Arrancan las obras para estabilizar la arena de La Magdalena y Peligros

Javier Cotera

Este miércoles empiezan los trabajos preparatorios para que Tragsa aborde la construcción de los espigones

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

Las playas de Los Peligros y La Magdalena afrontarán desde este miércoles una obra que lleva años para abordarse, para definirse, para concluirse. Un sistema que permita que la arena se estabilice y no desaparezca con cada temporal y cada marea viva, dejando el lugar descarnado y lleno de piedras, y la consiguiente amenaza para la estabilidad de las edificaciones cercanas. La solución elegida, dos espigones que no han estado exentos de polémica, arrancará mañana con trabajos preparatorios como la colocación de estacas de madera para el cerramiento de la playa y el desmontaje manual de la estructura de madera situado junto a la escollera del muelle San Martín, al lado de las duchas de playa.

Según ha explicado el Ayuntamiento de Santander, también se protegerá el tronco de las palmeras existentes, se desmontarán los aparcabicis y los mástiles que se encuentran en los accesos a la playa de Los Peligros y se instalarán la señalización y el vallado de la zona de obra.

Las obras para estabilizar las playas son responsabilidad de la Dirección General de Costas del Ministerio de Medio Ambiente que le ha encomendado los trabajos a Tragsa después de la renuncia de la empresa Becsa, del Grupo Obinese, a la que le habían sido adjudicadas las obras en el año 2016 por 1.426.503 euros. Su renuncia y otros incidentes han ido retrasando unas obras que ya deberían estar acabadas según las primeras previsiones.

Además, la solución elegida provocó un enfrentamiento con el Gobierno que tardó meses en desbloquearse y que llegó a los tribunales y a un contencioso administrativo, que finalmente retiró el Ejecutivo de Miguel Ángel Revilla tras una reunión con la alcaldesa de Santander, Gema Igual. El Gobierno de Cantabria argumentaba que estas obras eran perjudiciales para el Lugar de Interés Comunitario (LIC) de las Dunas del Puntal y el Estuario del Miera, si bien un informe del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas, insistía en que no se producían afecciones naturales.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, y la directora general de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Raquel Orts, asistirán mañana, a partir de las 12.15 horas, al inicio de esas obras.

La solución elegida consiste en la construcción de espigones de escollera para que se genere una superficie de arena seca similar o superior a la existente, sin necesidad de las actuales aportaciones periódicas que compensen la pérdida continua de arena por la erosión. Uno de los espigones irá en La Magdalena, frente al balneario, con dos alineaciones. La primera se situará sobre los restos del pantalán y tendrá una longitud de 130 metros. La segunda corona a la misma cota que la primera, con una longitud de 65 metros. Otro de los diques Tira en San Martín, adyacentes al Promontorio de San Martín. Serán dos, uno exterior y otro perpendicular. Se dragará la zona entre los dos espigones, rellenándose después, consiguiéndose una superficie adicional de unos 2.450 metros cuadrados.

Habrá un dique sumergido en Peligros, que arrancará en el punto de unión de los dos espigones de San Martín, con una longitud de 75 metros. Su finalidad es contener la planta de la playa, generando poco impacto visual y no interfiriendo en el canal de navegación.