El Centro Botín entra en su fase final sin problemas técnicos que resolver

El Centro Botín entra en su fase final sin problemas técnicos que resolver

La fecha oficial de apertura no se anunciará hasta que el edificio esté acabado

EFE

La construcción de Centro Botín ha entrado en su fase final ya sin problemas técnicos que resolver después de los dificultades que han acompañado el desarrollo de la obra desde su inicio, aunque la fecha oficial de apertura no se anunciará hasta que el edificio esté acabado.

El presidente de la Fundación Botín, Javier Botín, ha apuntado hoy que sus responsables tienen "fechas en la cabeza" y que espera que la apertura sea "pronto" pero también ha insistido en que no quiere crear falsas expectativas y ha apelado a la "cautela".

millones

19,6
destinó la Fundación Botín a las obras en 2015

"Falta relativamente poco y no queda ninguna incertidumbre técnica", ha dicho durante la presentación de la memoria de las actividades de la fundación en 2015 y antes de recordar los problemas que ha habido que resolver hasta ahora, como los de cimentación y los perfiles de las cubiertas.

Javier Botín ha detallado el estado actual de las obras, a las que la fundación destinó en 2015 más de la mitad de su presupuesto, 19,6 millones de un total de 34,8.

Así, en el sótano los trabajos están muy avanzados y ya han comenzado los preparativos para instalar la cocina del restaurante.

80%
de ambos edificios está acabado

En las fachadas sólo falta el recubrimiento de las escaleras y de la planta baja, "el muelle" del centro, que empezó la semana pasada.

En el volumen oeste del edificio está casi terminada la instalación del suelo de madera en la primera planta y en la segunda comenzará pronto y se están colocando las distintas capas del techo que modularán la entrada de luz natural.

Falta por acabar los interiores del volumen este, entre ellos el auditorio y en ambos edificios está ejecutado más del 80%.

Según ha destacado Botín, uno de los avances más visibles en las últimas semanas ha sido el del denominado "pachinko", el juego de plazas, pasarelas y escaleras que conecta los dos volúmenes.

De esta estructura falta la plaza central y su cubierta, además de la escalera principal. También está pendiente de instalar el suelo de cristal y la iluminación, con lo que el avance general del "patchinko" se encuentra en el 40 por ciento.

En cuanto a la urbanización del entorno del edificio, está hecha la plaza que une "el muelle" con el anfiteatro exterior y ahora se está trabajando en la zona situada bajo el volumen este.

Programa artístico de máximo nivel

El presidente de la Fundación Botín ha recordado que, en paralelo a la construcción del edificio, se ha desarrollado un programa artístico, a su juicio, "de máximo nivel".

Entre sus hitos ha destacado la exposición de Sol LeWitt y la publicación del catálogo de los dibujos de Murillo.

Los Jardines de Pereda fueron además el escenario de 74 actividades de verano, en las que participaron 14.000 personas y que, para Javier Botín, muestran que el Centro Botín "puede revitalizar y potenciar la vida de Santander con las artes".

Según el presidente de la fundación, más allá de las obras, el Centro Botín es "ya una realidad con una intensa programación" y cuenta con 16.000 amigos, además de 40 voluntarios.

Ha subrayado además que será "sin duda" el proyecto más importante de la historia de la Fundación Botín y potenciará el trabajo de formación, investigación y divulgación que lleva desarrollando más de 30 años.

Cree que será también "un lugar único" para el desarrollo de la creatividad aprovechando "el enorme potencial formativo" que tienen las artes y un nuevo lugar de encuentro en el centro de Santander que potenciará la vida de la ciudad y generará riqueza y desarrollo social en Cantabria.