Muere una mujer de 54 años atropellada por un camión en el centro de Santander

El accidente ocurrió pasadas las dos de la tarde cuando la víctima, natural de Unquera, cruzaba por un paso regulado por semáforos en el paseo de Menéndez Pelayo

VÍCTOR PUENTESantander

Una mujer de 54 años ha muerto este lunes atropellada por un camión de obra en un paso de peatones del paseo de Menéndez Pelayo, en el centro de Santander. El accidente ocurrió a las dos y cuarto, a la altura del hotel NH Ciudad de Santander, cuando un vehículo de grandes dimensiones que bajaba del Alto de Miranda hacia el centro de la ciudad arrolló a M.M.D.G, natural de Unquera, a la altura del número 8 de la citada vía. En ese punto existe un paso de peatones regulado por semáforos y por el que, según el conductor de un autobús municipal que en esos momentos se encontraba parado, "la señora estaba cruzando bien». La Policía trata de determinar la luz del semáforo en el momento del accidente.

Pocos testigos más vieron el atropello porque a la Policía Local le costó varias horas encontrar a alguien que testificara sobre lo ocurrido. Hasta que dieron con el conductor del autobús, los vecinos y comerciantes que se agolparon al comienzo de la calle Menéndez Pelayo no daban crédito a lo ocurrido y no podían ocultar su conmoción por la escena que se encontraron.

"Poco te puedo decir yo. He escuchado a los guardias y al salir del bar he visto a un camión con una señora justo debajo. La imagen era desoladora", relata uno de lo camareros del restaurante Agave Azul. Según lo "poco" que él "había oído" entre el tumulto de la veintena de personas que se concentraron a escasos metros del accidente, la mujer prácticamente falleció en el acto. "Un coche se detuvo en el islote para socorrer a la señora, pero decía que no había posibilidades de reanimarla. Luego vino la ambulancia para intentarlo también, pero ya era tarde".

Según los datos de la Policía Local, los sanitarios de la UVI-móvil que se desplazó hasta el lugar de los hechos certificaron su muerte a las 14.37 horas y se procedió, entonces, al levantamiento del cadáver y la correspondiente llamada al servicio funerario.

En la peluquería Le Petit Chesan, situada a muy pocos metros del lugar en el que se produjo el atropello, la noticia llegó con varias horas de retraso. A las dos y cuarto, cuando ocurrió el accidente, el local permanecía cerrado. Pero en cuanto volvió a abrir sus puertas por la tarde sus trabajadores no tardaron en enterarse del trágico suceso.

"No es muy agradable oír que en tu barrio muere una mujer porque un camión la ha arrollado. Lo único que he oído es que una mujer estaba cruzando la calle cuando pasaba un camión, pero cuando el conductor la ha visto ya era demasiado tarde para frenar", explican desde la peluquería, que recuerdan que Menéndez Pelayo es una calle estrecha para que pasen unos camiones de unas dimensiones tan grandes. "Debe haber obras por aquí porque hemos visto pasar varios", puntualizan.

El último accidente de tráfico reseñable que ha sufrido la calle Menéndez Pelayo tuvo como protagonista, precisamente, a la peluquería Le Petit Chesan. Ocurrió en mayo del año pasado cuando el conductor de una furgoneta perdió el control de su vehículo y se empotró contra la cristalería del local. La peluquería estaba llena de gente pero a diferencia de lo ocurrido ayer, no hubo que lamentar heridos ni víctimas mortales.