El Ayuntamiento admite que hay un déficit de limpieza y anuncia medidas para mejorarla

Bolsas esparcidas por el suelo, cajas de cartón y una alfombra junto a los buzones para basura orgánica en Nicolás Salmerón, barrio Castilla-Hermida. / SANE
Bolsas esparcidas por el suelo, cajas de cartón y una alfombra junto a los buzones para basura orgánica en Nicolás Salmerón, barrio Castilla-Hermida. / SANE

Los barrios de Santander muestran su descontento con el servicio que realiza la empresa de basuras y Quirós defiende a Ascán y culpa a «algunos comercios y hosteleros»

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

Hay un debate en Santander acerca del grado de insatisfacción respecto al servicio de limpieza y recogida de basura de los barrios, cuyo adjudicatario es Ascán. El Diario Montañés ha realizado un sondeo barrio a barrio para conocer la situación. La opinión de los vecinos de diferentes zonas de la ciudad ha sido común: existe un «descontento general» con el servicio de limpieza. Las asociaciones vecinales señalaron que «las aceras están negras», «casi no se barren las calles», «los contenedores están rotos y sucios», «la porquería se acumula en cada esquina», «hay más basura fuera que dentro del contenedor» y «los muebles y objetos metálicos se dejan días en la calle».

El concejal de Medio Ambiente, José Ignacio Quirós, reconoció la situación y admitió que «existe un problema de basura extra contenedor». Al escuchar estas deficiencias detectadas en los barrios por los vecinos, el concejal afirmó que «estamos de acuerdo con estos problemas, pero no estoy de acuerdo con el incumplimiento de Ascán, que en algunas calles está haciendo un servicio superior al ofertado en el pliego. Como es el caso de la calle Castilla, en la que por contrato se acordó que la unidad extra contenedor pasase una vez al día y al comprobar que no es suficiente, pasa dos veces al día».

EL DEBATE

Zona
BARRIO TETUÁN
Juan Olmo | Presidente Asociación Vecinal.
«La suciedad de los contenedores pringados de restos de marisco deja un olor cuando hay viento sur que da ganas de vomitar. No quedan papeleras, se han roto y no se han repuesto. Hay una pila de mierda acumulada en las aceras, sobre todo a la entrada del Mercado de Puertochico; alrededor de la zona del túnel en obras han aparecido ratas».
Ayuntamiento:
«La Ordenanza municipal de Gestión de Residuos Urbanos recoge que los usuarios están obligados a depositar los residuos dentro de los contenedores en bolsas cerradas para evitar que salga el líquido que causa malos olores. Las personas que lo infrinjan están obligados a la limpieza del área que hubieran ensuciado».
Zona
CAÑADÍO - ENSANCHE
Ricardo Alea | Presidente Asociación Vecinal:
«La zona está muy sucia y lo achacamos a los hosteleros por el tipo de residuos que vemos fuera del contenedor (botellines, cajas, embalaje...). Lo dejan fuera de los contenedores. Otro aspecto que denunciamos es la mala calidad de los contenedores, ya que muchos de ellos están rotos. Otras veces están saturados y no se recoge lo que queda alrededor».
Ayuntamiento:
«Los contenedores se deterioran por el mal uso que hacen algunos al colocar un palo o una caja para que se mantenga la tapa levantada. Así, se fuerzan las bisagras y se rompe la tapa. Hay falta de concienciación. Por propia comodidad no se pliegan los cartones. Vamos a insistir en el servicio de recogida en comercios 'puerta a puerta'».
Zona
RÍO DE LA PILA
Jesús Garay | Presidente Asociación Vecinal:
«La zona está muy sucia. No se barre lo suficiente. Se barre días alternos. Las colillas y suciedad se acumula en las aceras. El servicio de limpieza de la zona es desastroso, tanto el aspecto general de la calle como el área de contenedores. Otro problema que tenemos es que la gente escarba en la basura, rebusca y lo deja todo fuera. Esto se resolvería con policía en el barrio».
Ayuntamiento:
«El contrato del servicio de limpieza actual ha tenido que reducir por recortes la frecuencia del barrido de las calles, a tres días a la semana, o dos, según las zonas. Hemos intensificado la vigilancia policial para denunciar. En fechas señaladas, se refuerza el personal de este barrio, donde es más necesario que otros».
Zona
CASTILLA-HERMIDA
Juanjo de la Torre | Presidente Asociación Vecinal Los Arenales:
«Los comercios sacan sus embalajes de cartón a primera hora de la mañana, sin plegarlos, y los dejan en las aceras o junto a los contenedores. Lo mismo ocurre con las cajas de fruta. La zona está caótica. Se abandonan colchones, televisores... y se quedan todo el día en la calle».
Ayuntamiento:
«Hemos detectado una saturación de basura extra contenedor en este barrio. Ante esta situación, una unidad de operarios de recogida pasa dos veces al día, en vez de una, como establece el contrato. La recogida neumática tiene carga ilimitada, pero el ciudadano atasca el buzón al introducir bolsas demasiado grandes. Hay que llamar al servicio de recogida para grandes bultos».
Zona
LA FLORIDA
Mª Eugenia Carpintero | Presidenta Asociación Nueva Florida:
«La calle Magallanes está siempre muy sucia y las escaleras de Recadero, en Cisneros, es tremenda la suciedad. Hay que ir atento en el paseo para esquivar excrementos de perro y papeles. Acusamos falta de papeleras. El olor que sale cuando pasas delante de zonas de contenedor tira para atrás. La imagen empobrece la ciudad. Muchos contenedores rotos, desde hace meses».
Ayuntamiento:
La ordenanza prohibe abandonar basura fuera de los contenedores, salvo que sea imposible su depósito en el interior. Los usuarios están obligados a aprovechar la capacidad del contenedor, comprimiendo y plegando cajas. Cada dueño debe recoger los excrementos de su perro.
Zona
NUMANCIA-SAN LUIS
Miguel Ángel Quijano | Presidente Asociación Vecinal:
«La basura de las calles se debe a la falta de civismo. La gente deja las bolsas fuera del contenedor. En la calle Burgos hay latas y colillas por el suelo. En Isabel la Católica se han desplazado los contenedores 10 metros y la gente ya no va hasta ellos, dejándolo en cualquier lugar cercano y a cualquier hora del día».
Ayuntamiento:
«La ordenanza establece específicamente el horario para depositar la basura orgánica en los contenedores entre las 19.00 y las 22.00 horas, salvo servicios especiales de recogida con horarios específicos. Los locales comerciales o centros públicos o privados, cuyo cierre total sea anterior al horario establecido, podrán depositar los residuos a la hora de su cierren».
Zona
EL SARDINERO
Ramón Carrancio | Presidente Asociación Vecinal Ciudad de Santander y Cantabria:
«Malos olores y suciedad. En verano ha sido horrible. No hay barrenderos, se van jubilando y no se reemplazan. El servicio de limpieza tira agua a presión por las calles, que arrastra la suciedad y se queda debajo de los coches. No es efectivo. Por otro lado, la basura se deposita junto a la zona de contenedores subterráneos y el viento lo extiende».
Ayuntamiento:
«La ordenanza recoge que en áreas donde se establezca el sistema de contenerización soterrada, los usuarios dispondrán los residuos en bolsas cerradas de un tamaño adecuado a la boca del buzón. Aquellos residuos que por su tamaño no quepan se deberán trocear de modo adecuado antes de ser introducidos».
Zona
CUETO
Santiago Sierra | Presidente Asociación Vecinal:
«La basura extra contenedor es muy abundante. El servicio de limpieza de Cueto no actúa con la misma celeridad que en el centro de la ciudad, sobre todo en las zonas alejadas. En el centro pasan pequeñas unidades a recoger lo que se queda fuera del contenedor que por aquí no vemos pasar. Las podas, muebles y objetos metálicos abandonados durante días son otro problema».
Ayuntamiento
«En cada zona, el servicio, en base a su experiencia, establece la frecuencia con la que tiene que acudir a recoger residuos. La basura orgánica se retira una vez al día y el reciclaje cuando está al 75%. En octubre se ha multado con falta grave a un vecino de Cueto por dejar podas en la calle y a otro por tirar escombros».

En la ciudad hay 3.000 contenedores, 1.971 para basura orgánica, 618 para envases (color amarillo) y 642 para papel y cartón (color azul). Los primeros se recogen diariamente, mientras que los de reciclaje, cuando están al 75% de su capacidad. Además están los 250 contenedores soterrados y los 253 buzones de recogida neumática.

El concejal recordó que la adjudicación a la baja del contrato del servicio ha limitado los recursos destinados a la limpieza de las calles, «por los recortes», explicó. «Antes el contrato era de 21 millones de euros anuales y el nuevo pliego es de 17 millones. Motivo por el que se bajaron las frecuencias del barrido en la ciudad, pasando de barrer diariamente a hacerlo tres días a la semana, o dos días, según las zonas», dijo Quirós.

Por su parte, la empresa Ascán rehusó hacer declaraciones al respecto a este periódico, a pesar de que los vecinos han transmitido su descontento con el servicio a través de numerosas denuncias registradas en el Ayuntamiento. Algunos de ellos acusan a Ascán de incumplir el contrato y ponen ejemplos: «El pliego recoge que una camioneta lavará los contenedores dos veces por semana, pero pasa cada 15 días», según aseguró Ramón Carrancio, presidente de la Asociación Vecinal Ciudad de Santander y Cantabria, cuya percepción es que «Ascán hace la mitad del rendimiento de lo contratado». En Río de Pila observan que «faltan barrenderos. Si ahora pasan la mitad de veces que antes, se debería cobrar la mitad del impuesto», advirtió Jesús Garay, presidente de la asociación de vecinos del barrio.

Tanto las asociaciones vecinales como el Consistorio coinciden en que gran parte del origen del problema de limpieza en los barrios se debe al comportamiento de algunos ciudadanos que no depositan correctamente los residuos. Miguel Ángel Quijano, presidente de la asociación de vecinos de Numancia, aseguró que «hace falta que la gente no deje la basura en la calle y que cumpla con el horario del servicio. Existe una gran falta de civismo. Por ejemplo, en Isabel la Católica se han movido 10 metros los contenedores y ahora la gente no quiere ir hasta allí y lo deposita en la calle. Por no hablar de las latas y colillas que se tiran al suelo en la calle Burgos».

Por su parte, José Ignacio Quirós concretó que «en general no es el ciudadano el causante del problema, que habitualmente se comporta de forma cívica. Son algunos comerciantes y hosteleros -no todos- quienes incumplen la Ordenanza Municipal de Gestión de Residuos Urbanos y Limpieza Viaria, a la hora de tratar los grandes residuos, como embalajes voluminosos, cajas de cartón o de madera para frutas». De forma que, «unos pocos están haciendo daño a muchos», lamentó el concejal. «Reconozco que no lo hacemos perfecto, pero empleamos medios y dinero para intentar que esté en orden. Hemos detectado las zonas problemáticas y estamos incidiendo en ellas para minimizar el déficit» y «ya hemos intensificado la presencia policial para que se multe a quienes depositan mal la basura».

Ante la respuesta proactiva del Ayuntamiento, las asociaciones vecinales se mostraron «escépticas» ya que aseguran que «la situación se produce desde hace años y el Ayuntamiento está al tanto y no ha hecho nada». «Se lo hemos mostrado a la alcaldesa cuando ha venido a Tetuán y ha visto con sus ojos la pila de mierda que hay bajo la pasarela que entra en la calle Tetuán, por ejemplo. Pero no se hace nada al respecto», denunció el presidente de la asociación de vecinos del barrio, Juan Olmo.

«La ciudad de Santander, siempre bella y leal. Lo de bella sí, pero llena de mierda. Por el bien de nuestros vecinos y visitantes, y sobre todo por higiene, alcaldesa solucione el problema ya, porque esta ciudad no se merece esto», se lee en un comunicado enviado esta semana por Ricardo Sáinz Obregón, presidente de Fecav, Federación Cántabra de Asociaciones de Vecinos. «Se nos están acumulando las quejas de los vecinos y asociaciones de Santander, por la falta de limpieza en nuestros barrios, céntricos, periféricos y ocultos», continua el escrito.

Medidas de refuerzo

Las medidas que se iniciarán para mejorar la limpieza de las calles de Santander son tres: reforzar la vigilancia, más concienciación social e insistir en el servicio 'puerta a puerta' de los comercios. En este sentido, «ya ha aumentado la presencia policial para multar este tipo de malas prácticas al depositar la basura, algunos de paisano», subrayó Quirós. La Policía local ha puesto desde agosto tres denuncias en la calle Castilla por falta grave al dejar cajas fuera del contenedor y otra por arrojar botellas de cristal. En octubre, la policía ha puesto cinco denuncias por vertido incontrolados en Cueto y Monte: a dos vecinos por dejar restos de poda en la calle; otras por tirar en la calle un mueble, sacos de escombros y una bombona.

La vigilancia tendrá un papel importante, pero «no se puede vigilar a todo el mundo, tiene que haber voluntad de hacerlo», subrayó el concejal. Para ello, se volverá a lanzar una campaña informativa de concienciación y sensibilización social para recordar las obligaciones de los ciudadanos que recoge la Ordenanza de Recogida de Residuos y Limpieza Viaria y se reincidirá en la forma de plegar los envases y cartones. También incluirán charlas en los colegios.

La tercera línea de actuación del Ayuntamiento será promover e informar sobre la existencia del servicio 'puerta a puerta' en los comercios, al que hoy en día hay 362 negocios adscritos. El servicio gratuito ofrece recoger en la puerta de los establecimientos, papel y cartón dos o tres veces a la semana. Esto libera al comerciante de tener que ir al contenedor a introducir cada paquete. Con este servicio, el camión de recogida se los lleva todos de una vez, si bien, no exime de la obligación del comerciante de plegar los embalajes debidamente uno a uno.

Con esta medida se busca eliminar situaciones como la que describe una vecina de Nicolás Salmerón, que asegura que «diariamente», ve como «a las siete de la mañana llega el pedido a los comercios de la calle y después de colocar los productos, depositan todo el embalaje que les sobra en la misma acera».

El Ayuntamiento advirtió de que esta práctica es considerada una falta grave y avisó de que se vigilará con mayor contundencia. Las infracciones leves van de 90 a 300 euros; las infracciones graves, de 301 a 600 euros; y las muy graves, de 601 a 30.000 euros. «No conocer la ley no exime a su cumplimiento», recordó el concejal de Medio Ambiente.

Las frecuentes averías de la recogida neumática

La recogida neumática funciona en el barrio de Castilla-Hermida desde 2006. El sistema se instaló por un motivo de eficiencia, ya que los buzones de recogida tienen capacidad ilimitada al estar comunicados a una red de tuberías que conecta con la central de residuos, en La Marga. De esta forma, cuando el sistema detecta que hay carga, se activa automáticamente la aspiración de residuos mediante un mecanismo que funciona las 24 horas del día.

Entonces, ¿por qué falla la recogida neumática en la calle Castilla y sus transversales, tanto que se ha convertido en uno de los puntos más conflictivos de la ciudad en niveles de basura extra contenedor?

La respuesta es que las frecuentes averías del servicio por atasco ocasionan un tapón, de forma que los ciudadanos que van llegando depositan la basura en los alrededores generando un volumen desmesurado de residuos a la vista. Los técnicos se han encontrado dentro del buzón averiado una tabla de planchar, una alfombra y un palo de escoba. Fueron casos extraordinarios, lo más frecuente es que se tapone por una bolsa de basura de mayor tamaño que el propio buzón, ya que el mecanismo de absorción sólo se activa cuando la tapa está cerrada.

La asociación de vecinos Los Arenales ha pedido al Ayuntamiento que garantice el cumplimiento de la ordenanza y que ponga en marcha una campaña de concienciación en los comercios, que son en gran medida los causantes del problema». «La falta de actuación nos ha llevado a presentar dos denuncias contra el Ayuntamiento. Por su parte, la asociación vecinal Los Rosales anunció este semana movilizaciones permanentes si no se tomen medidas para solucionar esta problemática en el barrio de Castilla-Hermida.