Rugby

«La descalificación para el Mundial ya está olvidada en la selección»

Mora pasa el balón en el partido que jugó España en el Central de la Complutense ante Rumanía./Walter Degirolmo
Mora pasa el balón en el partido que jugó España en el Central de la Complutense ante Rumanía. / Walter Degirolmo

El cántabro Manuel Mora ha sido titular en los dos últimos encuentros del quince del León, ante Georgia y Rumanía, y está en la convocatoria para el partido de este domingo frente a Bélgica

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Reconoce estar contento. «Mucho. Hay competencia por estar en la selección. Que te elijan...». El cántabro Manuel Mora (Santander, 1985) se ha ganado la confianza del seleccionador español, Santiago Santos. Tras ser una habitual en las convocatorias de esta temporada en el quince del León, en los dos últimos encuentros del Campeonato de Europa -Georgia, en Tblisi, donde se perdió por 24-10- y en el Central de la Complutense de Madrid ante Rumanía -victoria española por 21-18- 'Manu' estuvo en el equipo titular y para el partido de este domingo (12.45 horas, Central de la Complutense) ante Bélgica, el cántabro está entre los 23 elegidos. La gran temporada del segunda línea en el Aldro Energía Independiente no ha pasado desapercibida en la selección.

Mora duda sobre el número de sus internacionalidades. «Son 13 o 14, porque alguna en un amistoso no me la cuentan», dice con una sonrisa sobre sus 'caps', como se denomina en el rugby a las veces que se defiende la camiseta de una selección. En estos dos últimos encuentros en los que ha formado parte del quince del León, el segunda línea del Aldro Energía Independiente se ha visto «bien. Aunque siempre se puede mejorar. Por lo menos he puesto la cara». En el encuentro ante Georgia, siempre la gran potencia de este grupo del también denominado Seis Naciones B, los Leones plantaron cara a los Lelos, como así se llama a los jugadores georgianos. «Hasta más allá del minuto 60. Pero hacía muchísimo viento. Y jugar a la mano era imposible. Pero se vio que somos un equipo muy luchador y que siempre quiere ganar».

En el Central, ante los rumanos, España se vio obligada a remontar un marcador adverso. Hasta por 0-13 llegó a perder el quince del León en el minuto 19 de partido. «Sabíamos que venían con todo. Con ganas de revancha, porque les habíamos ganado aquí la última vez. Salieron muy fuerte, pero ya nos dijo el entrenador que luego perdían 'gasolina'». Así fue y España se llevó el encuentro por 21-18.

Malos recuerdos

El choque ante los rumanos y el de este domingo ante Bélgica forma parte de lo que se podría denominar la ventana de los malos recuerdos. Los nombres de Bélgica y Rumanía retrotraen la memoria de los aficionados al rugby a aquel vergonzante 18 de marzo de 2018. A España le bastaba con derrotar en Bruselas a una Bélgica ya eliminada para clasificarse directamente para el Mundial de Japón que comienza el próximo mes de septiembre. A la espera de lo que sucediese estaba Rumanía. Pero el árbitro del Bélgica-España era el rumano Vlad Iordachescu. La Federación Española había protestado previamente, pero la Europea no hizo caso. El resultado, una actuación arbitral que aún se recuerda. Como el escándalo que se montó fue a nivel planetario, la Federación Mundial, en base a irregularidades con alineaciones en partidos, descalificó a España, a Rumanía y a una Bélgica a la que no le iba nada. El resultado, que Rusia -el siguiente clasificado en el gru po de España- jugará el 20 de septiembre el partido inaugural del Mundial ante Japón.

«Hay que pensar en otros objetivos e ir poco a poco hacia el siguiente Mundial. Pero se ve lejos», dice Mora

En la selección prefieren pasar página. Aunque con matices, apunta el jugador del Aldro Energía Independiente. «Si preguntas a jugadores veteranos, que por edad ya no llegarán al siguiente Mundial... Por ejemplo, yo he cumplido este viernes 34 años. En ese aspecto, sí duele. Es duro, pero es lo que hay. Al final, World Rugby se lavó las manos y tuvo hasta suerte con las alineaciones indebidas». Lo que tampoco olvidará Mora es aquel día. «Fue un robo. En un solo partido nos pitaron los golpes de castigo que nos habían señalado en toda la competición. Así es imposible».

Salvo ese resquemor para los más veteranos del bloque, «la descalificación para el Mundial 2019 ya está olvidada» en la selección española. Ahora toca pensar «en otros objetivos», para ir poco a poco al siguiente Campeonato del Mundo, «aunque se ve lejos», reconoce el cántabro. Los 30 jugadores que forman parte de cada convocatoria son parte de un grupo más amplio, «de unos 60», con el que trabaja Santiago Santos. «Quiere que haya siempre gente preparada», apunta el segunda línea verde. En estos últimos encuentros, se está recurriendo menos a rugbiers que juegan en las Ligas francesas y a más que están en la División de Honor española. Algo que agrada sobremanera a Mora, que ha retornado en esta campaña al Aldro Energía Independiente después de jugar dos años en Francia. «En el último partido de la selección había una decena de jugadores de la Liga española. Eso indica que está aumentando de nivel. De eso me he dado cuenta al volver de Francia», indica.

Con el Aldro Energía Independiente, Mora y sus compañeros apurarán sus opciones para no faltar por primera vez en la División de Honor a su cita con los playoffs por el título. «Somos una plantilla corta y además hay algún lesionado. Se nos está haciendo larga la Liga», comenta. Tras la última derrota ante el Cisneros, de los cuatro partidos que restan Mora apunta a «ganar como mínimo tres. Será la única oportunidad para estar en el playoff. Pero somos un bloque y vamos a ir a por todas».

Temas

Rugby