Los lobos atacan a una vaca y a su cría en pleno centro del pueblo de Sarceda, en Tudanca

Dos ganaderos, con la ternera que resultó herida por el ataque de los lobos en Sarceda. /DM
Dos ganaderos, con la ternera que resultó herida por el ataque de los lobos en Sarceda. / DM

Ángel Manuel Cosío, propietario del ganado, dice que, tras un verano con numerosos ataques, la situación «es desesperada»

V. CORTABITARTETudanca

Los lobos volvieron ayer a hacer de las suyas en el municipio de Tudanca. En esta ocasión la víctima fue una ternera propiedad del ganadero Ángel Manuel Cosío, del pueblo de Sarceda. «Eran las cinco de la mañana más o menos cuando escuché a una vaca bramar desesperada», relata Ángel Manuel, que se asomó a la ventana y vio a dos lobos atacar a su ganado. «Uno estaba con la ternera y el otro tenía a la madre atrapada por una pata», continúa el ganadero, que recuerda que cuando gritó desde su casa «no hicieron ni caso, se fueron cuando salí a la calle».

La escena no resultaría nada extraña a los ganaderos de esta zona de Cantabria, acostumbrados en los últimos tiempos a ver cómo los cánidos salvajes se ceban con sus reses, si no fuera porque el ataque de los lobos se produjo en una finca situada en pleno centro de Sarceda, en una zona que cuenta con la iluminación de alguna farola del alumbrado público. «En los últimos años hemos visto muchos lobos atacar al ganado cerca de los pueblos, pero dentro ellos... cualquier día se van a meter en las cuadras», dice con cierta resignación el propietario de la res atacada, que califica la situación como «desesperada».

«En todos mis años nunca vi algo parecido, ni tampoco mis padres», dice Ángel Manuel, que recuerda que durante todo el verano los pueblos situados a las faldas de Peña Sagra se han visto muy afectados por el ataque de los lobos a sus yeguas, a sus ovejas y a sus vacas, causando numerosas bajas. «No ha habido día en el que no se haya producido un ataque», relata.

«Ahora están dentro de los pueblos... van a acabar entrando en las cuadras»

Pero, aunque la situación ya es de por sí mala, el ganadero tudanco considera que todavía puede ir a peor, ya que, según aventura, «si esto está pasando en estos momentos, cuando hay mucho ganado en las zonas altas del municipio, qué pasará cuando llegue el invierno y la comida escasee...».

 

Fotos

Vídeos