San Cándido invertirá 3,7 millones en la reforma de sus instalaciones

Vista general de uno de los edificios que forman el complejo de la residencia geriátrica San Cándido./DM
Vista general de uno de los edificios que forman el complejo de la residencia geriátrica San Cándido. / DM

La importante obra en el centro geriátrico se centrará en la mejora del módulo central y afectará a varias plantas. El Ayuntamiento ya ha dado la licencia para iniciar los trabajos

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

El Ayuntamiento de Santander ha concedido licencia a la residencia San Cándido para la reforma del módulo central, en el que la entidad realizará una inversión de alrededor de 3,7 millones de euros, sin contar el IVA. La intervención afectará principalmente a las plantas primera, segunda, tercera y cuarta, aunque incluye también actuaciones puntuales en la planta baja y en la quinta, sumando en total una superficie de trabajo de algo más de 6.000 metros cuadrados.

La actuación sucede a la inversión realizada en la reciente ampliación del centro, inaugurada el pasado mes de mayo, que supuso un gasto de otros 10 millones de euros para la construcción de un nuevo bloque.

UNA INSTITUCIÓN CENTENARIA

28.000
metros cuadrados tiene la finca en la que se levanta San Cándido, en Cajo.
2018
En este año se inauguró el nuevo edificio, con 172 habitaciones.

La residencia para mayores San Cándido se ubica en una parcela de unos 28.000 metros cuadrados de superficie en la calle Cajo. Cuenta con una superficie construida de unos 26.000 metros cuadrados, repartidos en tres módulos: el este, el oeste (abierto en mayo de 2018) y el central, que sirve de conexión entre ambos y va a ser remodelado en la obra prevista. El centro tiene una importante zona de jardines.

Escaleras y ascensores

Entre las obras previstas se incluye la supresión de una de las dos escaleras actuales y el cerramiento de la que se mantiene para que sea una escalera protegida. Además, se cambiarán los tres ascensores existentes por dos montacamillas para dar mejor servicio a los residentes.

En la planta baja los únicos trabajos que se ejecutarán serán el cierre de la escalera que comunica verticalmente todo el edificio central, la creación de un almacén en el hueco que queda tras la demolición de la otra escalera, y el traslado de la peluquería al módulo oeste.

Por su parte, en planta primera se realizarán actualizaciones de los usos existentes (administrativo y área médica), se ubicará una nueva sala de rehabilitación y se acondicionará también una nueva sala de formación.

Por lo que respecta a las plantas segunda, tercera y cuarta, mantendrán como uso principal el alojamiento de los residentes, pero variando la geometría y el número de habitaciones para cumplir con las actuales normativas de accesibilidad en este tipo de establecimientos. Además, a estas plantas de habitaciones se le da el carácter de unidad convivencial, dotándoles de espacios de sala de estar y comedor con oficio compartido, entre otros servicios.

El centro tiene 409 plazas en la residencia y 70 en el Centro de Día, todo en la finca de Cajo

En cuanto a la planta quinta, la actuación es también puntual y consiste en la construcción del tramo de escalera que comunica la planta cuarta con la planta quinta y la formación de un patinillo de instalaciones general vertical, para que por él discurran las tuberías, cables, etc. Recorrerá las plantas del edificio por el espacio que ocupa actualmente la escalera que se elimina con las obras.

El proyecto contempla la renovación general de acabados interiores en suelos, paredes y techos, así como la sustitución de carpinterías interiores y parte de la carpintería exterior. Se cambiará también la carpintería en barandillas y se renovarán las instalaciones de climatización y fontanería, colocando suelo radiante para las habitaciones.

Apuesta por la mejora

Con todo ello, San Cándido sigue apostando y realizando un importantísimo esfuerzo inversor por mejorar sus instalaciones, no solamente desde el punto de vista de la renovación de la construcción, sino de la mayor calidad de las mismas, con mayor número de habitaciones individuales y más amplias, y dotadas de mayores zonas de esparcimiento y convivencia mediante la creación de espacios de uso común por planta.

El concejal de Infraestructuras, Urbanismo, César Díaz, destacó ayer «la importante apuesta que está realizando la Fundación San Cándido para la modernización y mejora de las instalaciones y para ofrecer una atención profesional y de calidad de los usuarios».

Y subrayó también el edil «el esfuerzo inversor asociado a estas mejoras, que redunda a la vez en la creación de actividad económica y empleo en la ciudad, y se suma al impulso que se está dando a la inversión productiva desde la administración municipal y a la reactivación que se observa también en la inversión privada».

Una herencia permitió construir el último edificio

En mayo pasado la Fundación San Cándido inauguró un nuevo edificio en Cajo, en el que invirtió nada menos que 10 millones de euros y que, en parte, se financió gracias a la donación de una de las residentes en la instalación (Carmen Noval), quien a su fallecimiento realizó un importante legado económico. El nuevo edificio permitió aumentar en 180 el número de plazas disponibles en el centro, que ahora cuenta con 409 en la residencia y 70 en el centro de día. El arquitecto Ignacio Ortiz diseñó el proyecto del nuevo edificio, con zonas comunes muy modernas, que se parecen más a un hotel que a una residencia. El edificio inaugurado en 2018 tiene 172 habitaciones, el 70% individuales.