Las tormentas castigan Cantabria

Javier Rosendo

Fuertes precipitaciones se han cebado a última hora del miércoles con la costa y la zona occidental, donde han provocado inundaciones e incidentes

Teodoro San José
TEODORO SAN JOSÉSantander

Estaban anunciadas para la tarde, y bien que han caído. Lo han hecho con fuerza y en poco tiempo, lo que siempre añade ciertas dosis de contingencias, como así ha sido. Los chubascos y las tormentas se han centrado en la zona occidental de la región, donde han llegado a provocar algunas incidencias en forma de inundaciones y grandes balsas de agua. Principalmente en las localidades de San Vicente de la Barquera y en Cabezón de la Sal. Hasta las once de la noche, donde más agua ha caído es en la villa marinera, al recogerse 58 litros por metro cuadrado, todos ellos entre las nueve (37 litros) y las diez (21 litros), trombas que se han dejado notar en el barrio de la Barquera y en la zona de la playa.

Al barrio de la Barquera han tenido que acudir los bomberos del parque de Valdáliga (112) para achicar agua de varios portales, además de varios comercios, un supermercado y un garaje. Asimismo se han registrado inundaciones en varias urbanizaciones y en el hotel Don Ramón, todo ello junto a la playa.

En Cabezón de la Sal también ha sido intensa la tormenta que ha caído en torno a las nueve de la noche; la gran cantidad de agua caída ha afectado a algunas calles del pueblo, ha bloqueado algunas alcantarillas y ha provocado inundaciones principalmente en la avenida Concha Espina, en el barrio Las Tueras y en parte de la carretera N-634.

Las tormentas también han alcanzado la pasada noche a otras comarcas, como la zona del Pas, Besaya y alrededores de la bahía, destacando puntos como Sierrapando (donde a las nueve de la noche habían caído ya 23 litros), Piélagos y Santander, además de dar lugar a un reguero de incidencias. Según datos del 112, y además de la actuación reseñada en San Vicente, los bomberos de Los Corrales han sido requeridos para achicar agua por inundación en un garaje de la localidad, mientras que los bomberos municipales de Santander se han desplazado en dos ocasiones hasta El Astillero requeridos por las inundaciones.

Además, el último vuelo Madrid-Santander de Air Nostrum ha tenido que ser desviado a Bilbao.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos