Adiós a Dr. John, el latido de Nueva Orleans

Adiós a Dr. John, el latido de Nueva Orleans

El referencial pianista de Louisiana fallecía este jueves, a los 77 años, de un ataque al corazón

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

«Nunca quise ser un frontman. Pero, de repente, estaba allí y aquello no era tan malo como pensaba». Malcom John Rebennack Jr. estaba llamado a convertirse en una figura. Nueva Orleans no era un lugar, sino un sentimiento para él, que salía por sus poros convertido en música electrizante.

A los 77 años, este jueves, el pianista estadounidense conocido como Dr. John, fallecía de un ataque al corazón. A través de un mensaje en su cuenta oficial de Twitter, la familia del artista «agradece a los que compartieron con él su viaje musical único y pide privacidad en estos momentos».

Dr. John fue un maestro del piano que supo sintetizar en su obra los matices acumulados durante generaciones, suma de razas y culturas de la exuberante ciudad colorida, una de las cunas indiscutibles de la música popular estadounidense. Llegó a la música siendo muy pequeño, pero al instrumento que lo haría destacar, casi por casualidad, tras dejar la guitarra debido a una pelea en la que estuvo a punto de perder un dedo.

Cuando las olas de cambio llegaron a Nueva Orleans y el foco de atención se trasladó al sonido Motown, y a Detroit, Dr. John se trasladó a Los Ángeles. Era 1964 y comenzaría su carrera como músico de sesión.

Jazz, rhythm and blues, psicodelia, vudú, boogie woogie, funk y rock se dieron la mano en una frondosa carrera que, para el gran público, alcanzó quizá su punto de mayor popularidad con 'Such a Night', canción que Dr. John inmortalizó junto a The Band en el documental 'The Last Waltz' (1978) del cineasta Martin Scorsese.

Dr. John perteneció a la ilustre (y cada vez más escasa) estirpe de pianistas de Nueva Orleans en la que figuran otros nombres en mayúsculas como Professor Longhair, Fats Domino o Allen Toussaint.

Mezcló el inglés y el patuá (lengua criolla de origen jamaicano), deleitó al público en los mayores festivales internacionales de jazz y pasó parte de su vida sometido a los excesos, el consumo de heroína y el paso por la cárcel. Tuvo en Ringo Starr a un salvavidas, que le ayudó a reavivar su entonces maltrecha carrera, invitándole a unirse a su All Starr Band Tour.

Ganador de seis premios Grammy y miembro del Salón de la Fama del Rock and Roll, Dr. John trabajó como músico de sesión y colaborador en los años 60 para artistas como Aretha Franklin, Cher o Frank Zappa.

Precisamente, Neil Portnow, presidente de la Academia de Grabación, que entrega los Grammy, destaca «Su modo funky de combinar estilos musicales y su personalidad imaginativa ayudó a diversificar el sonido de Nueva Orleans».

Su carrera en solitario comenzó con 'Gris-Gris' (1968), un trabajo marcado por el misterioso y espiritual mundo del vudú, aunque los discos más conocidos de su carrera llegaron en la década de los 70 con álbumes como 'Dr. John's Gumbo' (1972) o 'In the Right Place' (1973).

'Locked Down', publicado en 2012 y producido por Dan Auerbach, el cantante y guitarrista de The Black Keys, fue su último disco de estudio, aunque Dr. John siguió actuando en público y llevando el sonido de Nueva Orleans a todo el mundo hasta 2017.