La carretera entre Los Corrales y San Felices se cortará durante cinco meses

La demolición del puente del Matadero comenzará el 27 de junio y durante el verano se construirá una nueva estructura más ancha y paralela al antiguo paso. /Cavia
La demolición del puente del Matadero comenzará el 27 de junio y durante el verano se construirá una nueva estructura más ancha y paralela al antiguo paso. / Cavia

A partir del miércoles 27 de junio quedará totalmente cerrado el paso, tanto para el tráfico rodado como para el peatonal, a la altura del puente del Matadero

NACHO CAVIA LOS CORRALES.

La construcción de un nuevo puente sobre el río Besaya, en la carretera que une Los Corrales con San Felices de Buelna, tendrá como principal consecuencia el corte de esa vía autonómica durante los cinco próximos meses, del miércoles 27 de junio al 30 de noviembre. El primer paso será la demolición del puente actual con lo que el camino quedará totalmente cerrado, tanto para el tráfico rodado como para el peatonal.

La Consejería de Obras Públicas y Vivienda ya ha comunicado las alternativas posibles: una al sur, aprovechando la conocida como M30, por San Andrés hacia el paso bajo las vías del tren en Somahoz; la otra al norte, la nueva CA-170 entre Barros (Los Corrales) y San Felices.

PUENTE DEL MATADERO

Cierre
La carretera entre Los Corrales y San Felices estará cerrada cinco meses, del 27 de junio al 30 de noviembre.
Proyecto
El corte se debe a la demolición del puente actual y la construcción de uno nuevo.

Hace unas semanas se retomaban las obras de construcción del futuro puente y ya se avanzaba la necesidad de cortar el tráfico para derribar la estructura actual y agilizar las obras aprovechando la época estival, la única en la que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico permite afrontar ese tipo de actuaciones en los cauces de los ríos cántabros.

Desde la Consejería se explicó que se esperaría a que terminara el curso escolar, aprovechando también el menor tránsito de vehículos, especialmente industriales, por esa vía en verano. Algo con lo que estuvieron de acuerdo los ayuntamientos implicados y la empresa constructora. Todo por no «eternizar» las obras.

Así las cosas, la carretera CA-736, que une Los Corrales con el pueblo de Mata (San Felices), permanecerá totalmente cortada al tráfico rodado y peatonal a la altura del puente del Matadero, entre la Avenida Quijano y la recta de la Agüera, desde las ocho de la mañana del 27 de junio hasta las ocho de la mañana del 30 de noviembre.

Para evitar alargar innecesariamente el plazo de construcción del nuevo puente y el «inaceptable perjuicio» que ello supondría para todo tipo de usuarios, lo que se ha hecho es adecuar el proceso de ejecución al tiempo realmente disponible y posibilitar que puedan llevarse a cabo las obras dentro de un único periodo de estiaje, el correspondiente a este año 2018, «a fin de reducir las molestias que ocasiona la obra al mínimo indispensable», lo que en la práctica exige la demolición completa del puente existente para poder levantar la nueva estructura en una única fase. Pero para esa demolición es preciso proceder previamente al corte total de la CA-736, que no podrá reponerse hasta que se encuentre levantada la nueva estructura, lo que no se prevé para antes de cinco meses desde que se inicie dicha demolición.

Con todo ello, a partir del miércoles 27 de junio se cortará físicamente el paso para todo tipo de tráfico (rodado y peatonal). El corte en la margen izquierda del río Besaya, en la Avenida José María Quijano, se dispondrá una vez superado el acceso a la planta Nissan, manteniendo el acceso a las parcelas existentes en esa margen del río, aguas arriba del puente Ranero, a las que se llega a través del camino que discurre junto al mencionado cauce. Dicho paso quedará restringido a los propietarios de las citadas parcelas y al propio tráfico de obra.

El corte en la margen derecha del río Besaya se dispondrá en la curva que supone el acceso de la carretera al actual puente, acondicionándose el desvío existente en la carretera CA-736 a ese lado derecho del río Besaya para su conexión con los viales de los barrios Penías y San Andrés, de manera que pueda mantenerse la accesibilidad a dichos barrios desde la recta de la Agüera. De tal forma que se podrá acceder también a la M30 y de ahí a la salida por Somahoz a la N-611 y a la Autovía de la Meseta, además de convertirse en el paso más cercano para llegar al casco urbano de Los Corrales.

Evitar estrecheces

En ese sistema de accesos, la Policía Local de Los Corrales ha planteado una posible solución ante lo angosto de algunos tramos, especialmente en San Andrés y Somahoz: el paso bajo las vías y el puente que salva en ese pueblo el Besaya. La propuesta pasa por crear un circuito de forma que el transporte industrial, de emergencias y pasajeros llegue al polígono industrial de la recta de la Agüera o al barrio del Matadero por Somahoz, atravesando dos estrechos puentes y el limitado paso bajo la línea férrea. La salida de esas zonas se realizaría por la CA-170 en San Felices, de manera que en las zonas estrechas no se crucen dos grandes transportes.

Las obras del proyecto de construcción de la ampliación del puente Ranero sobre el río Besaya en Los Corrales de Buelna fueron adjudicadas a mediados del año pasado por el Gobierno de Cantabria a la Unión Temporal de Empresas Obrascon Huarte Lain y Cannor Obras y Servicios Cantabria con un presupuesto de 1.472.401 euros y un plazo de ejecución de un año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos