Los guardianes de las Garmas

Esta ruta nos llevará hacia una zona en la que abundan los afloramientos de roca caliza, muchos de ellos dando lugar a las características plataformas agrietadas llamadas lapiaces./Agustín Ibáñez Martínez
Esta ruta nos llevará hacia una zona en la que abundan los afloramientos de roca caliza, muchos de ellos dando lugar a las características plataformas agrietadas llamadas lapiaces. / Agustín Ibáñez Martínez

Os propongo esta ruta circular por el sorprendente Alto Asón, una zona poco conocida del interior de la Cantabria oriental

Agustín Ibáñez Martínez
AGUSTÍN IBÁÑEZ MARTÍNEZSantander

Mi tercera colaboración con el canal DMontaña propone una sorprendente y poco conocida ruta en el interior de la Cantabria oriental, concretamente en el Alto Asón. La ruta, denominada Guardianes de las Garmas, es una de las propuestas del programa Naturea Cantabria en el entorno del Parque Natural de Collados del Asón, uno de los Espacios Naturales Protegidos con los que cuenta Cantabria y que pertenece de forma íntegra al municipio de Soba.

La propuesta consiste en un atractivo recorrido circular por la parte oeste de la sierra del Hornijo, un territorio que se puede considerar como una de las zonas más desconocidas de la montaña oriental de Cantabria, pese a estar a los pies del monte Mortillano, y muy cerca también de la popular cascada del nacimiento río del Asón -también conocida como cascada de Cailagua-.

Ficha técnica

Duración:
Tres horas.
Desnivel acumulado:
375 metros.
Distancia:
5,5 kilómetros.
Tipo de recorrido:
Circular.
Tipo de firme:
Sendero forestal y roca caliza.
Dificultad:
Baja.

Partiendo del aparcamiento de los Collados del Asón, junto a la CA-265, iniciamos la ruta caminando un pequeño tramo de la carretera que desciende hacia el pueblo de Asón, para desviarnos hacia la derecha en la primera curva que encontramos y tomar después una pista que nos conduce a la conocida como cabaña de La Terrera, donde tomamos un sendero que con un leve ascenso nos hace atravesar una zona de matorral atlántico en la que destaca el brezal, con sus distintas variedades.

Continuando el ascenso, llegaremos a una pintoresca zona con abundancia de afloramientos de roca caliza, que dan lugar a las características plataformas agrietadas llamadas lapiaces, también conocidas como garmas. Y precisamente las singulares formaciones de algunas de estas garmas dan origen a la denominación de 'Guardianes de las Garmas', por recordar a guardianes que vigilan su territorio.

Dejando atrás poco a poco la zona de garmas, alcanzamos un pequeño y bien conservado hayedo, en el que con un poco de suerte no será inusual observar especies de fauna como corzos, ardillas o salamandras. Desde el bosque de hayas tomaremos el camino de regreso descendiendo por el fondo de un pequeño valle que nos regala llamativas vistas sobre imponentes promontorios rocosos entre los que pueden observarse buitres leonados planeando sobre la zona. Poco más abajo alcanzaremos la ya citada cabaña de La Terrena, para tomar la pista que nos lleva hasta la CA-265, y poco más arriba regresar al punto de partida de la ruta, en el aparcamiento de los Collados del Asón.

Por último, y para facilitar al usuario la información de la ruta propuesta en este artículo, cabe recordar que en el núcleo sobano de La Gándara (el más cercano al principio y fin de la ruta) puede visitarse de forma gratuita el Centro de Interpretación del Parque Natural de los Collados del Asón y Montaña Oriental, desde dónde se dinamiza el uso público de estos espacios naturales y se ofrece toda la información relacionada con los mismos.

Síguenos