Santander creará un laboratorio urbano de tráfico y transporte

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, en el congreso Smart City Expo Puebla (México)./
El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, en el congreso Smart City Expo Puebla (México).

Durante los próximos tres años, la ciudad participa junto con Turín y Birmingham en un nuevo proyecto de innovación con un presupuesto de 5,5 millones de euros

DM .Santander

Santander ha recibido un nuevo proyecto de innovación, llamado SETA, en el que participan otros doce socios, entre los que se encuentran las ciudades de Turín (Italia) y Birmingham (Reino Unido), y cuya finalidad es crear un laboratorio urbano de tráfico y transporte. Con un presupuesto de 5,5 millones de euros, cuenta también con la intervención de la Universidad de Cantabria y se desarrollará durante los próximos tres años.

Según explica el Ayuntamiento de Santander, el objetivo de SETA (dentro del programa Horizonte 2020) es "aprovechar los datos procedentes de los miles de sensores instalados en la ciudad, así como de otros dispositivos que aportan información de tráfico". Con todos esos datos se pretende crear una "tecnología y una metodología" capaz de mejorar la forma en la que se organiza, controla y planifica la movilidad de las ciudades. Para desarrollar el proyecto, Santander dará acceso a los datos proporcionados por sus sensores de tráfico y movilidad y también sus bases de datos de información de la infraestructura.

Este nuevo programa lo dio a conocer el alcalde de Santander y también presidente de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), Íñigo de la Serna, en el congreso Smart City Expo Puebla, que se celebra en esa ciudad mexicana. Aquí habló sobre los "nuevos desafíos" de las ciudades inteligentes y también expuso el trabajo que se está desarrollando en Santander, con su participación ahora mismo en 16 proyectos financiados por la Unión Europea, que suman un presupuesto de más de 66 millones de euros y los que colabora con 233 socios.

Para De la Serna, "la construcción de una ciudad inteligente es, en realidad, la construcción de una nueva forma de comprender la ciudad y gestionarla. No hay ciudades inteligentes. No existen aún. Lo que existen son ciudades que aspiran, trabajan, orientan su modelo de futuro y sus prioridades para tratar, en el futuro, de convertirse en una ciudad inteligente". Aclarada esta filosofía, el regidor ha planteado un ejemplo de algo que puede ocurrir en una ciudad inteligente: "si se produce un hundimiento de la calzada, se activen automáticamente los mecanismos que cambien los semáforos, se dé aviso a los vecinos, se incremente la iluminación o se desvíe el transporte urbano".

Las cuatro fases de una ciudad inteligente

También expuso en el congreso que, desde el punto de vista político, avanzar hacia una ciudad inteligente "necesita liderazgo y acciones que ayuden a crear las condiciones de contorno para facilitar un ecosistema de cocreación". Y, en esta línea, ha apostado por crear esos "ecosistemas" y "laboratorios urbanos" que transformen las ciudades. Y se puede hacer tomando distintas medidas, dijo: con el despliegue de sensores, aplicación de beneficios fiscales a empresas tecnológicas, eliminando trabas burocráticas, la apertura de información a los ciudadanos por medio de las plataformas de 'Open Data', y el fomento de programas que aceleren todo el proceso, como las startups.

De la Serna explicó que el proceso de construcción de la ciudad inteligente se desarrolla en cuatro fases: despliegue de las infraestructuras, creación de una plataforma de gestión integrada de los servicios, implementación de la inteligencia reactiva y la de la inteligencia predictiva. En la primera fase están ya muchas ciudades, pero en la segunda "se cuentan con los dedos de una mano". Esa plataforma de gestión integrada de los servicios es la que será "el cerebro" de la ciudad, para visualizar todos los servicios de manera conjunta y tomar decisiones en uno de ellos en función de lo que esté sucediendo en otros. En su intervención, concluyó que "solo cuanto exista un grado de madurez alto en la cuarta fase -inteligencia predictiva- podremos hablar de ciudad inteligente".