Los vecinos de Cañadío, Pombo y Ensanche piden vigilancia policial tras el homicidio del fin de semana

La calle Barcelona, lugar en el que se produjo el homicidio de un hombre que salía de un 'after' ubicado en esta misma calle./DM .
La calle Barcelona, lugar en el que se produjo el homicidio de un hombre que salía de un 'after' ubicado en esta misma calle. / DM .

Las asociaciones creen que «esta ciudad se le ha ido de las manos al Ayuntamiento. Ni ordenanzas ni derechos se cumplen. ¡Y ahora un homicidio a plena luz del día!»

DM .
DM .Santander

La Asociación de Vecinos de Pombo, Cañadío y el Ensanche ha expresado su preocupación tras el homicidio ocurrido el pasado sábado en la calle Barcelona, a la salida de un local 'after' en la zona de Puertochico. Los vecinos lamentan el fallecimiento del hombre y se preguntan: «¿Qué más tiene que pasar hasta que el Ayuntamiento nos haga caso?». Según esta agrupación de las principales zonas de copas de Santander «esta no es la primera ni la segunda pelea o reyerta en esta zona de la ciudad. Ya ha ocurrido en Gándara, Casimiro Sainz, Menéndez Pelayo o el Río de la Pila…»

Los vecinos dicen que llevan años «exigiendo más vigilancia policial y más personal en el cuerpo. Pero parece que el dinero público tiene mejores destinatarios. Y creen que «al gobierno municipal esta ciudad se le ha ido de las manos. Está completamente descuidada. Ni ordenanzas ni derechos se cumplen. ¡Y ahora un homicidio a plena luz del día! Cerca de las diez de la mañana de un día de verano, cuando gente de todas las edades sale a sus primeras compras, a hacer deporte, etc.». Los vecinos afectados quieren dejar claro que el homicidio del pasado sábado no ha ocurrido ni las 3 a.m. ni en un barrio sórdido y alejado de la población»

Acusan al Ayuntamiento de Santander de tener «una absoluta permisividad con los locales de hostelería», que propicia que en Santander «se pueda beber alcohol a todas horas en cualquier sitio. Los horarios y los límites no se respetan. Y encima, la vigente de ley de horarios permite que algunos locales abran justo cuando otros tienen que cerrar (los llamados afterhours)»

Los vecinos de Pombo, Cañadío y el Ensanche también denuncian lo que significa un local de este tipo (un 'after') en su calle, «junto a su portal o bajo sus ventanas». Y reclaman a a las autoridades a que pongan freno a esto y hagan que Santander sea una ciudad «habitable y segura». «Un homicidio a plena luz del día exactamente junto al lugar donde se ubicará el Mupac, frente a la sede de la Presidencia del Gobierno, aumenta en progresión geométrica el deterioro de esta ciudad», remarcan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos