«Solo les hemos reclamado que dejen la vivienda vacía»

«Solo les hemos reclamado que dejen la vivienda vacía»

La propietaria del piso en Solares cuyos inquilinos serán desalojados niega las afirmaciones de Stop Desahucios y explica que lleva meses pagando los suministros a la pareja, a pesar de que no se lo puede permitir

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

La propietaria de la vivienda del desahucio paralizado a una pareja con niños en Solares el pasado viernes ha aclarado en un comunicado que en la demanda judicial interpuesta sólo les ha reclamado que le dejen vacía la vivienda porque le hace falta para subsistir, no habiéndoles reclamado ninguna de las mensualidades que les adeudan. La mujer, «una viuda con escasos recursos económicos», aclara que no se puede permitir ella sola el mantenimiento de la propiedad sin sacar un rendimiento de la misma para que terceros la habiten, ya que desde hace meses asume además las facturas de luz, gas y agua de esta familia. A la par, lamenta que la Plataforma Stop Deshaucios haya «tergiversado los hechos» faltando a la verdad y deshonrando así la memoria de su marido, Venancio Diego, «que no hizo más que comportarse como un auténtico caballero», perdonando a esta familia deudas anteriores y permitiéndoles vivir en el inmueble hasta que han podido.

La Plataforma Stop-Desahucios emitía un comunicado el pasado sábado, 19 de enero, en el que relataba cómo se había conseguido paralizar un lanzamiento de una pareja y sus dos hijos pequeños en una vivienda en Solares. Desde este colectivo, se explicaba que se había conseguido paralizar el desahucio, apuntándose el mérito de dicha acción. No obstante, el abogado de la familia propietaria, David Romero Sumillera, aclaraba este martes en un escrito enviado a éste periódico que los hechos no habían sido tal y como los relataron desde la plataforma. Según el letrado, la suspensión del lanzamiento vino derivada de una «baja laboral de la letrada de la administración titular» en el Juzgado, y no de «una victoria legendaria con tintes heróicos» de Stop Desahucios.

A la par, el abogado de la propiedad niega que no se procediese a las notificaciones en tiempo y forma tanto del juicio, como de la sentencia o el lanzamiento de los procesados por parte del abogado de oficio que les defendió en el procedimiento, como se afirmó inicialmente por el colectivo, y que todo se debe a un «ardid procesal» de los demandados, aprovechando un resquicio jurídico del sistema de notificaciones. «Respecto de la indignante y sorprendente afirmación de contrario, de que no se procedió a notificarles en tiempo y forma y de que su abogado no les había notificado el lanzamiento, esto es igualmente falso, ya que todos los actos de comunicación se remiten bien por el juzgado, o bien por el procurador del procedimiento, e incluso habitualmente por los letrados y en este caso me consta que se ha realizado de esta manera igualmente», insistió. Cuestión distinta, advierte, es la acreditación de la entrega de dichas comunicaciones, «pero comunicarse, se les ha comunicado».

No hay reclamación económica

Desde la representación legal de la propiedad se aclaró ayer que de lo dicho por la Plataforma sólo es cierto que los demandados fueron siempre «pagando a trompicones, y de manera discontinua, hasta que dejaron de hacerlo completamente ». También que el difunto propietario, Venancio Diego, «en sus infinitas bondad y paciencia, siempre les dio todas las facilidades del mundo para que pagasen cuando pudieran y de la forma en que pudieran, llegando a condonarles la deuda acumulada en varias ocasiones», insisten. Una situación que se vino sosteniendo en el tiempo hasta que los demandados dejaron de pagar absolutamente cualquier concepto (tanto renta de alquiler como suministros de la vivienda, agua, luz, gas…), ante lo cual, los propietarios del piso les instan a que se vayan y les dejen libre la vivienda. «Se les reitera además, mediante burofax, que no se les va a reclamar ningún concepto de los que se les adeuda. Ni renta de alquiler, ni facturas de luz, de agua, de gas. Nada», reiteran.

A la par, el letrado insiste en su escrito en que su representada no es «una entidad bancaria» que va a desahuciar a una familia sin darles facilidades, ni proponerles un alquiler social, o a dejarlo directamente vacío y sin ninguna intención de ser ocupado. «Estamos hablando de una viuda con escasos ingresos económicos, que no se puede permitir tener un piso alquilado sin cobrar por ello, y no sólo eso, sino además teniendo que afrontar las facturas de los suministros de la vivienda a cuenta de los inquilinos, ya que de lo contrario, de tener la loca idea de cortar dichos suministros o proceder a su impago, para más INRI, podría tener problemas con la Justicia», concluye.

Sumillera aporta como prueba de todo lo que dice, la demanda interpuesta en el Juzgado, en la que se comprueba además que sus clientes «tan solo piden el desahucio, esto es, que abandonen la vivienda. No se reclama ningún tipo de deuda dineraria», insisten.