La palabra «guerra» entra en la crisis con Irán

Daños en la refinería de Arabia Saudí vistos desde un satélite de Estados Unidos./Reuters
Daños en la refinería de Arabia Saudí vistos desde un satélite de Estados Unidos. / Reuters

Trump endurecerá el castigo a Teherán por el ataque a la refinería y Arabia Saudí aporta supuestas pruebas de las armas empleadas

CAROLINE CONEJEROTeherán

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó este miércoles un drástico incremento de las sanciones económicas contra Irán después del ataque del sábado a las refinerías saudíes, al tiempo que Riad presentó supuestas pruebas de lo que considera una operación «incuestionablemente» apoyada por Teherán aunque la investigación aún no pudo determinar desde dónde se lanzaron los drones y misiles. La gran novedad de la jornada fue la aparición de la palabra «guerra» en intervenciones de Trump y de su secretario de Estado, Mike Pompeo.

De visita en Arabia Saudí, Pompeo calificó los ataques a las plantas petroleras como «un acto de guerra» y mostró «gran confianza» en que los sistemas de armamento utilizados en los ataques no se encuentran en el arsenal de los rebeldes hutíes, que combaten en la guerra de Yemen con respaldo iraní y se atribuyen la operación contra las refinerías de Abqaiq y Khurais, entre la incredulidad general. Pompeo se reunió con el príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, en Yeda antes de partir para Emiratos Árabes.

LA CLAVE:

25
artefactos se emplearon en el ataque contra las refinerías saudíes: 18 drones del tipo Delta Wing y 7 misiles de crucero 'Ya Ali' que emplea la Guardia Revolucionaria, según los resultados de la investigación presentados este miércoles por Riad.
Teherán mantiene el pulso.
Rohaní advierte de que cualquier agresión será respondida con una mayor represalia militar

Pero fue Donald Trump el que prometió que «no dudará» en actuar contra Irán después de anunciar un endurecimiento del castigo económico al régimen de los ayatolás. El presidente dijo que detallaría las nuevas y «significativas» sanciones en las próximas «48 horas» y añadió leña a la caldera. «Si tenemos que hacer algo lo haremos sin dudar. Hay muchas opciones. Está la opción definitiva», dijo en alusión a «la guerra», aunque en su particular estilo añadió que prefiere evitar un choque abierto aunque EE UU esté «mejor preparado» para afrontarlo.

Algunos análisis creen poco probable que la respuesta de la Administración Trump se limite a un incremento del ya asfixiante régimen de sanciones sobre la economía de Irán. El aumento de la tensión plantea un reto para Washington en sus intentos de frenar la influencia de Teherán en la región. El presidente estadounidense es consciente de que un ataque contra Irán requerirá una coalición de apoyo doméstico e internacional, así como aportar pruebas y evidencias de que el ataque del sábado en Arabia Saudí fue realizado o coordinado por los iraníes y no por los rebeldes hutíes.

Imposible para los hutíes

Las evidencias mostradas por Arabia Saudí incluyen restos de armas detonados junto a otros dispositivos que revelan que los proyectiles utilizados serían de fabricación iraní. En la rueda de prensa saudí, el coronel Turki al-Malki señaló que 18 artefactos aéreos fueron utilizados en los ataques contra Abqaiq y 7 misiles de crucero golpearon Khurais. Los aparatos no tripulados serían del tipo Delta Wing y los proyectiles, 'Ya Ali', que según los saudíes emplea la Guardia Revolucionaria.

Para Riad, la implicación iraní resulta «incuestionable» porque el alcance del armamento recuperado indicaría que no pudo haber partido desde los dominios hutíes en Yemen. Además, según miembros del Gobierno norteamericano, la operación se originó en el sudoeste de Irán e implicó un mayor grado de sofisticación militar de lo inicialmente anticipado.

El portavoz saudí mostró lo que presentó como restos de armamento iraní usado en el ataque a las refinerías.
El portavoz saudí mostró lo que presentó como restos de armamento iraní usado en el ataque a las refinerías. / AFP

Por su parte, Irán advirtió a EE UU de que cualquier ataque será respondido con una mayor represalia militar. El aviso se cursó a través de la Embajada suiza en Teherán, que lleva los asuntos entre dos países sin relaciones diplomáticas. En un desafiante discurso en vídeo, el presidente, Hasán Rohaní, responsabilizó a Washington y a sus aliados en el Golfo de la guerra de Yemen y señaló que el ataque -para él, de los hutíes- a las refinerías fue una «advertencia» por el sufrimiento causado en hospitales, escuelas y mercados en Yemen que atribuye a las acciones armadas de Riad

El ministro de defensa iraní, Brig Amir Hatamí, señaló que los yemeníes ya llevaron a cabo una operación militar similar hace dos años en un ataque a un aeropuerto de los Emiratos Árabes con un misil de 1.200 kilómetros de alcance.

El negociador Robert O'Brian sustituye a John Bolton

El presidente Trump nombró este miércoles a Robert O'Brien como consejero de Seguridad Nacional en sustitución de John Bolton, cesado la pasada semana, y en plena escalada de tensiones con Irán. O'Brien, que se convierte en el cuarto titular de este cargo en tres años, fue respaldado por el secretario de Estado, Mike Pompeo, con quien el abogado ha trabajado en varios casos de liberación de rehenes en países extranjeros, incluido el del pastor Andrew Brunson en Turquía, y asistió como observador al juicio al rapero A$AP Rocky en Estocolmo, por cuya liberación intercedió sin éxito Trump.

Dentro de la Casa Blanca, el nuevo consejero es visto como la «opción más segura» en un momento en que el Departamento de Estado necesita el menor drama posible de cara a las elecciones de 2020. Su comportamiento amistoso contrasta con el de su predecesor, cuyo estilo a menudo ofendía a los miembros del Pentágono y de Exteriores. Será un cambio notable respecto a la actitud de superioridad de Bolton y su tendencia a reducir las reuniones con altos cargos para evitar exponer sus puntos de vista. Y si con ello se logra trabajar sin que compitan facciones, el nuevo clima será bienvenido particularmente por el jefe de Gabinete en funciones Mike Mulvaney. El nombramiento de O'Brien se presenta además como un importante activo de cara a las elecciones al convertirse en el más alto rango mormón en la Administración Trump, un hito importante entre una comunidad religiosa que ve al presidente con escepticismo. El abogado, originalmente católico, se convirtió a los 20 años y podría ganar para el presidente un importante paquete electoral en ciertos Estados, como Arizona.

Más información