«Me siento afortunado por poder desempeñar este papel»

«Me siento afortunado por poder desempeñar este papel»

Álex Izurieta | Actor que encarna a Jesús en la Pasión Viviente 2019

Samira Hidalgo
SAMIRA HIDALGOCastro Urdiales

La Pasión Viviente cuenta este año con Alex Izurieta, actor que encarnará al protagonista de este evento que cada año disfrutan los castreños y que atrae a numerosos visitantes hasta la ciudad. La cuenta atrás ya ha comenzado. El 19 de abril se acerca y los preparativos y los ensayos son intensos. El actor que el año pasado daba vida a Juan se esmera y se concentra en la puesta en escena de su gran actuación, una representación que no olvidará. Así, Izurieta, a sus 22 años, pertenecerá a la saga de actores que resucitan a Jesús durante la Pasión Viviente castreña.

-¿Desde cuándo lleva participando en la Pasión Viviente?

-Desde que era muy pequeño salía con mis primas y sus amigas, ya que algunos de mis familiares tenían papeles importantes.

«Tengo ganas de empezar a ensayar fuera, en la Atalaya, para ver qué se siente»

-¿Por qué se animó a formar parte de la Pasión?

-Me animé porque mi familia ha estado muy involucrada desde la primera edición y, a medida que iba creciendo y haciéndome mayor, la he ido viviendo más y haciendo distinto tipos de papeles como de pueblo, arquero, Herodíano y romano.

-¿Se había puesto como objetivo hacer el papel de Jesús, o es algo que le surgió con el paso del tiempo?

-Los niños de Castro casi siempre, cuando llega la época de la Pasión, dicen que quieren ser Jesús de mayor, pero cuando vas haciendo papeles cercanos al Cristo te vas dando cuenta de lo duro y a la vez bonito qué es. Y bueno, un día hablando con Vanesa Fernández, una de las organizadoras de la Pasión, le dije que me gustaría actuar como Jesús y cuando pasó el tiempo me lo recordó y aquí estoy.

-¿Qué diferencias nota en los ensayos con respecto al año pasado, cuando encarnaba a Juan?

-Noto más responsabilidad, más tensión, mas nervios...es totalmente

diferente. Con el paso de los ensayos lo vas disfrutando más, ya que lo vas dominando y te sientes más seguro, pero los primeros días me temblaban hasta las manos.

-¿Qué sensaciones tiene semanas antes de salir a escena?

-La verdad es que ahora estoy tranquilo, un poco nervioso por las grabaciones, pero bien. Con ganas de empezar a ensayar fuera, en la Atalaya, para ver que se siente, ya que en cada día de ensayo que tengo siento cosas totalmente diferentes y eso es algo que está muy bien.

-¿Cómo describiría esta experiencia?

-Siempre he dicho que, seguramente, es una de las mejores experiencias que pueda vivir. Me siento afortunado por poder desempeñar este papel y espero hacerlo lo mejor posible, ya que nunca he participado en ningún teatro ni nada por el estilo.

«Sabía que cuando me comprometí a hacer este papel tenía que dejar algunas de mis rutinas»

-¿Cómo lo está viviendo su familia?

-Bien. Quizás mi madre es quien está más nerviosa, ya que es la que

tiene que ensayar todos los martes y me ve más, pero bien. Aunque cuando pensamos y hablamos lo que me queda por vivir pues les entran los nervios, pero lo normal me imagino.

-¿Cómo se vive un año entero sabiendo que va a encarnar a Jesús?

-Lo afronto bien, intentando no darle muchas vueltas hasta que llegan los ensayos, donde se te pasa el tiempo volando. Una vez allí, al meterte en faena y que sepa la gente quien eres, pues te entra un poco de presión, pero se puede llevar de momento y esperemos que sea así.

-¿Cómo le condiciona durante los últimos meses interpretar este papel?

-Intento que tampoco me condicione mucho, pero si es verdad que de lunes a viernes estoy allí metido todas las tardes ensayando, aunque la verdad es que me lo estoy pasando súper bien. Me estoy quedando asombrado de todas las facilidades que me dan. Me siento muy bien y súper acogido.

-El anterior actor dejó de jugar a fútbol sala los últimos meses. ¿Ha hecho usted lo mismo con el Sámano?

-Sí, he dejado el futbol desde que empecé el primer ensayo. Es algo que debes hacer por seguridad, pero se pasa mal, ya que llevo jugando toda mi vida al fútbol y es necesario en mi día a día, pero bueno, el que algo quiere algo le cuesta y, aunque me encantaría seguir jugando, todo no se puede. La verdad es que ha sido un placer que la U.D. Sámano me haya dejado salir de la temporada en esta época con todas las facilidades con las que he salido.

-Los pequeños sacrificios están mereciendo la pena, entonces...

-Sí. Al final, si quieres algo de verdad tienes que ir dejando cosas a otro lado. Ya sabía desde el principio que cuando me comprometí con la Pasión en desempeñar este papel iba a tener que dejar algunas de mis rutinas diarias a un lado durante un tiempo, pero las dejo encantadas para hacer este papel.

-Aunque no ha pasado la Pasión de 2019, ¿Qué planes tiene para el próximo año?

-El año después de hacer de Cristo tengo que seguir con el pelo largo y estar por si acaso le pasa algo al próximo Cristo y no pudiera actuar, teniendo que salir yo otra vez. Estoy a disposición de la organización para representar cualquier papel, porque cada uno tiene su motivación. En un futuro me gustaría salir interpretando diferentes papeles.