Rugby

El mejor estreno posible para el Independiente

Gastón Moreno lleva el oval ante la mirada del chileno Aldo Cornejo y el campurriano Yoel/María Gil Lastra
Gastón Moreno lleva el oval ante la mirada del chileno Aldo Cornejo y el campurriano Yoel / María Gil Lastra

El club santanderino arrolla al Gernika en el primer partido de la temporada y se coloca como líder de la División de Honor

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Alguno, tras el partido, soltó la frasecita típica. 'Que se acabe ya la Liga'. El 54-21 con el que el Independiente atropelló al Gernika este domingo en San Román hacía presagiar cosas buenas en esta primera jornada. Y, como dato anecdótico, tal cantidad de puntos como diferencia trajo aparejada que los verdes tienen esta semana para disfrutar del liderato de la División de Honor. Al menos un rato de alegría para un equipo que transmitió unas sensaciones de lo más positivo. La plantilla está justa, sí, pero con algún refuerzo más que venga y si las lesiones no lo impiden, por lo visto este domingo se puede mirar a la cara a cualquier equipo.

54 Independiente

Barros, Martín, Domínguez, González, Mora, José García, Soria, Moreno, Cornejo, Mariano García, Giribert, Mañero, Contardi, Sánchez y Poet. También jugaron: Sanillo, Medina, Collado, Ortiz, Palmieri, Verschae y Marquínez.

21 Gernika

Percello, Mercanti, Cardoso, Larrabeiti, Predovic, Zelaya, Montes, Bast, Eskolar, Frutos, Aguirre, Iturriaga, Palisa, Albizua y Viaña. También jugaron: Bilbao, Aboitiz, Zearreta, Olaeta, Zavala y Es Saheb.

Marcador:
m9: 5-0 (Sánchez); m.12: 10-0 (José García); m.13: 12-0 (Mariano García); m.21: 17-0 (Contardi); m.21: 19-0 (Mariano García); m.31: 24-0 (Contardi); m.31: 26-0 (Mariano García); m.34: 26-5 (Eskolar); m.34: 26-7 (Frutos). Descanso. m.44: 26-12 (Bast); m.44: 26-14 (Frutos); m.51: 26-19 (Montes); m.51: 26-21 (Frutos); m.56: 31-21 (Mora); m.56: 33-21 (Mariano García); m.63: 38-21 (Poet); m.63: 40-21 (Mariano García); m.75: 45-21 (Cornejo); m.75: 47-21 (Mariano García); m.80: 52-21 (Sanillo); m.80: 54-21 (Mariano García).
Árbitro:
Marc Riera (c. catalán). Amonestó con tarjeta amarilla a los jugadores visitantes Montes y Zelaya.
Incidencias:
Primera jornada de la División de Honor. Campo de San Román. 475 espectadores.

San Román llenaba su grada para ver a su equipo en el estreno liguero. Como siempre, las preguntas sobre quién es tal o cual jugador. Hasta 15 caras nuevas tienen los santanderinos en este curso. Pero el inicio del partido transmitió la impresión de que el equipo era el mismo que el de la pasada campaña. El Independiente no puede ser más fiel a su estilo. Juegue quien juegue. Defensa a ultranza, placajes sin miramientos, intensidad en la melé y la apuesta por un rugby vistoso en ataque. Poco tardaron los verdes en hacer el primer estropicio. Tras una melé cerca de la 22 'basurde', el oval llegó a 'Viti' Sánchez. El canterano –en un día en el que brillaron todoslos canteranos– fue el encargado de posar por primera vez en la temporada. Mariano García falló la transformación. La única que marraría en todo el partido.

El encuentro era de los cántabros. Más ritmo, más defensa e ideas más claras en ataque. José García y Contardi, este por dos veces, más las patadas certeras de Mariano –la última simplemente soberbia– llevaron el 26-0 al marcador. La grada tenía una sonrisa indisimulada en la cara porque ni el más optimista se esperaba que el equipo carburase tan bien a las primeras de cambio. El rugby, lejos de las extenuantes pretemporadas del fútbol, acostumbra a que los dos o incluso tres primeros partidos de Liga sirvan para acoplar todo a la perfección para no sobrecargar más de partidos a los jugadores.

Del Gernika apenas había habido noticias. También fiel a su estilo de siempre, un rugby de lo más práctico y poco dado a la vistosidad, veía cómo se había abierto la tierra bajo los pies. El último ensayo de Contardi les sirvió de sopapo en la cara. Eskolar culminó una jugada en la zona de marca cántabra en el minuto 34 y Frutos acertaba con la patada de turno para el 26-7 con el que se llegó al descanso.

Reacción vizcaína

A los vascos pareció que les tiraron un cubo de agua helada a la cara en los vestuarios. Porque salieron en la segunda mitad espabilados de lo lindo para voltearlo todo. El ritmo de juego, la velocidad en ataque y la defensa pasaron a ser suyos. Y también llegaron sus puntos. Bast y Montes posaron bajo palos y Frutos pasaba ambos ensayos para un inquietante 26-21. El recuerdo de pasadas 'papardas' sobrevoló San Román.

María Gil Lastra

Pero no fue más que una nube pasajera en un partido jugado bajo un desacostumbrado cielo tapado en San Román. Mora, uno de los retornados al club en esta campaña, cazó primero al vuelo el oval en una touche y luego, tras varias fases, posaba para el 33-21 tras la patada de Mariano. Ocho minutos más tarde, en el 63, el partido se acababa de facto. Mañero –otro hijo pródigo y que ayer hizo un partido excelente– placó a un jugador 'basurde' en la 22 del Gernika. Y el Independiente recuperó el balón. Tras varias fases, Mariano, con una patada corta, elevó el balón para llevarlo a la zona de marca y allí, Poet lo posaba. Con la patada del capitán, 40-21. Fin de la historia. Dos ensayos más, de Cornejo y Sanillo, rubricaron el 54-21.

«Mucho mejor de lo esperado. No sabíamos dónde íbamos a estar», señalaba Manu Mora tras el encuentro. «No tuvimos mucho tiempo para estar juntos, pero hemos demostrado una buena dinámica», añadía Contardi. El Alcobendas, uno de los grandes de la Liga, pondrá la próxima jornada a prueba al Independiente. El líder de la División de Honor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos