Rugby

El Aldro se queda sin el objetivo del título de liga

Viti Sánchez corre con el ova, perseguido por dos rivales, mientras Mañero observa./
Viti Sánchez corre con el ova, perseguido por dos rivales, mientras Mañero observa.

El conjunto santanderino cayó ante el VRAC, que demostró el gran poder de los equipos vallisoletanos en una Liga desigual

DM .
DM .Santander

Querer y poder son cosas distintas y más si el de enfrente es un VRAC agigantado: 62-19. Así se resume la actuación del Aldro Energía Independiente este domingo en Valladolid. El quince de Chucho Mozimán, en cuanto los locales apretaron el acelerador dobló la rodilla.

Saltaron los verdes al Pepe Rojo con mucha intensidad y la intención clara de ponerse por delante, sabedores de lo complicado del duelo. Fueron así fugaces dominadores, pero cuando el Quesos sacó el rodillo les arrolló. El VRAC es de esos equipos a los que, si no se les mata, mata. Los locales no habían aparecido hasta entonces, pero solo necesitaron un contragolpe de libro para anotar el primer ensayo por medio de Guille Mateu que se recorrió casi medio campo (7-0). Un golpe que no acusaron los jugadores del Aldro Energía Independiente que siguieron con su idea de presionar y presionar al quince quesero. La tendencia había cambiado y ahora el partido se jugaba en el campo de los santanderinos, que tenían que apretar los dientes y defender ante una potente primera línea local. Una defensa que en la primera que le tocó aparecer dejó un hueco por donde se coló Matoto para ensayar de nuevo (14-0).

62 VRAC

Pablo César Gutiérrez, Steve Barnes, Mauro Genco (min. 55 Calzón), Guido (min. 58 Stöhr), Naqali, Ortiz, Vélez (min. 67 Gavidi), Basso, Chris Eaton (min. 26 Pablo Gil), Dyer, Casteglioni, Álvar Gimeno (min. 52 De la Lastra), Matoto, Guille Mateu y Graham.

19 Aldro Energía Independiente

Carlos Barros, Juan Martín, Medina, González, Manu Mora, Nieto (min. 73 Lyons), Joel Soria, Gastón, Aldo Cornejo, Zabalegui, Víctor Sánchez, Dani Mañero, Falaschi, Marquínez y Nacho Poet.

Marcador.
7-0 (min. 13) ensayo Guille Mateu y transformación Dyer, 14-0 (min.19) ensayo Matoto y transformación Dyer, 14-7 (min.22) ensayo Zabalegui y transformación de Poet, 21-7 (min 28) ensayo y transformación Dyer, 26-7 (min. 31) ensayo Guille Mateu, 33-7 (min. 41) ensayo Matoto y transformación Dyer, 38-7 (min. 46) ensayo Ortiz, 45-7 (min. 48) ensayo Pablo Gil y transformación Dyer, 45-12 (min. 60) ensayo Manu Mora, 45-19 (min. 62) ensayo Falaschi y transformación Poet, 50-19 (min. 71) ensayo Pedro de la Lastra, 57- 19 (min.76) ensayo Casteglioni y transformación Dyer, 62-19 (min. 79) ensayo Graham.

Esta vez la reacción verde no tardó en llegar y en un fallo defensivo del VRAC, Zabalegui lograba el primer ensayo visitante para poner el 14-7 en el electrónico. Pero solamente fue un espejismo porque los queseros volvieron a apretar y Dyer con una jugada personal sorprendió a la defensa visitante y puso el tercer ensayo local (21-7). Y el vendaval del VRAC no paró y Mateu ensayó otra vez para llegar al descanso con 26-7.

Y las cosas no mejoraron en la segunda mitad, ya que apenas habían transcurrido cuarenta segundos cuando Matoto lograba un nuevo ensayo tras una rápida jugada a la mano y ponía aún más tierra de por medio (33-7). Los bisontes lo intentaban en cada jugada, pero los queseros les hacían pagar cada fallo y en el 42 otro nuevo contragolpe acabaría con un nuevo ensayo, esta vez de Ortiz (38-7).

La escabechina no tenía fin y dos minutos después Pablo Gil tras una magnífica jugada de Guido, lograba un nuevo ensayo para los suyos para poner en el marcador un contundente 45-7. Con la amplia ventaja, el técnico local se dedicó a mover el banquillo para ir dosificando a los suyos, mientras que Mozimán mantenía a sus quince en el campo. Manu Mora a veinte minutos para el final (45-12) y Falachi dos después, con un ensayo tras una gran carrera de Soria (45-19), maquillaban el resultado.

Los queseros no querían ninguna sorpresa y, tras algún minuto de asedio santanderino, volvieron a dominar el oval y a llevar el juego al campo del Aldro Energía Independiente que parecía esperar ya solamente a que finalizara el partido sin que la sangría fuera mayor. Los últimos compases, ya con un quince santanderino con los brazos completamente bajados, sirvieron para que Mozimán moviera el banquillo y para ver tres nuevos ensayos locales.