La aparición de gran cantidad de espuma en playas de Suances y Cuchía dispara las alarmas de nuevo

Imagen de la playa de Cuchía que ha denunciado ACPT/ACPT
Imagen de la playa de Cuchía que ha denunciado ACPT / ACPT

Medio Ambiente afirma que el agua está «apta para el baño» y lo achaca a un «fenómeno natural», mientras otros colectivos apuntan a otro episodio de vertidos

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

Suances y Miengo volvieron a estar ayer en el punto de mira de la contaminación, tras la denuncia realizada al Servicio de Emergencias del 112 por la presencia de una densa espuma que cubrió la tarde noche del lunes los arenales de La Concha (Suances) y Marzán en Cuchía. Miembros de la Asamblea Ciudadana por Torrelavega (ACPT) fueron los primeros en dar la voz de alarma a este organismo y al Seprona, al objeto de averiguar su origen y depurar responsabilidades. Horas después, la Dirección General de Medio Ambiente abría una investigación y aseguraba que las aguas eran «aptas para el baño», achacando el episodio a «un fenómeno natural» de putrefacción de las algas.

«Son fenómenos muy localizados todos los veranos a final del mes de agosto en todo el Cantábrico, donde se produce una invasión de espuma en todas las playas y son como consecuencia de la fermentación de las algas por la subida de temperaturas y tras ser golpeadas por la mar», explicó a este periódico el Director General de Medio Ambiente, Miguel Ángel Palacio, quien describió otro episodio similar, estos días, en la playa de Gijón.

Estos «fenómenos», según dijo, «son noticia» en todas las playas y, el año pasado, volvió a pasar en Suances «pero las mismas espumas estaban en San Vicente de la Barquera y en las playas de Piélagos y, hace 15 dias, las hemos visto en Mataleñas», afirmó. Tras ello, Palacio insistió en que la alarma se debe a que en «Suances» hay una «sensibilidad muy especial», cada vez que pasa esto por el pasado de la contaminación de la ría. Con todo, afirmó que su departamento seguiría investigando pero «los técnicos se inclinan, y todo apunta a estas horas, a que se debe a espumas naturales», incidió.

Este periódico contrastó ayer con los Ayuntamientos mencionados, desde San Vicente, pasando por Comillas, Alfoz, Piélagos, Santander y Ribamontán al Mar sobre la aparición de estas espumas derivadas de este «fenómeno» en los últimos días, y ninguno de ellos las había avistado aún. En el caso de Mataleñas, el Ayuntamiento de Santander negó que se hubiese visto algo similar en todo el verano. A la par, otros ayuntamientos sí reconocieron que a veces sale «algo de espuma por el batir de las olas», sin ser comparable a lo de ayer.

<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Facpt.torrelavega%2Fvideos%2F274126566713878%2F&show_text=0&width=560" width="560" height="308" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowTransparency="true" allowFullScreen="true"></iframe>

Por su parte, el alcalde de Suances, el socialista Andrés Ruiz Moya, respaldó la versión de Medio Ambiente aunque con cierta precaución. «Quiero pensar que sea eso», dijo. También añadió que se había puesto en contacto con la dirección de la depuradora Vuelta Ostrera y le manifestaron que «todo estaba bien y controlado», descartando que este suceso tuviese que ver con lo ocurrido el año pasado, cuando tuvo que cerrarse el arenal al baño en estas fechas. Insistieron en que se hace «flaco favor al turismo y al municipio» con estas alarmas.

No opinaron lo mismo desde el colectivo SOS Suances quienes instaron a ambos responsables a «reconocer de una vez el problema» y sentarse a hablar para tomar medidas. Recordaron que, desde septiembre de 2017, tras el episodio de contaminación, sólo se habían realizado «ocho analíticas» que consideran insuficientes. «No sabemos si esta vez son las algas o no porque no somos técnicos, solo sabemos que el agua está turbia y con mal olor gran parte del verano», denunciaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos