La Fundación Botín vende 'Villa Iris' y la sala de exposiciones de la calle Marcelino Sanz de Sautuola

Villa Iris, en el Paseo de Pérez Galdós./
Villa Iris, en el Paseo de Pérez Galdós.

Los ingresos obtenidos se dedicarán a desarrollar el programa de actividades artísticas en el Centro Botín | En 2017 aumento un 20% el presupuesto para actividades

DM .
DM .Santander

El director general de la Fundación Botín, Íñigo Sáenz de Miera, ha anunciado hoy que se ha vendido 'Villa Iris' (en el Paseo de Pérez Galdós, 47) y la parte que tenía en propiedad del local de exposiciones de la calle Marcelino Sanz de Sautuola. Y ha explicado que los ingresos obtenidos por estas operaciones se dedicarán a desarrollar el programa de actividades de la Fundación, fundamentalmente al área artística del Centro Botín.

Sáenz de Miera, que ha dado a conocer estas ventas durante la presentación de la memoria de actividades de 2017 de la Fundación Botín, no ha dado más detalles de las operaciones porque los acuerdos, que se han materializado «este año», tienen carácter «confidencial», según recoge Efe.

A su juicio, seguir utilizando la sala de exposiciones «no tenía ningún sentido», una vez construido y estando en funcionamiento el Centro Botín.

Según Sáenz de Miera, los ingresos obtenidos a través de las operaciones se destinarán principalmente a cuestiones relacionadas con el arte. «A nadie se le escapa que el Centro Botín requiere de una inversión muy importante», ha agregado.

Además, el director general de la Fundación Botín ha explicado que todavía no se puede saber cuál ha sido la inversión total destinada a la construcción del Centro Botín, inaugurado el 23 de junio del año pasado, en el que contó con una partida cercana a los 3,5 millones de euros.

Según Sáenz de Miera, el Centro Botín ha ayudado al «vaciado» de la sede de Pedrueca, que a partir de ahora podrá acoger otras actividades, como el taller de artes plásticas de Cristina Iglesias, que tradicionalmente se celebraba en 'Villa Iris'.

En cuanto a las cifgras globales de la Fundación, Sáenz de Mira ha explicado que se invirtieron 19,5 millones de euros en sus actividades culturales en 2017, el año «más importante» de esta entidad en sus 54 años de historia por la apertura del edificio diseñado por Renzo Piano.

El director general ve la apertura del Centro Botín como «un nuevo comienzo» en la misión de la entidad de contribuir a la generación de desarrollo social, económico y humano, tanto en Cantabria como en el resto de España y en el extranjero.

Sin contar con la inversión dirigida al Centro Botín, Sáenz de Miera ha señalado que el presupuesto de la fundación se aproximó a los 13 millones de euros, con un incremento del 20 por ciento de la cantidad destinada a su actividad respecto a 2016. También en 2017 se ha avanzado en materia de innovación y en la colaboración con otras entidades sociales, lo que ha permitido abundar en la «mejora» de la «eficiencia» de las actividades que organiza la fundación.

Roberto Ruiz

«Lo importante empieza ahora: trabajar para que el Centro Botín cumpla su misión sin dejar de impulsar los programas e iniciativas que la fundación desarrolla en el resto de áreas», ha subrayado. Y ha señalado que para comprobar el cumplimiento del objetivo del Centro Botín, que es potenciar la cultura de Cantabria, habrá que esperar «cinco, diez o quince años», aunque ha manifestado su agradecimiento por la acogida de los visitantes.

Eficiencia, innovación y colaboración

Según Sáenz de Miera, la inauguración del Centro Botín se suma al impulso de los programas que desarrolla la fundación en torno a tres ejes: la eficiencia, la innovación y la colaboración.

En este sentido, ha analizado los avances de los distintos proyectos de la institución, como 'Mind the gap', una iniciativa para fomentar el emprendimiento que cerró 2017 con 5 compañías que alcanzaron una facturación conjunta de 1,2 millones de euros.

Además dos nuevas «startups» se han incorporado al programa, con el compromiso de invertir 844.000 euros en los dos próximos años, mientras que el proyecto ha recuperado su inversión tras salirse de una de sus primeras apuestas, la empresa Dreamgenics, demostrando así la sostenibilidad del modelo.

Mejorar la calidad educativa con la introducción de la inteligencia emocional, social y el desarrollo de la creatividad es el objetivo de la Educación Responsable, una iniciativa en la que participan 125.000 estudiantes y que este año ha llegado a 12 nuevos centros de Uruguay y a otros 4 de Chile, de un total de 254 colegios e institutos.

Sáenz de Miera ha apostado por la educación en inteligencia emocional y social, que, a su juicio, ayuda a mejorar la orientación social de los niños a través de cualidades como la generosidad, la empatía y la colaboración, además de reducir comportamientos agresivos. Por ello, la Fundación Botín y la OCDE trabajan ya para hacer de este programa «una experiencia aprovechable» para otros países europeos.

En el ámbito social, Sáenz de Miera ha destacado el programa Talento Solidario como «un referente» en su sector por su carácter innovador y por su apuesta por la colaboración, ya que cuenta con 230 organizaciones sociales que trabajan juntas para buscar la máxima eficiencia.

También ha informado de que el programa para el Fortalecimiento de la Función Pública en América Latina, que ya cuenta con 300 egresados y 5 redes regionales, celebrará en 2019 un encuentro de becarios.

Sobre el Programa de Desarrollo Rural en el Valle del Nansa y Peñarrubia, que ya ha respaldado a cerca de 200 emprendedores y ha contribuido a la puesta en marcha de más de 30 iniciativas empresariales, ha destacado su extensión a Valderredible porque esto constituye «un importante avance».

Sáenz de Miera ha estado acompañado por la directora ejecutiva del Centro Botín, Fátima Sánchez; el responsable del Observatorio de Tendencias y de la oficina de Madrid, Javier García; el del Área de Ciencia, Francisco Moreno; el del Área de Desarrollo Rural, José María Ballester; y el director artístico del Centro Botín, Benjamin Weil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos