Europa abre a la ciudadanía una consulta sobre el cambio horario

Europa abre a la ciudadanía una consulta sobre el cambio horario

El Parlamento Europeo considera «esencial mantener un régimen horario unificado en la Unión»

EFEPamplona

La Comisión Europea ha puesto en marcha una consulta sobre el cambio horario en la que todas las personas interesadas pueden participar hasta el próximo día 16. La finalidad de la consulta es recabar opiniones de la ciudadanía, partes interesadas y Estados miembros acerca de la posible modificación de las actuales disposiciones sobre el cambio horario.

Las dos opciones entre las que se puede elegir son mantener el actual sistema recogido en la Directiva 2000/84/CE), es decir, seguir con los dos cambios de hora anuales o, por el contrario, poner fin a estas disposiciones semestrales y prohibir las modificaciones horarias.

El cuestionario online está disponible en todas las lenguas oficiales de la UE (salvo el irlandés) y las respuestas pueden enviarse en cualquier lengua de la UE, aunque es preferible hacerlo en inglés. El actual sistema adoptado por la UE esta diseñado para seguir la evolución de la luz diurna y aprovechar su disponibilidad en un determinado periodo. Por eso la mayoría de los estados miembros tienen una tradición en este sentido que puede remontarse incluso a la Primera o Segunda Guerra Mundial.

Entonces los cambios perseguían fundamentalmente el ahorro de energía pero también cabían otros objetivos como la seguridad vial, el aumento de las oportunidades de ocio derivadas de la prolongación de las jornadas y la adaptación a las prácticas de los países vecinos o de los principales socios comerciales.

La Unión Europea dividia en tres husos horarios

En la actualidad los estados miembros están distribuidos en tres husos horarios diferentes y el mantenimiento de uno determinado es independiente de las disposiciones sobre el cambio horario o de cualquier modificación al respecto. La disponibilidad de luz diurna varía en función de la localización geográfica de cada estado, de forma que a lo largo del año los septentrionales tienen inviernos con pocas horas de luz y veranos luminosos con noches cortas y en los más meridionales el reparto entre horas diurnas y nocturnas apenas cambia.

A lo largo de los años se han realizado diversos estudios para evaluar el sistema horario actual, analizando parámetros como mercado interior, energía, salud, seguridad vial o agricultura.

Además, la Comisión recibe periódicamente observaciones de la ciudadanía, que, a menudo, guardan relación con lo que se percibe como impactos negativos para la salud (como privación del sueño, etc), sin embargo, en otros casos se pide el mantenimiento del sistema actual al considerarlo positivo.

Algunos estados miembros han planteado recientemente la cuestión del cambio horario en escritos dirigidos a la Comisión, y así en concreto Finlandia ha pedido que se ponga fin al cambio de hora semestral y Lituania ha solicitado una revisión del sistema actual que permita tener en cuenta las diferencias regionales y geográficas.

Por todo ello, el pasado mes de febrero el Parlamento Europeo adoptó una resolución en la que pedía a la Comisión que realizase una evaluación exhaustiva de la Directiva 2000/84/CE y, en caso contrario, presentara una propuesta para su revisión. Al mismo tiempo la resolución confirmaba que «es esencial mantener un régimen horario unificado en la Unión, incluso después de que finalicen los cambios de hora bianuales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos