Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

Un día en las carreras

La idea es llamar la atención, de modo que casi todo vale en las carreras de Ascot./
La idea es llamar la atención, de modo que casi todo vale en las carreras de Ascot.

Ascot, la competición ecuestre más famosa del mundo, celebra hoy el 'Día de las damas'. Las mujeres de la alta sociedad arrebatarán una vez más la atención a los caballos al ponerse el mundo por montera

IRMA CUESTA CIFUENTESSantander

Ayer, cuando a las diez y media de la mañana comenzó la tradicional ceremonia del Discurso de la Reina en el Parlamento británico, un viejo diputado llamado Dennis Skinner se dirigió al responsable del protocolo de tan importante evento y le dijo: «¡Póngase los patines, la primera carrera es a las dos y media». Y es que, por importante que sea lo que ese día se traigan entre manos, ni Isabel II, ni buena parte de sus súbditos, están dispuestos a perderse uno de los cinco días que dura Ascot. La competición ecuestre más famosa del mundo, esa suerte de santuario 'british' al que es obligatorio acudir si el objetivo es ver, y ser visto, es para la soberana una cita ineludible desde que, en 1953, se convirtió en reina. Incluso este año, en el que el torneo permanece blindado, marcado por el temor a que un nuevo atentado amargue la fiesta a las cerca de 300.000 personas que se darán cita en el mítico hipódromo, y en el que el recuerdo a quienes en los últimos meses han perdido la vida a manos del Daesh ha estado presente desde el mismo instante de su inauguración. «Los asistentes deben estar tranquilos», dijo el martes un portavoz de las fuerzas de seguridad llamando a mantener la calma y comunicando que decenas de patrullas armadas se habían desplegado en la zona.