Rodríguez-Medel, la jueza del 'caso Máster' curtida en la trama marbellí

La magistrada Carmen Rodríguez-Medel Nieto./
La magistrada Carmen Rodríguez-Medel Nieto.

La magistrada que asumió la investigación que afecta a Casado y Cifuentes se curtió durante años con la corrupción urbanística y postuló para sustituir a Baltasar Garzón

Rosario González
ROSARIO GONZÁLEZMadrid

Detrás de la instrucción del 'caso Máster', que investiga las presuntas irregularidades en la concesión del título en la Universidad Rey Juan Carlos, se encuentra la magistrada Carmen Rodríguez-Medel Nieto, quien este lunes daba un nuevo paso en la investigación que afecta al líder del PP, Pablo Casado, y acordaba elevar la causa al Tribunal Supremo, al apreciar la juez «indicios de responsabilidad penal» y ser este tribunal el único competente para decidir si procede investigarlo, al ser aforado.

Rodríguez-Medel llegó a principios de 2016 a los tribunales de Plaza Castilla, en Madrid, donde es la titular del juzgado de instrucción número 51 de Madrid. En abril de este año asumió la investigación de los posibles delitos en la gestión y tramitación del máster de la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes. Durante estos cuatro meses de instrucción, la juez ha impulsado una batería de diligencias y ha imputado a diez personas, entre ellas el director del Instituto de Derecho Público responsable del máster, el exrector de la URJC, dos profesores y tres alumnas. En mayo, decidió abrir una pieza separada para esclarecer las dudas en torno al máster de Casado.

Antes de su aterrizaje en la capital, el nombre de la magistrada llegó a sonar para la Audiencia Nacional junto a los jueces Pablo Ruz y Carmen Lamela. Los tres fueron los aspirantes elegidos por la Sala de Gobierno del tribunal madrileño para dirigir el Juzgado Central de Instrucción número 5 tras la salida de Baltasar Garzón en 2008, cuando fue suspendido de sus funciones. Finalmente se llevó el gato al agua el juez Ruz, que ya había trabajado anteriormente en la Audiencia Nacional y fue el encargado de sacar adelante el proceso por los 'papeles de Bárcenas'.

Curtida en la trama urbanística marbellí

Rodríguez-Medel era en ese momento la titular del recién estrenado Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Marbella, cargo que asumió en 2008. Hasta entonces había ejercido como titular del Juzgado de Instrucción número 1 de la misma ciudad. Allí fue donde la magistrada se entrenó en la lucha contra la corrupción, con la instrucción de causas tan mediáticas como el 'caso Minutas' o 'el caso Malaya', que pusieron coto a la corrupción urbanística y llevaron a prisión, entre otros, a Juan Antonio Roca, ex hombre fuerte del Ayuntamiento de Marbella y cerebro de la trama que saqueó la ciudad.

Su traslado a Madrid llegó en 2011 para ocupar plaza en el Juzgado de Instrucción número 3 de Fuenlabrada. En este tiempo, ha trabajado en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), donde estuvo al frente del Servicio de Relaciones Internacionales; y en la Dirección General de Relaciones con la Administración de Justicia, dependiente del Ministerio de Justicia en la época en que estaba al frente el ministro 'popular' Rafael Catalá, según informó El Independiente'.

Su primer caso mediático

El 'caso Máster' es su primer caso mediático desde su llegada a Madrid, y su empeño profesional en la lucha contra la corrupción ya comienza a hacer mella. Hoy mismo, Pablo Casado rechazaba las consideraciones de la jueza en el auto enviado al Supremo, donde señalaba al líder del PP como cooperador necesario de la presunta prevaricación cometida por el director del máster, que lo habría usado como un regalo a determinados alumnos por su relevancia política e institucional. Casado ha insistido en que «en ningún caso se puede tratar de regalo» algo que no tiene y se ha quejado del «escrutinio» y la repercusión mediática que carga sobre los hombros. «Lo que se me ha hecho a mí, no se ha hecho a nadie en este país», insistía horas después de que la jueza elevara su caso al Supremo.

Antes del 'caso Máster', su tarea al frente del juzgado de instrucción número 51 se ha visto ensombrecida por otro caso, el que llevó a la imputación del consejero delegado mundial de American Express, Kenneth I. Chenault. Según adelantó El Confidencial, la magistrada fue denunciada por la empresa española, Trappit, -que acusaba a American Express de estafa-, por negarse a aplicar el fallo dictado por su antecesor para emitir las comisiones rogatorias correspondientes a Reino Unido y Estados Unidos, destinadas a tomar declaración a varios altos cargos de la entidad. En lugar de ello, la juez dispuso el sobreseimiento provisional, alegando falta de jurisdicción de los tribunales españoles, y decidió partir de cero en la instrucción, volviendo a tomar declaración a las partes. La denuncia de la empresa se sumó a la investigación que el propio CGPJ abrió para investigar presuntas irregularidades en la instrucción del caso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos