Fuentes, patrimonio y agua

Es triste comprobar que todos los estanques y fuentes de Santander (16) tienen problemas (excepto dos) por la ausencia del imprescindible mantenimiento

AGUSTIN VAQUERO

En el inicio del año en curso pudimos disfrutar del tradicional concierto de Año Nuevo que RTVE retransmite desde Viena, interpretado por su orquesta filarmónica, bajo la dirección del genial maestro Mariss Jansons. Durante el concierto pudimos apreciar un reportaje de las magnificas fuentes existentes en la bella capital austriaca, que mantienen en perfecto estado de revista para disfrute de sus visitantes.

Traemos a colación este comentario para comparar lo expuesto con lo que sucede en nuestra querida ciudad con nuestras fuentes. Haciendo historia, podemos decir que la fuente más prestigiada de Santander es la popularmente conocida como la fuente de los meones, que procede de una finca de la familia López Dóriga, y que fue donada a la ciudad el 10 de junio de 1896, habiendo estado ubicada siempre desde esa fecha en diferentes puntos del Paseo de Pereda y que ha pasado por diferentes actos vandálicos, tal como sucedió en 1965 que arrancaron uno de sus niños por su base.

El 13 de julio de 2003 el que suscribe denunciaba en El Buzón de El Diario Montañés: «¿Dónde están las garzas de la fuente de los meones?». En la reciente remodelación de los Jardines de Pereda, al colocar nuevamente la fuente de los meones, las garzas situadas en la parte superior no son las que tenía originalmente. Las garzas originales eran tres, y no dos como actualmente tiene; además, las originales eran más esbeltas y sus figuras diferentes. Mi pregunta es ¿dónde están las garzas originales? Considero que no pueden desaparecer sin más, y por tanto deben encontrarse y reponerse.

La triste realidad es que nunca aparecieron las tres garzas robadas durante la reforma de los Jardines de Pereda en 2003 y las nuevas, al parecer, debieron adquirirse en algún pueblo de Castilla.

Al reformarse nuevamente los Jardines de Pereda he venido reclamando la falta de los chorros de agua de la fuente sin obtener respuesta, y la fuente ha permanecido totalmente seca. Esto ha sido aprovechado por algún canalla que, sin tener que mojarse, ha arrancado una de las dos garzas existentes así como la tapa de registro, posiblemente para hurtar la motobomba que mueve el agua. Reclamo la urgente reposición de las garzas y que disponga del correcto mantenimiento que proporcione una mejor imagen de nuestra ciudad. Para reponerlas recomiendo buscarlas en internet, en algún lugar donde se anuncia la venta de garzas fundidas de hierro.

Junto a la fuente de los meones, se encuentra el monumento a Concha Espina, al cual, desde que se cambió de ubicación, le faltan los chorros de agua que arrojan las dos cabezas de león y su pileta está enfangada con el agua de lluvia.

También en los reinaugurados Jardines de Pereda tenemos que su estanque tiene el agua estancada y maloliente, sin que se pueda ver el fondo de su pileta, que al parecer está agrietada.

En la Plaza de la Catedral, el estanque ha estado últimamente con el agua estancada y hace pocos días se ha limpiado con chorro a presión tras un año sin hacerlo.

En el parque de La Marga su estanque se encontraba sin agua.

La fuente de los delfines también se encuentra sin agua.

La fuente junto a la casa museo de Marcelino Menéndez y Pelayo está sin agua y no funciona desde hace años. El motivo de su estado son las palomas, para que no estropeen el entorno con sus excrementos, pero la realidad es que siguen estando porque siempre tienen el agua de lluvia almacenada en su pileta y debería reponerse el agua.

En el Río de la Pila la fuente farola tiene sus cuatro caños sin agua.

El bello monumento-fuente en honor de la Marquesa de Pelayo, sito en Reina Victoria, no dispone de agua.

El monumento a José Estrañi, en Reina Victoria, no dispone de agua en su fuente. En 1937 sufrió desperfectos desapareciendo la placa de bronce con la imagen de Estrañi. En 1983 se restauró el monumento y se le añadió una venus de mármol copia de la de Botticelli, que desapareció en 1999 durante una obra sin que se recuperase.

En la plaza de Las Brisas, el mapa de Cantabria en relieve debería reacondicionarse y reponerle el agua que configura la bahía.

La fuente situada junto a la Iglesia de San Roque se encuentra sin grifo y sin agua.

El estanque del Parque González Mesones está deteriorado, con sus aguas estancadas y sus fondos repletos de lodo. Tiene unas copias de edificaciones en estado lamentable, que deben ser reparadas.

El parque del agua (Sotileza), inaugurado en octubre de 2001, en teoría recrea el recorrido de un río desde su nacimiento hasta su desembocadura y sus diferentes aplicaciones. En la práctica está en triste estado de abandono con varias pintadas y sin agua.

Es preciso mencionar también el monumento a Augusto González Linares, al que le falta desde hace años la mano de la doncella, habiendo solicitado repetidamente su reparación y que causa bochorno, máxime cuando presumimos de ser una ciudad cultural y turística.

Hemos revisado las fuentes y monumentos relatados y es triste comprobar que todos los estanques y fuentes de Santander (16) tienen problemas (excepto dos) por la ausencia del imprescindible mantenimiento, y que para potenciar el turismo se debería incluir dentro de las medidas proyectadas por el Ayuntamiento con la inmediata reparación y acondicionamiento de nuestras fuentes. Que así sea.

Este artículo sirvió de base para elreportaje publicado por ELDIARIO el pasado domingo sobre la falta de agua en diez fuentes de la ciudad y sus causas.