La gente, en el centro del Centro

La gente, en el centro del Centro
María Gil Lastra

El Botín continúa hoy con sus jornadas de puertas abiertas que incluyen las visitas gratuitas a las tres exposiciones

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

«People» (la gente) fue la respuesta del arquitecto Renzo Piano cuando le preguntaron al hilo de la apertura del Centro Botín (CB) cuál era, a sus ojos, el elemento más importante de su obra en Santander. Íñigo Sáenz de Miera (director del centro) rememoró ayer la anécdota en el programa de RNE que se emitió desde el auditorio para celebrar un cumpleaños en el que, precisamente, se ha querido dar el protagonismo a la gente, ponerla en el centro. «Es que si miras el Centro por fuera, ves que se mueve, porque siempre hay visitantes. A cualquier sitio que llegue una persona tiene que decidir si entra o no entra. Aquí no. Aquí, sin tomar la decisión ya estás dentro. Lo más especial del Centro Botín es cómo se integra la gente, cómo lo vive».

Para reforzar este lazo, el CB celebra este fin de semana unas jornadas de puertas abiertas: cualquier adulto (los menores de 16 siempre acceden gratis) recorre sin pagar las instalaciones y las tres exposiciones vigentes, cuando lo habitual es abonar 8 euros por la entrada general. Ayer, sábado, ya aprovecharon esta circunstancia cientos de personas si bien una gran parte de ellas se encontró con la grata sorpresa en el mismo momento del acceso.

Les ocurrió a Mabel Díaz y Luis Suárez, llegados a la capital cántabra desde Gijón para pasar el día y encontrarse con unos amigos santanderinos. Les pasó a los catalanes Jaime Covacho y sus hijas Valeria y Jasmina, que disfrutan de vacaciones en Cantabria y, sin saber muy bien qué hacer, se acercaron porque el edificio les llamó la atención y quisieron comprobar qué era. Por su lado, Javier Noriega y Carmen Obregón, vecinos de Torrelavega, recorrieron por vez primera el lugar -aunque lo habían visto en obras- y les encantó. En todos los casos, haber ido ayer se trató de una feliz coincidencia.

Hoy por la tarde tocarán en el Auditorio los músicos que quieran vivir esa experiencia

Otros tantos, sin embargo, iban con un objetivo concreto y sabiendo que no pagarían. Un pequeño grupo de profesoras de varios lugares de Cantabria había quedado para desayunar frente a la bahía y para aprobar una asignatura pendiente: ver la exposición de escultura de Joan Miró. Los santanderinos Amelia Gómez y Bernardo y Thomas Álvarez, por su parte, buscaban un chute cultural antes de cruzar a Somo en una pedreñera, así que su primera y única parada previa al sol sería la sala donde se han instalado las ocho obras que ha cedido el banquero Jaime Botín, patrono de la Fundación y hermano del promotor del CB.

Los tres recorrieron el rincón con gran detenimiento, tan absortos en las pinturas que ni se dieron cuenta de que se cruzaron con el propio financiero quien, vestido informalmente y dentro de un pequeño grupo, admiró sentado en un banco unas pinturas de las que, hasta ahora, disfrutaba a solas en su casa.

Jaime Botín y sus acompañantes también se detuvieron un rato en el concierto que ofreció desde las 13.00 horas la Banda Sinfónica Infantil y Juvenil del Principado de Asturias, que alegró el oído a todo el que atravesó la zona con temas de bandas sonoras de películas muy conocidas como 'La vida es bella', 'El último mohicano' o 'Eyes Wide Shut', entre otros clásicos. Esta fue una iniciativa que refleja el espíritu de lo que Sáenz de Miera llama 'integrar': hoy se clausura en Santander la Semana Internacional de Cine y la actuación callejera se programó en colaboración. David Colado, el director de la banda -que se repartió entre el patio de entrada, las escaleras y el primer piso- llevó la batuta desde la primera terraza.

Un año del Centro Botín

El Botín no facilita cifras de las personas que acudieron a la jornada de puertas abiertas, ni de las que siguieron el viernes por la noche el concierto de la Fundación Tony Manero. Junto con la inauguración de dos exposiciones que se pudieron visitar hasta la una y media de la madrugada y un cóctel privado para personas del mundo de la cultura, fueron la primera parte de unas celebraciones que van a continuar toda esta semana con una treintena de propuestas de todo tipo.

Hoy, domingo, actuarán 15 minutos en el Auditorio (entre las 17.00 y las 20.00 horas) aquellos músicos que hayan respondido a la convocatoria del Centro y quieran vivir la experiencia de tocar en un escenario cara al mar. Desde mañana, lunes, las iniciativas se multiplican. Se podrá participar, por ejemplo, en la actividad 'Un año de vida', en la que cualquier que esté interesado podrá meter en un bote aquello que le parezca que resume los primeros doce meses del lugar (objetos, símbolos o palabras clave). Para colaborar habrá que ir del 25 de junio al 1 de julio entre las 11.00 y las 13.00 horas y entre las 18.00 y las 20.00 horas.

Para el martes, jueves y sábado se ha programado una innovadora experiencia que aúna el arte con la gastronomía ('Gusto') de la mano del chef Jesús Sánchez y el escultor José Luis Vicario.