De intercambio de golpes. De buscar los puntos débiles del rival sin arriesgar lo más mínimo. Empate a cero y camino al túnel de vestuarios.

Los sones de 'Piratas del Caribe' provenientes del violín electrónico de Óscar Alonso durante el descanso sirvieron de banda sonora motivante al equipo cántabro. Porque los verdiblancos salieron con otro aire bien distinto en la segunda mitad. Al abordaje. Los de Ania comenzaron a apretar mucho más arriba y, apenas reanudado el encuentro, Jon Ander desperdició una buena ocasión para haber adquirido medio billete para la siguiente eliminatoria. El alavés se plantó solo en el área riojana mas, en lugar de chutar, decidió hacer un recorte que permitió a la defensa desbaratar la acción. Aún así, el Racing ya había explicado con argumentos autoritarios a la Unión Deportiva Logroñés que los locales sí tenían esta eliminatoria copera como objetivo.

En pleno arreón verdiblanco, Iván Ania decidió sacar artillería. El míster asturiano dio entrada a Álvaro Cejudo y retiró a un Nico Hidalgo que había pasado los últimos días con problemas físicos. El cordobés, poco después de entrar al césped, lo intentó. Tras una de las cabalgadas ya tradicionales de Sergio Ruiz, Cejudo sacó un disparo que se marchó a la izquierda de la meta de Buigues. Mientras tanto, un superado conjunto visitante se limitó a probar con un tiro desde cuarenta metros de Ander Vitoria que no sorprendió a Iván Crespo.

Dominio sin fruto

Lo cierto es que el Racing, en su total dominio de la situación, tenía problemas para poner en aprietos reales al meta rojiblanco. Los centros verdiblancos morían una y otra vez ante la defensa, que solventaba con garantías cada balón colgado al área sin un Dani Segovia con características más propicias para ese tipo de fútbol. Esta vez, los cántabros sí evidenciaron la falta de ese '9' que Chuti Molina no logró reclutar en verano.

La pizarra de Iván Ania funcionó en una magnífica jugada de estrategia, aunque la buena ejecución no tuvo premio. Una falta botada por Quique Rivero, rasa a la frontal del área, la tocó Enzo Lombardo de primeras para Jon Ander. El vasco no controló bien, pero la pelota le cayó a Cejudo y el remate final del andaluz, manso, lo atrapó Buigues. Acto seguido, el colegiado anuló un gol del Racing por presunto fuera de juego de Jon Ander. El exracinguista Mikel Santamaría introdujo la pelota en su propia portería, pero la acción quedó invalidada entre las protestas verdiblancas.

Otro disparo lejano de Ander Vitoria lo atrapó Iván Crespo sin problema y Berto Cayarga puso la respuesta automática con un duro lanzamiento que Buigues se quitó de encima como buenamente pudo. Porque el Racing era muy superior y percutía continuamente, aunque sin frutos. Un tiro defectuoso de Enzo Lombardo volvió a despejarlo el meta rival con muchos problemas.

Sin pólvora en el área rival, el candidato a 'pichichi' Figueras se puso los galones ofensivos y se marchó al ataque para afrontar el enésimo saque de esquina efectuado por el Racing. El remate de cabeza del central ilerdense se marchó susurrando al palo derecho inmerecidamente, porque a esas alturas el equipo cántabro debía ir ganando ya con claridad.

Y cuando todo parecía que el camino a la gloria tenía que pasar antes por el andén de una eterna prórroga, el escenario cambió por completo. Un balón colgado al área lo remató con muchos problemas Jon Ander. Tantas vicisitudes, que el colegiado señaló penalti a favor del equipo verdiblanco y expulsó por doble amonestación al riojano Víctor. Quique Rivero, con total confianza, agarró la pelota y la metió debajo del brazo. El cabezonense se mantuvo impasible entre las protestas y las tretas de distracción de los jugadores de la Unión Deportiva Logroñés. Serio, pétreo. Como es él. Colocó el balón en el punto de los once metros y puso la mirilla junto al palo derecho. Buigues adivinó la dirección, pero Rivero, con temple, aguantó lo suficiente como para ajustar al máximo el balón para poner al Racing en la siguiente eliminatoria copera. De vuelta, aunque sea momentánea, con los mejores equipos del fútbol español.

La Unión Deportiva Logroñés hizo un último intento a través de una falta colgada al área que subió a rematar incluso el meta visitante. Los riojanos no tuvieron suerte y, mientras el balón se iba por la línea de fondo, el colegiado señaló el término del encuentro. Éxtasis en los Campos de Sport. Las dos caras del fútbol. Los racinguistas ya pensaban en qué rival prefieren para la siguiente ronda. Tienen mucho y bueno donde elegir. Los rojiblancos acorralaban al árbitro asturiano entre protestas por el desenlace de la contienda. Por desgracia para ellos y por suerte para el Racing, eso ya no tenía vuelta atrás. Si la senda correcta es el camino de la gloria, «viam ad gloria», de momento los de Iván Ania siguen por el camino correcto. Es un tópico, pero suena tan bien... Que pase el siguiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos