Una calle para el escultor cántabro Ramón Muriedas

Arriba, imagen de la escultura Neptuno Niño, en el promontorio de la playa de El Camello poco antes de ser retirada./Daniel Pedriza
Arriba, imagen de la escultura Neptuno Niño, en el promontorio de la playa de El Camello poco antes de ser retirada. / Daniel Pedriza

Familiares del autor de la obra Neptuno, que volverá a la playa de El Camello tras su restauración, solicitan que se ponga al aparcamiento el nombre del artista

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

Amigos y familiares del escultor cántabro Ramón Muriedas Mazorra (Villacarriedo, 1938- 2014), autor entre otras obras del Neptuno Niño, que durante tres décadas estuvo situada en la playa de El Camello, se han unido en una petición pública dirigida al Ayuntamiento de Santander para dar el nombre del artista al aparcamiento junto a esta playa santanderina.

La iniciativa encabezada por su hijo, Ramón Muriedas Senarega, lleva conseguidas 500 firmas y pretende reconocer el trabajo del artista, uno de los máximos exponentes del realismo mágico escultórico, destacado con 12 premios nacionales. La solicitud dice: «Nombren el 'parking' de la playa de El Camello en Santander 'calle Escultor Ramón Muriedas'». Está registrada en Change.org.

La escultura también conocida como El Niño Pez, que actualmente se encuentra en proceso de restauración, estuvo situada desde 1979 hasta 2012 en lo alto del promontorio de esta playa, convirtiéndose en un símbolo de la ciudad. Y, previsiblemente, volverá a su lugar original en unos meses.

La escultura fue retirada debido a su avanzado estado de deterioro provocado por golpes de mar y salitre, que hicieron mella en el bronce. También, a consecuencia de los actos vandálicos y la sustracción de elementos de la escultura: el tridente que sostenía el niño y uno de sus brazos.

El fallecido escultor Ramón Muriedas.
El fallecido escultor Ramón Muriedas. / DM .

La pérdida de estas piezas entraña un esfuerzo añadido al trabajo de restauración en el que está inmerso el escultor José Cobo Calderón. «Me enorgullece llevar adelante este proyecto, ya que traté al autor en vida. Supone un enorme reto moldear una escultura como lo hubiera hecho Muriedas, es decir, acabar su trabajo», explicó Cobo. «La complejidad técnica reside en los volúmenes, las proporciones concretas de Muriedas y sus texturas imitando escamas». El proyecto se financia a cargo de los Presupuestos Participativos de 2016 del municipio.

Según informó el Ayuntamiento, la escultura estará lista antes de que termine el año y en ese momento volverá a lo alto de la roca de playa de El Camello, donde se la recuerda. El deseo de la familia es que se celebre un acto homenaje a Muriedas, coincidiendo con ese día. Al cumplirse tres años de la muerte del autor, su hijo considera que la relevancia del trabajo de su padre no ha sido reconocida públicamente. «La ciudad le debe algo a mi padre, que tanto amaba y defendía; su inspiración como artista, en sus costas y sus gentes, le vino de Santander. Es de justicia que vuelva a su ubicación original, es lo que a él le gustaría y a mucha gente anónima que me lo transmite», aseguró su hijo. «Creo que el tiempo situará a mi padre en el sitio que merece, a nivel mundial. Fue un autor perfeccionista, que no usaba hierros dentro del barro, un fuera de serie», destacó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos