Un lugar al sur de Cantabria donde por las noches solo se oye «el sonido del campano en el prao»

Un lugar al sur de Cantabria donde por las noches solo se oye «el sonido del campano en el prao»
Javier Rosendo

Pesquera y sus 68 vecinos sueñan con que al fin se reabra el albergue, cerrado por obras en 2005, para que los visitantes tengan un lugar donde dormir y no se vean obligados a irse a Reinosa

lola camús / EFE .
LOLA CAMÚS / EFE .Campoo

Pesquera tiene 68 habitantes, según el último censo, y un alcalde sin teléfono móvil, el regionalista Miguel Ángel Simón, que espera que, en lo que queda de legislatura, el pueblo consiga por fin reabrir su albergue para que los turistas que lo visitan no tengan que irse a Reinosa a pasar la noche.

Simón ha explicado, en una entrevista con Efe, que ese es el «gran proyecto» pendiente del municipio más pequeño en población de Cantabria, un pueblo «tranquilo», dice, donde «todo se ha ido levantando» con el trabajo de los vecinos.

El albergue cerró sus puertas en 2005 y la Consejería de Obras Públicas se comprometió a financiar las obras necesarias para poder reabrirlo pero, según el alcalde, el problema es que al descubrir las vigas del edificio se detectó que «estaban mal».

Vistas de Pesquera, imagen del albergue y el alcalde.

«A ver si lo solucionan. Tenemos la Calzada Romana, la gente viene y no tiene donde quedarse, se tiene que marchar a Reinosa«, lamenta Simón, quien recuerda que la creación del albergue fue una iniciativa del entonces alcalde de Pesquera y ahora de Reinosa, José Miguel Barrio, como la feria del queso que ha dado renombre al pueblo.

El albergue, que funcionaba como una instalación juvenil, abrió en 1997 en un edificio singular, el que ocupaba la primera escuela laica de la región. Fue fundada en 1881 por Guadalupe Rueda, la viuda de Ángel Fernández de los Ríos, quien dejó en su testamento el deseo de que la casa familiar de Pesquera se convirtiera en un grupo escolar laico y mixto.

Simón confía en que el proyecto salga adelante y asegura que siempre ha encontrado la colaboración del Gobierno de Cantabria cuando le ha propuesto cualquier actuación necesaria para el pueblo. «Yo bajo a ver a Revilla, le digo esto hay que hacerlo y nunca he tenido problemas con ellos».

Así van saliendo los proyectos adelante, «pidiendo poco a poco», apunta. Y explica que en los tres años de la actual legislatura se ha conseguido que los vecinos puedan ya ver la televisión cuando llueve o nieva, un problema que le planteó al consejero de Innovación, Francisco Martín, el año pasado y que ya está arreglado.

En Pesquera, según su alcalde, todos los vecinos trabajan por el pueblo y «nadie se escaquea» cuando hay que organizar las fiestas o preparar la próxima edición de la Feria Internacional del Queso, que este verano cumplirá 24 años y cada septiembre llena sus calles de visitantes.

Calzada romana Pesquera-Bárcena de Pie de Concha y Feria del Queso.

«Aquí se ha levantado todo con los vecinos, unos contra otros, así ha ido subiendo la feria del queso», destaca el regidor campurriano, que afirma que lo mismo ocurre en los plenos municipales, en los que solo encuentra colaboración.

La Corporación la forman el alcalde, otro edil del PRC y el concejal independiente Rubén Ruiz, que ocupó la Alcaldía en la legislatura anterior y ahora está en la oposición. Pero el regidor asegura que en los plenos «si el uno dice una cosa, el otro le aplaude, sea del partido que sea, con tal de que sea bueno para el pueblo».

«No hay ningún problema. Casi se puede decir que los tres somos alcaldes», apostilla Simón, que ocupa la Alcaldía después de ser elegido en un sorteo en junio de 2015 porque hubo un empate a votos entre los candidatos. Lo mismo pasó tras las elecciones anteriores, pero entonces salió elegido Rubén Ruiz.

La mayor parte de los habitantes del municipio campurriano «tienen de 60 años para arriba«, explica. Hay tres chicos en edad escolar que van al colegio en Reinosa y todos los jueves abre el consultorio rural.

No hay tienda de alimentación y los vecinos van a Reinosa a hacer la compra. «Con eso no hay problema porque todo el mundo tiene coche y si a alguien le hace falta algo le pide al que vaya que se lo traiga del supermercado».

Lo que sí tiene Pesquera es autovía y tren y dos restaurantes «en los que se come muy bien y barato». Para su alcalde es «uno de los pueblos más bonitos que ahí» y está pensando en presentar candidatura al Pueblo más Bonito de Cantabria.

Simón subraya que en Pesquera «se vive muy a gusto». «Cuando vas a la cama y estás oyendo el sonido del campano en el prao... eso es lo que más le gusta a la gente», dice.

Justo antes de esta entrevista ha estado ayudando a una vaca a parir. Está jubilado, después de trabajar cuarenta años en La Naval (hoy Sidenor) de Reinosa, y el ganado es de su mujer.

Simón cuenta que cada vez que se encuentra con el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, le repite que él es el único alcalde del mundo sin teléfono móvil. En casa ya hay dos, el de su mujer y el de su hija, apunta, y él ni lo quiere ni cree que lo necesite.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos