Fuentes que no manan

Fuentes que no manan

De los dieciséis principales surtidores y estanques patrimonio de Santander, diez tienen cortado el suministro de agua

MARÍA DE LAS CUEVASSantander

No ha pasado inadvertido para los habitantes de la capital cántabra ni para sus turistas que sus más importantes fuentes no echan agua y esa carencia se prolonga en el tiempo. En algunos casos, como en la fuente de los niños con cántaro, conocida como de los meones, en los Jardines de Pereda, hace más de un año que el suministro fue cortado. Sin agua, sus querubines pierden toda la gracia. Y tampoco arrojan las dos bocas del monumento a Concha Espina, vecina del mismo parque. Un monumento obra del escultor Victorio Macho, encargo de Santander en 1927 e inaugurado por laReina Victoria Eugenia.

ver más

No son dos casos aislados. De los 16 principales estanques y fuentes que integran el patrimonio de Santander, al menos diez están sin agua y dos más lo han estado hasta hace muy poco, pero se acaba de restablecer su servicio. Estos últimos son el estanque del Parque de Mesones, que tras las labores de limpieza por acumulación de lodo se ha puesto a punto, y el estanque del Parque del Agua, donde detectaron fisuras que ya han sido solventadas.

Advertía sobre ello Agustín Vaqueroen una tribuna enviada a El Diario Montañés que ponia el foco informativo en esta situación.

Algunas de las más vistosas fuentes, como la de Los delfines, a la salida del túnel de Puertochico, en Los Castros; La Farola del Río de la Pila; el monumento al periodista José Estrañi, en la avenida de la Reina Victoria, o la de la casa-museo de Menéndez Pelayo, están fuera de servicio sin que el agua recorra sus circuitos.

Fuera de servicio

Fuente de los 'meones': Sin agua desde hace más de un año, requiere la reparación de sus bombas. La Fundación Botín es responsable de acometer la puesta a punto de este monumento instalado en los jardines en 1896, donado por la familia López Dóriga. La misma reparación se hará en la fuente-monumento de Concha Espina.
Casa de Menéndez Pelayo: Los responsables de la casa-museo pidieron hace años el corte de suministro debido a los problemas con las palomas, que se acercan a beber y estropean elementos arquitectónicos.
Farola del Río de la Pila Aunque funciona correctamente, el Ayuntamiento decidió cortar los chorros de agua porque los ciudadanos cruzaban la calzada para acceder a la fuente poniendo en peligro a conductores y peatones.

El mantenimiento de las fuentes de Santander corresponde a Parques y Jardines, a los talleres de la Concejalía de Barrios, Dinamización Social y Servicios Generales y, en otros casos, al área de Cultura y Patrimonio. El Ayuntamiento explica los motivos de esta sequía que afecta a las fuentes, que varían de un caso a otro. A veces, el corte de agua tiene su origen en razones de seguridad y en otras ocasiones se debe a labores de mantenimiento y limpieza, sustitución o reparación de viejos sistemas de bombeo, filtraciones de agua por fisuras e impermeabilización.

Nuestros ojos volverán a ver brotar el agua en los meones y en el monumento a Concha Espina cuando hayan sido reparados sus sistemas de bombas. El tiempo ha hecho mella y ambas instalaciones requieren labores de vaciado, limpieza y recambios, que son «responsabilidad de la Fundación Botín, tras el acuerdo al que se llegó con el Ayuntamiento para la ampliación y reforma de los Jardines de Pereda».

Una vez finalizados estos trabajos en los jardines, el mantenimiento de las fuentes volverá a ser competencia del Ayuntamiento. Por otro lado, el Consistorio aclara que una de las garzas de la fuente de los meones ha sido retirada para su restauración.

En cuanto a la fuente de Los delfines, en la rotonda frente al túnel de Puertochico, en la boca de Los Castros, conocido punto de celebración de victorias futbolísticas, lleva tiempo sin que sus chorros funcionen y esto se prolongará aún en el tiempo, según informa el Consistorio: «Tras realizar trabajos de impermeabilización para resolver unas filtraciones del vaso, el resultado no ha sido el esperado y se están analizando nuevas soluciones».

Seguridad

En cuanto a las razones de seguridad esgrimidas, el Ayuntamiento decidió dejar sin agua los caños de la farola en la rotonda del Río de la Pila porque «había ciudadanos que cruzaban de forma continuada para acceder a la fuente generando con ello un peligro para conductores y peatones».

La fuente de la casa-museo de Menéndez Pelayo «funciona correctamente», pero se decidió cortar el suministro «atendiendo a la petición de los responsables del museo, ya que el agua atrae a las palomas y pueden dañar elementosescultóricos del jardín», explica el Ayuntamiento.

Hay otras fuentes en la avenida de la Reina Victoria y en El Sardinero, como el bello monumento a la marquesa de Pelayo, el monumento a Estrañi, el mapa de Cantabria en relieve situado en el estanque de la Plaza de las Brisas y la fuente de la Iglesia de San Roque, «pendientes de diversas reparaciones y trabajos de puesta a punto que se irán acometiendo a medida que los servicios municipales responsables en cada caso puedan coordinar dichas actuaciones con el resto de trabajos que realizan».

También en la avenida de la Reina Victoria está la pequeña capilla de la Virgen del Mar que data de 1944, de cuya fuente no mana agua. Curioso altar callejero con tejado, antiguamente lugar de espera de tranvías.

Por último, un caso resuelto de forma favorable es el que se refiere al estanque del Parque de La Marga, «que se encuentra en perfecto estado de conservación». «El nivel de agua está en la actualidad algo bajo debido a la evaporación, pero se ha rellenado y se está haciendo un seguimiento», aseguran desde la Concejalía de Medio Ambiente.