Pirotecnia e incertidumbres

Fuegos lanzados desde la Grúa de Piedra en una de las últimas ediciones./Javier Cotera
Fuegos lanzados desde la Grúa de Piedra en una de las últimas ediciones. / Javier Cotera

La segunda noche de fuegos (23.00 horas) se vivirá con el riesgo de lluvia

Álvaro Machín
ÁLVARO MACHÍNSantander

«Hay una ligera probabilidad de que chispee algo pero, en todo caso, poca cosa y que no debería alterar los fuegos». Lo primero es responder a la gran pregunta de los que están haciendo planes y la respuesta la ofrecen desde la Agencia Estatal de Meteorología en Cantabria (suya es la frase que abre este texto). En principio, a la hora prevista para los fuegos artificiales de esta noche (23.00 horas) no se espera una lluvia intensa. Por eso, si la cosa no se tuerce a medida que avance la jornada, será la segunda y última noche de estruendos en el cielo de la capital dentro del programa festivo. Esta vez, eso sí, en el centro de la ciudad y no en El Sardinero, como la víspera de Santiago.

Se lanzarán desde el Muelle de Calderón en un evento que lleva por título 'La luz de Repsol' y que está, además, vinculado a la celebración de la Feria de Día (a las casetas). Es, de hecho, básico para los hosteleros que se apuntaron este año al pincho y caña. Ayuntamiento, Pombo y Alfonso XIII (zonas de casetas) viven una de sus grandes noches con la convocatoria de los fuegos artificiales. Por eso, ellos son los que más 'rezan' para que el tiempo aguante y no llueva.

Según confirman desde el Ayuntamiento, el espectáculo pirotécnico «tendrá una duración de diez minutos» (el del pasado miércoles llegó hasta los 18 y la opinión general es que el nivel fue más alto que en otras ocasiones). En el Consistorio explican que esta vez serán «fuegos de baja altura y proximidad, en los que destacarán efectos como el lanzamiento de multifocos luminosos, sauces parpadeantes, lentejuelas flash o palmeras y efectos blancos». «El lanzamiento -prosiguen- estará dividido en doce conjuntos, con sistema de disparo pirodigital, y concluirá con apoteosis final multicolor y trueno blanco».

Desde Aemet pronostican que a esa hora el agua no será, en principio, un problema

Más allá de tecnicismos, el encanto. La noche de El Sardinero tiene más tradición. Más magia. Más Santander de toda la vida. Sin embargo, ya van unas cuantas ediciones de fuegos en el centro de la ciudad y la cita ya está implantada en el calendario. Con su propio acento. La bahía iluminada, el muelle abarrotado de público, el reflejo en el Centro Botín o la estampa con la Grúa de Piedra como testigo. Y también un buen puñado de actividades programadas como complemento del espectáculo. Desde primera hora de la tarde. A las siete, por ejemplo, habrá un espectáculo de baile en el auditorio del edificio de Renzo Piano y a las ocho, un concierto de jazz en los Jardines de Pereda. Enfermo Imaginario (Plaza del Ayuntamiento) y La Jaula de Atenea (Plaza de Pombo) actuarán a partir de las nueve. Serán los aperitivos antes de los cohetes. Y, como postre, la cita en la Porticada con Fórmula Abierta una vez que hayan terminado.

Recolecta solidaria

Los fuegos serán -casi y con permiso del domingo- la traca final de las fiestas. Pero el sábado tendrá, además, otro aliciente especial. El Ayuntamiento de Santander y las peñas festivas, en colaboración con la Federación de Peñas Taurinas, promueven la gran recolecta solidaria para recaudar fondos para becas de comedor escolar en la ciudad. Quienes deseen colaborar podrán hacerlo en los accesos al coso de Cuatro Caminos antes del inicio de la corrida del día, entre las cinco y las seis y media de la tarde. En este sentido -el solidario-, el día incluye un arroz marinero en la Plazoleta de Tetuán a cargo de la peña El Pezón a favor de la Asociación de Esclerosis Múltiple (14.00 horas) y una marmita en el Pesquero de la peña del barrio en beneficio del convento de monjas (22.00 horas).