La empresa de socorrismo multada por el Ayuntamiento impugnará el próximo concurso

Puesto de socorristas en la playa de Los peligros el pasado verano. /Roberto Ruiz
Puesto de socorristas en la playa de Los peligros el pasado verano. / Roberto Ruiz

Aunar denuncia que se pasa «de unos pliegos de valoración 100% automática a otros con 49 puntos de valoración subjetiva»

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

La relación entre el Ayuntamiento de Santander y Aunar Group (la empresa catalana a la que se contrató el verano pasado para el servicio de salvamento y socorrismo en las playas del municipio) amenaza con convertirse en un culebrón. La sociedad, que aspiraba a cumplir dos años de contrato y se encontró con una sanción del Consistorio al acabar su primer ciclo, prevé impugnar el pliego de condiciones elaborado por Santander para este año. Según indicó Pablo Martín, portavoz de la compañía, las condiciones establecidas en él no se ajustan a la ley, por ejemplo, en materia de la titulación exigida a los socorristas.

El aterrizaje de Aunar en Santander en junio pasado distó de ser tranquilo. La firma le ganó el concurso a la Cruz Roja -entidad que llevaba 20 años prestándolo- con una rebaja del precio de adjudicación y Cruz Roja hizo público su malestar. Al concluir el verano, el Ayuntamiento discutió las prestaciones ofrecidas por la empresa contratada, al extremo de que se le abrió un expediente sancionador y se le reclamaron casi 25.000 euros. En breve, ambas partes se verán en los juzgados a donde han llegado con sus diferencias. Este primer contrato era prorrogable por otro año.

El Ayuntamiento acusó a Aunar de no haber aportado un ayudante con titulación de Técnico en Transporte de Ambulancias; y varios fallos relativos a las condiciones del material de los puestos y a las mejoras a las que se había comprometido la firma. También especificó cuatro infracciones leves que la empresa tacharía de «ridículas».

El Ayuntamiento saca el servicio este año a concurso por 396.882 euros

A primeros de este año, Santander hizo pública su intención de no renovar su vínculo con esta compañía, a lo que Martín contestó con el anuncio de que su empresa tenía previsto concurrir de nuevo al concurso. Pero el pliego de condiciones para buscar nuevo adjudicatario ya está listo y la empresa adelanta que habrá más guerra. Martín indicó a este periódico que su grupo impugnará todos aquellos puntos «que están mal, como la cláusula sobre la titulación» que se pedirá a los socorristas. «El asuntos es que no pueden ir contra las leyes. Si la ley permite contratar socorristas que tienen títulos de empresa, no puedes excluirlos».

El portavoz empresarial criticó que el Ayuntamiento haya corregido para este verano «todos los epígrafes que tienen que ver con los supuestos incumplimientos de los que se nos acusa». Una vez que se ha puesto en duda su profesionalidad, «nosotros ahora debemos ir hasta el final», sostuvo.

Martín arremetió también con los requisitos establecidos para hacerse con el servicio porque pasan de presentar un pliego 100% automático (en el que todo depende de valoraciones numéricas) a otro en el que casi la mitad «depende de una valoración subjetiva». Esto supone «dejar más margen de decisión a los técnicos» y le da qué pensar. «La parte subjetiva para puntuar a una empresa no suele pasar del 20%», afirmó, porque ahora en todos los pliegos «se tiende a la valoración automática ya que así aumenta la transparencia».

En Santander, según su denuncia, ocurrirá lo contrario. «51 puntos serán objetivos y 49 -el máximo permitido- serán subjetivos». En 2017, Aunar se hizo con la vigilancia de las playas santanderinas ofreciendo una rebaja sobre el precio oficial de licitación de más de 10.000 euros por verano. Este año, el presupuesto del Ayuntamiento para este servicio se ha fijado en 396.882 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos