CCOO insiste en delimitar la Zona de Gran Afluencia Turística de Santander a las áreas frecuentadas por visitantes

CCOO insiste en delimitar la Zona de Gran Afluencia Turística de Santander a las áreas frecuentadas por visitantes
M. Guinot

Para el sindicato, la apertura dominical y festiva de las grandes superficies «solo beneficia a los empresarios»

DM .
DM .Santander

Del 15 de junio al 31 de agosto se desarrolla la llamada Zona de Gran Afluencia Turística de Santander (ZGAT) sobre la que la Federación de Servicios de Comisiones Obreras en Cantabria ha exigido que se cambien de forma «urgente» los criterios para favorecer la apertura «única y exclusivamente» de los establecimientos que estén ubicados en las «zonas turísticas de la ciudad», es decir, aquellas frecuentadas por visitantes.

Para el sindicato, la apertura dominical y festiva de las grandes superficies del extrarradio, que comenzará este próximo fin de semana, «sólo beneficia a los empresarios, pues ni son un reclamo para turistas ni favorece a los trabajadoras, que ven mermada su vida personal y que, además, en muchas ocasiones, no perciben bonificaciones salariales por trabajar en esas jornadas«.

«Lejos de crear puestos de trabajo, las superficies utilizan al personal de plantilla, a quienes exprimen sin ni siquiera retribuirles por un trabajo que les impide conciliar», denuncia CCOO, en un comunicado en el que añade que «la experiencia de los últimos años nos ha demostrado que esta ley está hecha para las grandes superficies pues el pequeño comercio no se ha adherido a la apertura dominical porque no les resulta beneficioso ni les compensa».

«La gente no compra en domingo», recalca Marta Careaga, secretaria general de la Federación de Servicios de CCOO en Cantabria. Según explica, aunque han mantenido reuniones con diferentes partidos políticos para exponer su postura, negociar y promover el cambio, la Federación de Servicios teme que, «un verano más, los grandes perjudicados de esta política sean los trabajadores».

Por eso, pide al Gobierno de Cantabria -quien tiene competencias normativas- y al Ayuntamiento de Santander -quien elabora el informe técnico- que «escuchen» sus reivindicaciones y reduzcan a un solo mes, del 15 de julio al 15 de agosto, este horario ampliado y que, además, se delimite las áreas a las «realmente turísticas».

El Corte Inglés

Los cuatro delegados de CCOO en el centro comercial El Corte Inglés Bahía de Santander, situado a las afueras de la ciudad, reconocen los «beneficios» que reporta la apertura del centro comercial de Nueva Montaña en domingos y festivos en otras épocas del año.

Sin embargo, no entienden el interés por las aperturas estivales porque está demostrado que «no tienen razón de ser». «Que El Corte Inglés esté dentro de la ZGAT es una locura. Siempre nos hemos opuesto a abrir los domingos y festivos del verano pues se trata de una superficie ubicada en el extrarradio, lejos de los atractivos turísticos de una ciudad como Santander».

«La experiencia nos ha demostrado que los turistas no barajan como opción visitar un centro comercial que está en el extrarradio. La afluencia siempre es mínima», añade Marian Canales, delegada de CCOO en El Corte Inglés Bahía de Santander.

Además de privarles de la necesaria conciliación familiar, los trabajadores de esta superficie, como sucede también en otros centros similares, no perciben una retribución económica por estos domingos y festivos trabajados, ya que no se contempla en el Convenio de Grandes Almacenes al que están adscritos «ni es voluntad de la empresa hacerlo». Como tampoco es voluntad de la empresa, añaden, «regalar tiempo de trabajo a su plantilla».

Disputas

La negociación del calendario de aperturas en día festivo es cada año objeto de duras disputas entre los distintos sectores del comercio. Las grandes superficies comerciales se quejaron el pasado año del escaso número de festivos en los que pueden levantar las persianas en el mes de diciembre -dos- y presionan para lograr uno más en 2019. También algún día en Semana Santa. Una ambición que choca con los intereses del pequeño y mediano comercio, con plantillas mucho más reducidas.