En el corazón del macizo Central

Imagen de tres montañeros en la ruta de La Padiorna. /Fermin García
Imagen de tres montañeros en la ruta de La Padiorna. / Fermin García

Por su asequible acceso y las vistas que regala, La Padiorna es una de las cimas más conocidas de Picos de Europa

Fermin García
FERMIN GARCÍA

«En la caja del pecho el pulso suena/ con redoble de vida. Huele a altura,/ a silencio de cumbres, a aventura/ de soledad. Y el alma se serena». Luis López Anglada

Aunque no es excesivamente elevado, el pico de La Padiorna (apenas sobrepasa los 2.300 metros) es un pico bellísimo y muy gratificante. Esta marcha, en verano y con buen tiempo, no es nada complicada para los acostumbrados a patear la montaña pues es una cima carente de dificultades técnicas y se puede ganar fácilmente, pero siempre que se habla de Picos hay que tomar todas las precauciones. A partir de la cabina superior de El Cable se llega en unas dos horas y se puede regresar por el mismo itinerario. Desde su cima se contempla el macizo Oriental de Picos, la preciosa vega de Liordes y las grandes moles del macizo Central

Después asomarnos al balcón para ver a nuestros pies el circo de Fuente Dé y de frente los puertos de Salvorón, Coriscao, peña Remoña…, nos ponemos en marcha por el ancho camino que se dirige a los puertos de Áliva, Cabaña Verónica, Peña Vieja… A los 600 metros aproximadamente, antes de doblar una curva a la derecha, nos desviamos a la izquierda; ahora, totalmente al oeste, vamos a descender un poco y nos encontraremos restos de las ruinas de un casetón minero de comienzos del siglo XX. Seguimos descendiendo un poco hasta los llamados Hoyos de Lloroza, llaneamos un poco, siempre hacia el oeste, para empezar a ascender paulatinamente y adentrarnos en la llamada Canal de San Luis.

Ficha técnica

Acceso:
A la base del teleférico de Fuente Dé se llega desde Potes, donde se toma la CA-185, y al cabo de 23 kilómetros se alcanza el objetivo.
Horario:
Entre 4 y 5 horas.
Desnivel:
Alrededor de 610 metros acumulados tanto en la ascensión como en el descenso.
Recorrido aproximado:
8,2 kms.
Punto de partida:
El Cable, 1.825 msnm.
Cota más elevada:
Pico La Padiorna, 2.319 msnm
Dificultad:
Ninguna, pero quienes no estén acostumbrados a andar por Picos tiene unos metros que hay que ir con cuidado e, incluso, echar la mano.
Grado de dureza:
Suave, tirando a moderada para los poco acostumbrados a caminar por Picos.
Cartografía:
Hoja 56-III y 81-I a 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional (MTN) y mapa de los Urrieles y Ándara de Miguel Ángel Adrados a 1:25.000
Época recomendable:
De junio a octubre. El resto del año suele estar cubierto de nieve.
Ubicación:
Municipio de Camaleño.
Tipo de ruta:
Ida y vuelta.

A nuestra derecha vamos dejando Torre de Altáiz y Pico San Carlos. Pronto llegamos a una bifurcación de sendas: seguiremos la de la derecha. Vamos ganando altura y no tardaremos en llegar a un gran hoyo de frente y a nuestra derecha; se trata del Hoyo Oscuro, en el que no nos adentramos, para irnos totalmente al sur por una amplia canal hasta alcanzar la colladina de las Nieves a 2.226 metros. Ya sólo nos quedan 93 metros de desnivel para alcanzar la cima de La Padiorna, en dirección sureste. Si el viento u otras inclemencias no nos lo impide, merece la pena demorarnos en la cima contemplando y sacando fotos.

Dos alternativas de vuelta

Descendemos de nuevo a la colladina de las Nieves. Ahora se nos presentan dos opciones: volver por el mismo itinerario de subida y desandar el recorrido –es la que presentamos en esta ruta, la más sencilla y la aconsejable– o bien, para los más avezados, continuar en dirección noroeste, en descenso, siguiendo los hitos o alguna marca de pintura roja (no hay senda definida), teniendo a nuestra izquierda, abajo, la vega de Liordes, hasta llegar al sendero que lleva a Collado Jermoso. Ojo, se desaconseja este descenso con niebla o nieve. Cuando llegamos al mencionado sendero nos iremos a la izquierda, siempre en descenso hasta la vega de Liordes. Siempre a la izquierda (que nadie se confunda y tome, en descenso más pronunciado y a la derecha, la canal de Asotín que llevaría al Cares o a Cordiñanes).

Una vez que estamos en la vega, en el noroeste de la misma, tenemos dos opciones para volver a Fuente Dé: seguir la senda hacia el sureste, bajo los farallones que se prolongan desde La Padierna hacia el oeste; por la misma llegar hasta el collado de Liornes y descender por los Tornos de Liordes y canal del Embudo hasta Fuente Dé. La otra opción es ir en dirección sur hasta el Casetón de Liordes, ascender al alto de la Canal y descender a la majada de Pedabejo, llegar a la pista que sube hacia el Caben de Remoña y Pandetrave y de ahí abajo hacia abajo, al este, ignorando cualquier desvío, hasta Fuente Dé.

Pero la ruta que presentamos, la más fácil y sencilla, es descender desde la colladina de las Nieves, como queda dicho, por el mismo itinerario de la subida, hasta el teleférico. Una vez ahí, y para los más duchos en andar por Picos, si quieren alargar la jornada pueden descender por la senda del Hachero, precioso camino que baja hasta Fuente Dé por debajo del Cable.

Otros datos.

La panorámica desde la Padiorna es privilegiada: al sur y este, el macizo Oriental de Picos, la crestería de peñas Cifuentes, Coriscao, Espigüete, Curavacas, Peña Prieta…, a nuestros pies la preciosa vega de Liordes, protegida por Peña Remoña, Torre del Alcacero, Torre de Pedabejo, Torre de Salinas, Torre Friero, Torre del oyo de Liordes…; al norte y oeste, las grandes moles del macizo Central y allá, más lejos, el Cornión.

A nuestro paso por Lloroza veremos restos de la infraestructura de la minería del primer tercio del siglo XX en esta zona, así como las dos pequeñas lagunas o pozos, algo bastante insólito en Picos por las características de la roca calcárea de los mismos.