Detenido un policía local de Albacete por la muerte de un ciudadano colombiano

Jairo Roland Arcos Sandoval./
Jairo Roland Arcos Sandoval.

La víctima tenía que declarar en un juicio por tráfico de drogas

J. V. MUÑOZ-LACUNAToledo

El Juzgado de Instrucción número 2 de Albacete ha decretado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza para un policía local de Albacete que ha sido detenido por su presunta relación con la muerte de Jairo Roland Arcos Sandoval, el ciudadano colombiano de 36 años cuyo cadáver apareció flotando en el río Júcar a su paso por Jorquera (Albacete) el pasado 20 de septiembre.

La víctima había desaparecido cinco días antes y estaba pendiente de acudir a la Audiencia Provincial de Albacete para declarar como investigado en un juicio por tráfico de drogas junto a otros cinco acusados. Jairo había llegado a un trato con la fiscalía: reconocería los hechos a cambio de una rebaja de la pena a tres de años de prisión. Como ya había pasado uno, quedaría en libertad.

Extraña desaparición

La desaparición y muerte de Jairo está llena de interrogantes que ahora tratarán de despejar los investigadores de este asunto sobre el que el Juzgado de Instrucción número 2 de Albacete ha decretado el secreto de sumario. La última vez que fue visto con vida fue el 15 de septiembre de 2017, en plena Feria de Albacete. Esa noche su esposa, Zunilda Delgado, le telefoneó para pedirle que abrigara a sus hijos si acudían a la Feria. Horas después, uno de sus hijos se puso en contacto con el lugar de trabajo de Zunilda para comunicarle que no sabía nada de su padre pues éste había bajado al portal indicando que “no tardaré ni diez minutos en regresar”. Además, 45 minutos después de marcharse de su casa, su teléfono móvil dejó de estar activo.

Cinco días después su cadáver aparecía flotando en el río Júcar, en el término municipal de Jorquera, a 40 kilómetros de su domicilio en la ciudad de Albacete.

“Siempre hemos dicho que no se suicidó porque no tenía motivos, era una persona muy tranquila, no tenía problemas con nadie y no iba a dejar tirados a sus hijos”, ha indicado Zunilda tras la detención de este policía local. Por su parte, el padre de Jairo, ha pedido que “si este policía es culpable, que pague hasta las últimas consecuencias porque mi hijo no era conflictivo”.

Desde el Ayuntamiento de Albacete se ha emitido un comunicado en el que se subraya que “el buen hacer de la Policía Local de Albacete no puede verse empañado por un suceso de estas características que está al margen de la actividad profesional desempeñada por nuestra Policía Local”.