Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

La vieja política de la nueva

Pensar que por vestirse de naranja o de morado van a desaparecer las siete tentaciones correspondientes a los siete pecados capitales es una actitud peligrosa

Juan Luis Fernández
JUAN LUIS FERNÁNDEZ

No sé si se debe llegar a tanto como la presidenta socialista del Parlamento de Cantabria, que declara que los partidos de la «nueva política» (traducido: Podemos y Ciudadanos) «no han dado la talla». Después de todo, si el PSOE ha seguido gobernando Cantabria desde el 80% del presupuesto y desde importantes alcaldías, ha sido precisamente gracias al entusiasta complemento de los «emergentes». La coalición PRC-PSOE recibió luz verde de Podemos en 2015 a la elección de Revilla como presidente. Fue confirmada por este mismo grupo con su apoyo a los presupuestos de 2016. En 2017, fue Ciudadanos quien brindó el báculo a los gobernantes cántabros, y en 2018 los salvó una parte de Ciudadanos, su escisión parlamentaria. Ahora, de cara a 2019, vuelven a competir los emergentes por hacerse los importantes en un presupuesto donde todo lo que figura está escrito en la arena, menos lo que se van a llevar los bancos, que está en mármol de Carrara. Es decir, que el comentario presidencial quizá omitió estos impagables servicios prestados al gobierno por los novatos del hemiciclo.

 

Fotos